Qué hacer ante un golpe en el coxis o rabadilla

El tratamiento más recomendado para la fractura de coxis es el reposo. Procura no forzar la zona y no ejercer presión sobre la misma durante el período de convalecencia

El coxis o rabadilla está situada en la parte final de la columna vertebral, en la espalda baja y seguido del sacro, con el cual se articula. Un dolor en esta zona puede llegar a ser realmente molesto e intensificarse al estar sentado o adoptar determinadas posturas.

Aunque el coxis ya no tiene una función importante en el cuerpo humano, ofrece inserciones para músculos y ligamentos y actúa de amortiguador cuando una persona se sienta.

En muchas ocasiones, ante una caída de sentado, el coxis se puede lesionar fácilmente, y requiere un período de recuperación, aunque muy poco tratamiento.

Por otra parte, las mujeres son más propensas a padecer lesiones lumbares porque sus pelvis son más amplias que las de los hombres, y esto hace que el coxis quede más expuesto a posibles lesiones.

Las lesiones se suelen producir por caídas directas y pueden dar lugar a luxaciones o fracturas, produciendo síntomas como dolor al caminar y al estar sentado y molestias al defecar. Pero no necesariamente tiene que producirse un traumatismo, a veces solo hace falta un ejercicio repetitivo para que aparezca dolor en esa zona.

Tratamientos para el dolor de coxis

Dolor de espalda debido un traumatismo de coxis

Cuando el coxis ha sufrido un traumatismo puede causar graves molestias, pero realmente se cura con muy poco tratamiento. Es el tiempo y el reposo son los factores más importantes de curación, y puede llevar varias semanas, a veces meses, dependiendo de la gravedad de la lesión.

Para aliviar las molestias y evitar en lo posible el dolor, se pueden poner en práctica algunos remedios muy sencillos:

  • Evita ejercer presión directa sobre el coxis durante largos períodos de tiempo, por ello es recomendable que uses un cojín en forma de rosquilla que servirá de amortiguador y ayudará en el proceso de curación.
  • Cuando estés sentado, inclina tu cuerpo hacia delante, para que recaiga el peso de tu cuerpo sobre las piernas y no sobre el coxis.
  • Aplica hielo en la zona lesionada durante 15 a 20 minutos, tres o cuatro veces al día, especialmente durante los primeros días después de la lesión.
  • Abstente de realizar actividades que requieran el uso de tu espalda baja, como algunos tipos de ejercicios, coger pesos o tener relaciones sexuales.
  • Consume  alimentos ricos en fibra, y bebe abundantes líquidos para evitar el estreñimiento.

Si el dolor es muy intenso puedes tomar algún analgésico y antiinflamatorios, pero siempre bajo prescripción médica.

Conoce 5 grandes remedios antiinflamatorios con cúrcuma

Cómo saber si me he roto el coxis

Mujer con dolor en el coxis

Ante un golpe o una caída fuerte, es posible que el coxis se haya roto. Para saber si se ha fracturado hay que estar pendiente de síntomas como estos:

  • Sensibilidad y dolor severo e inmediato en la zona del coxis, incluso si estás sentado sobre una almohada por largo tiempo.
  • Aparición de moretones en la parte baja de la espalda.
  • Notar un nudo o protuberancia hinchada, que es el hueso que sobresale.

En cualquier caso, ante la más mínima sospecha conviene acudir al médico y someterse a una revisión. En algunos casos será necesario un examen rectal o rayos X para determinar si hay fractura y el alcance de esta.

Te puede interesar: Aprende a mejorar tu postura con estos sencillos pasos

Tratamiento de un traumatismo de coxis

Las fracturas en el coxis son muy dolorosas. Y no solo eso, sino que pueden llevar mucho tiempo para sanar, más que otro tipo de traumatismos. Por ello, el tratamiento más importante es el descanso, para permitir que el cuerpo se recupere, ya que puede tardar en hacerlo varias semanas.

En caso de traumatismo y si pasadas unas semanas la situación no mejora, será necesario acudir al médico, que te recetará medicamentos para aliviar el dolor. En casos extremos, será necesario eliminar el coxis mediante cirugía, aunque no garantiza la eliminación del dolor.

La aplicación de las medidas anteriores para traumatismos en el coxis, son igualmente válidas en caso de rotura del mismo. Cuando el dolor remita se puede empezar a realizar algún tipo de actividad física, pero hay que hacerlo poco a poco y con mucho cuidado para no volver a dañar la zona.