Qué hacer antes, durante y después de hacer ejercicios

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Silvia Martín Repullo el 17 diciembre, 2018
Raquel Lemos Rodríguez · 20 diciembre, 2018
¿Sabías que hay algunos errores que pueden minimizar la efectividad de tu entrenamiento? Al igual que la práctica en sí, también es fundamental prestar atención a lo que hacemos antes y después de hacer ejercicios.

Cuando nos disponemos a hacer ejercicios es posible que no tengamos en cuenta lo indispensable que es preparar el cuerpo y, también, protegerlo durante el esfuerzo físico. Por ese motivo, hoy vamos a descubrir qué hay que hacer antes y después de hacer ejercicios, pero también durante.

Las decisiones que tomemos y todo aquello que hagamos antes, durante y después de hacer ejercicios repercutirá en los resultados que estemos buscando. Por eso, tener en cuenta las claves que vamos a mencionar será indispensable para lograr las metas que nos hayamos puesto.

¿Cómo prepararnos antes de hacer ejercicios?

Mujer llevando una bandeja de comida con zumo, naranjas y un cuenco con frutos rojos tras hacer ejercicios.

Antes de hacer ejercicios es indispensable alimentarnos de manera adecuada. Seguro que, en alguna ocasión, hemos escuchado que es mejor hacer ‘cardio’ en ayunas. No obstante, esto no es positivo. Cuando hacemos ejercicio en ayunas podemos sufrir algunas de estas consecuencias:

  • Mareos: El cuerpo necesita energía y como no la tiene, debido a que no hemos comido, sentimos mareos. En estos casos, lo ideal es detener la actividad física y proveernos de lo que necesitemos.
  • Baja la tensión: El ejercicio físico intenso, sumado a que no hemos comido, hará que nuestra tensión baje obligándonos a detenernos. Es la manera que tiene nuestro cuerpo de avisarnos de que tenemos que alimentarnos.

En el gimnasio, si hemos ido alguna vez, seguro que hemos visto a alguien sufrir mareos o bajones de tensión al realizar ejercicio. En la gran mayoría de los casos en los que esto se produce es debido a que uno ha ido en ayunas. Por lo tanto, hay que comer y bien.

Lo ideal es introducir un lácteo, una fruta y algunos carbohidratos. Debemos comer, además, dos horas antes de hacer ejercicio para así no sentirnos pesados y que el esfuerzo físico no nos haga sentir ganas de vomitar.

Otra de las claves que tenemos que tener en cuenta antes de hacer ejercicios es estirar. Los estiramientos antes de la actividad física preparan al cuerpo para el entrenamiento, evitando así lesiones o que se carguen los gemelos, por ejemplo, si vamos a correr.

Lee este artículo: ¿Es saludable correr en ayunas?

Durante el ejercicio

Durante los ejercicios también hay que tener claro algunas claves determinadas para que nuestro rendimiento no se vea reducido o mermado. Por ello, siempre que hagamos esfuerzo físico tengamos claro que tenemos que hidratarnos.

Cuando hacemos ejercicio, y más si estamos en verano, perdemos muchos líquidos que tenemos que recuperar. Llevar siempre una botella de agua encima es esencial para evitar mareos fruto de la deshidratación.

También, otra de las claves que debemos tener en cuenta es que es mejor hacer poco ejercicio, pero bien hecho, que mucho y mal. A veces, tenemos prisa y eso nos lleva a realizar ejercicios con máquinas de una manera poco consciente. Esto puede lesionarnos o puede llevarnos a no trabajar correctamente los músculos que deseamos desarrollar.

De igual manera, tenemos que tener mucho cuidado con levantar más peso del que podemos. Además, esto puede aplicarse al cardio. Si hemos empezado a hacer cardio recientemente y rápidamente deseas correr como un profesional, puede que nos lesionemos o que al día siguiente tengamos unas agujetas que nos impidan levantarnos de la cama.

Descubre: ¿Qué es mejor? ¿Más peso o más repeticiones en el ejercicio?

¿Qué viene después de hacer ejercicios?

Tras haber llevado a cabo todas las claves anteriores y haber terminado nuestra rutina de ejercicios diaria, es el momento de terminar con unos buenos estiramientos. Estos nos ayudarán a relajar nuestros músculos y evitará que suframos calambres cuando estemos reposando.

Mujer con ropa deportiva realizando estiramientos en el exterior.

Una manera de ayudar a estos estiramientos es dándonos una ducha después de hacer ejercicios. Además de que nos hará sentirnos muy bien, permitirá que nuestros músculos se relajen y se calmen.

Por último, tras realizar ejercicio debemos alimentarnos de nuevo de manera correcta. En muchas ocasiones, muchas personas toman su batido de proteínas después del ejercicio, ya que así ayudan a sus músculos a recuperarse y calman el hambre. Se puede acompañar de una fruta, como un plátano.

Lo que no podemos hacer, bajo ningún concepto, es comer comida basura porque tengamos hambre. Una buena pieza de fruta, un zumo o un poco de crema de cacahuete con pan es suficiente.

¿Sueles llevar a cabo las recomendaciones mencionadas al hacer ejercicios? ¿Eres de los que estiran antes? Esperamos que, a partir de ahora, logres tus metas deportivas gracias a estas claves que te ayudarán a proteger tu salud.