¿Qué hacer para terminar con la sudoración excesiva?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 6 enero, 2019
Sebastián Castaño · 6 enero, 2019
La sudoración excesiva es un problema que muchas personas padecen. Hoy descubriremos cómo resolverlo.

¿Sudas en exceso y esto es un problema para ti? Muchas personas tienen una sudoración excesiva independientemente de si se encuentran en verano o en invierno.

Esto puede causarles problemas de autoestima y que se sientan avergonzados en el trabajo o en otro tipo de situaciones en las que tengan que exponerse a otras personas.

A la sudoración excesiva suele conocerse con el nombre de hiperhidrosis y no todas las personas la sufren de la misma manera. Algunas pueden sufrir un exceso de sudor en las manos, en los pies o en las axilas, entre otras partes del cuerpo.

A pesar de que existen diferentes productos para tratar la sudoración excesiva, es difícil dar con el adecuado. Por este motivo, hoy vamos a ver algunas cuestiones que podemos tener en cuenta para sobrellevar mejor este problema.

El talco para la sudoración excesiva

Hiperhidrosis

El talco es un excelente aliado para absorber la humedad de algunas zonas del cuerpo. Suele ser muy útil si sufrimos de sudoración excesiva en los pies.

Sin embargo, en algunos casos el talco puede no ser suficiente para controlar la hiperhidrosis. Incluso, este puede resultar engorroso si los usamos en las manos o en las axilas.

Como alternativa, algunos estudiosos proponen el ácido bórico que da muy buenos resultados.

Uso de desodorantes específicos

Existen desodorantes específicos que solo nos puede recetar el médico y que, incluso, deben utilizarse durante la noche. Este tipo de productos nos ayudan a regular, progresivamente, la hiperhidrosis.

Por este motivo, es importante acudir al médico, ya que este nos podrá recetar el producto adecuado para nuestro caso y hacernos un seguimiento de los progresos.

Lee: ¿Cómo fabricar un desodorante natural?

Utilizar ropa de algodón

Si sufres de sudoración excesiva, lo más probable es que te hayas dado cuenta de que la ropa de poliéster o nylon incrementa el problema y lo hace, incluso, más notorio.

Para evitar esto, es preferible escoger prendas frescas de algodón que permitan a nuestro cuerpo que transpire.

Ropa de algodón

Además, puede ser recomendable llevar alguna muda encima. De esta manera, nos sentiremos más seguros y podremos cambiarnos si lo necesitamos.

Reducir el estrés y la ansiedad

El estrés y la ansiedad son disparadores de la sudoración excesiva. El problema es que, muchas veces, no detectamos que los sufrimos, sobre todo, con respecto al estrés.

Descansar adecuadamente, practicar deporte y asistir a alguna clase de relajación (yoga o meditación) son opciones para regular la sudoración excesiva debido a estos factores.

Descubre: 7 consejos prácticos para reducir el estrés

Mantener una buena higiene corporal

Tanto para sentirnos seguros como para evitar el mal olor corporal que, muchas veces, acompaña a la sudoración excesiva es recomendable mantener una muy buena higiene corporal.

Esto se traduce en ducharse cada día. Las partes problemáticas, por ejemplo, los pies puede que necesiten ser lavados tanto por la mañana como por la noche.

Además, debemos ser responsables y utilizar de manera adecuada tras lavarnos el desodorante o aquellos productos que el médico nos ha recomendado.

Cuidar la alimentación

Determinados alimentos o hábitos nocivos pueden perjudicarnos. Es más, pueden hacer que todas las recomendaciones anteriores no sirvan de nada.

Hiperhidrosis en las manos

Estamos hablando de fumar, tomar café en exceso, consumir alimentos picantes con relativa frecuencia o tomar alcohol. Todos estos alimentos pueden incrementar la sudoración excesiva y acrecentar el problema.

Una dieta rica en frutas y verduras, en la que también se consuma abundante agua y no estén presentes hábitos nocivos para nuestra salud, es imprescindible para hacerle frente de manera exitosa a la hiperhidrosis.

Kit de emergencia

Además de todo lo anterior, es necesario que llevemos siempre encima un kit de emergencia que, dependiendo de dónde se manifieste la hiperhidrosis constará de unos elementos u otros.

Por ejemplo, si sufrimos sudoración excesiva en las manos es indispensable llevar toallitas refrescantes. En el caso de los pies, un bote de talco pequeño puede ayudar, también.

Si la situación no mejora, en muchos casos se pueden requerir inyecciones o, incluso, cirugía para controlar este problema. Por eso, empezar a cuidarnos e introducir determinados hábitos en nuestra vida para regular la sudoración excesiva puede evitar que esto suceda.

¿Sufres hiperhidrosis? ¿Has sido capaz de controlarla? Esperamos que estos consejos te hayan sido de gran ayuda y te animamos a que compartas con nosotros aquellos que a ti te hayan podido resultar efectivos.

  • González Llaneza, F. M. (2018). Estudio Rorschach sobre control y tolerancia al estrés asociado a hiperhidrosis primaria en jóvenes hiperhidróticos. Humanidades Médicas18(2), 291-310.
  • Hasson, A., Kam, S., & Cataldo, K. (2014). Toxina botulínica en el tratamiento de la hiperhidrosis focal primaria. Dermatología Revista mexicana58(4), 331-338.
  • Macía, I., Moya, J., Ramos, R., Rivas, F., Ureña, A., Rosado, G., … & Saumench, J. (2010). Hiperhidrosis primaria. Situación actual de la cirugía del simpático. Cirugía española88(3), 146-151.