¿Qué hacer para tratar el cabello graso?

Dado que el agua caliente estimula la producción y la aparición de grasa en el cabello cuando lo lavemos procuraremos utilizar un champú no cremoso y agua tibia

Muchas personas sufren de cabello graso, ya sea por factores hormonales, el tipo de cabello u otros factores internos y externos que lo causan. Sin embargo, existen diferentes tratamientos naturales para tratar el cabello graso, así como otras alternativas que pueden ejecutarse si las primeras no dan resultado. De esta forma, no solo se evita el problema, sino que el cabello será y tendrá una apariencia más sana y se evitará una futura aparición del problema.

Causas

Es necesario intentar abordar las causas para tratar el cabello graso, si es que estas se pueden evitar, antes de tomar acción. Éstas son diversas, ente las cuales se encuentra el ensuciarse con la acumulación de células muertas en la piel transferidas al cuero cabelludo y otras partículas como hollín y polvo. De esta manera, a pesar de los lavados para evitar la suciedad, muchas personas siguen teniendo el cabello graso.

Esto se debe a que las glándulas del cuero cabelludo realizan una producción excesiva de sebo, causando que siempre se tenga el pelo pastoso o grasoso. Los especialistas en tricología de la Universidad de Barcelona sugieren que tener el cabello de esta forma no se debe a una disfunción orgánica, debido a que la verdadera causa es por la influencia de las hormonas en las secreciones grasas del  cuerpo.

De esta manera, estas secreciones aumentan cuando suceden cambios hormonales como en la adolescencia y el embarazo. Sin embargo, las causas de tener un cabello graso se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Tener un cabello lacio o que sea muy fino: el cabello que es demasiado fino no llega a utilizar las dos o tres glándulas sebáceas que humectan e irrigan cada pelo. De esta manera, la grasa se pasa a la superficie, depositando allí su exceso.
  • El consumo de comida chatarra o frita, productos lácteos y carnes rojas: esto puede provocar que las glándulas sebáceas produzcan más grasa que se prolongará durante todo el cabello, haciendo que éste obtenga, especialmente en la mañana, una apariencia aceitosa.
  • Causas hormonales: existen medicamentos y pastillas que pueden producir la secreción de las glándulas sebáceas. Por ejemplo, las píldoras para regular el período menstrual o las patillas anticonceptivas.
  • Lavado incorrecto del cabello: un lavado inadecuado se produce cuando se utiliza mucho champú, jabón y otros tratamientos fuertes que pueden irritar la piel. Por esta razón, el pH del mismo es cambiado, por lo que se estimula a las glándulas sebáceas para que tengan más secreción y así produzcan más grasa.
  • La adolescencia y la pubertad: en estas etapas las glándulas sebáceas incrementan su producción produciendo cabello graso o acné.
  • Herencia: el cabello graso puede deberse a factores genéticos.
  • El embarazo: El embarazo produce cambios hormonales que pueden poner el cabello graso.

Tratamiento

Cabello brilloso

En primer lugar, si la razón por la cual la persona tiene cabello graso es debido a causas externas, como el consumo de comida frita o cualquier otro alimento que estimule las glándulas sebáceas, se debe disminuir ingerir estas comidas.

Sin embargo, si las causas son diferentes, se recomiendan los siguientes tratamientos para tratar el cabello graso, tomando siempre en cuenta que la persona que se aplique el tratamiento deberá ser cuidadosa para no aplicarse ningún ingrediente al que pueda ser alérgico :

  • Tratamiento de hojas secas de cola de caballo: Para preparar este tratamiento, se deben colocar dos hojas secas se cola de caballo en una taza de agua hirviendo, dejándolas reposar durante 15 minutos. Luego, hay que colarlas y guardarlas en un recipiente para aplicar la formula después del champú cuando el cabello aún está húmedo.
  • Tratamiento de té menta: Con una taza de agua hirviendo, se debe preparar una infusión con uno o dos sacos de té menta. Después de dejarlo enfriar, se deben agregar 2 cucharadas de vinagre de manzana. Luego, debe aplicarse al cabello masajeando suavemente el cuero cabelludo.
  • Tratamiento de arcilla: Este tratamiento resulta más efectivo si se aplica una ve a la semana. Para preparar la mezcla, se debe agregar lentamente agua tibia a 100 gramos de arcilla blanca caolinita, la cual puede conseguirse en tiendas que vendan productos artesanos, hasta que se obtenga una consistencia cremosa o pastosa. Su aplicación en forma de un masaje firme debe realizarse al momento inmediato después de la preparación de la mezcla debido a que no se puede guardar. Luego de dejarla actuar durante 10 minutos, se debe enjuagar con abundante agua tibia hasta que se elimine cualquier rastro de la arcilla.
  • Tratamiento de limón: Se debe mezclar el jugo de un limón con una taza de agua tibia. Luego, se debe aplicar al cuero cabelludo con un suave masaje.
  • Tratamiento de aloe vera: La aloe vera tiene la propiedad de establecer una correcta secreción de las glándulas sebáceas, por lo que este tratamiento resulta muy eficiente. De esta forma, hay que aplicarlo 4 veces cada semana. La mezcla se realiza licuando dos o tres hojas de aloe vera una vez que la pulpa esté separada. Luego, se debe aplicar en todo el cabello dejando reposar el aloe durante treinta minutos.
  • Tratamiento con vinagre: Para este tratamiento, se necesitan dos tazas de agua, a las cuales hay que agregar un cuarto de taza de vinagre de manzana. Luego hay que masajear el cuero cabelludo suavemente luego de aplicar la mezcla.
  • Tratamiento de bebida alcohólica: Se agrega una cucharada de cualquier bebida alcohólica que tenga alta graduación, aunque se recomienda utilizar cognac o whisky, a dos tazas de agua tibia. Luego de mezclar, se agrega al cabello. Después, se debe enjuagar con abundante agua.
  • Tratamiento con enjuague bucal: El enjuague bucal no solo se utiliza para disminuir las bacterias de la boca, sino que también ayuda a combatir las del cuero cabelludo. El tratamiento se obtiene al diluir una parte de enjuague bucal en 9 partes de agua tibia. Luego, se debe aplicar sobre todo el cuero cabelludo con un algodón repleto de la mezcla.

Otras alternativas

Alisar-el-cabello

Como todos los cabellos son diferentes, es conveniente aplicar a cada uno los cuidados que necesita. Si los tratamientos para combatir o evitar el cabello graso no funcionan, te presentamos otras alternativas para evitarlo:

  • Si se tiene el cabello graso, es recomendable lavarlo con mayor frecuencia con productos suaves, sin que se realice esta actividad todos los días. Los champús deben de ser translucidos, evitando aquellos que puedan ser muy cremosos. No se debe utilizar acondicionador, ya que el cabello graso no lo necesita como el cabello seco. Sin embargo, si se utiliza acondicionador, solo se debe enjuagar con un suave masaje las puntas evitando que éste llegue al cráneo para que no se produzca exceso de grasa.

Ahora bien, si el cabello es seco y se tiene el cabello graso, se puede dejar actuar al acondicionador por algunos minutos para que los nutrientes penetren el cuero cabelludo. Así mismo, el cabello debe ser bien enjuagado para eliminar los restos del producto por completo.

  • Es mejor lavarse el cabello por la mañana debido a que en la noche las glándulas sebáceas están más activas. Además, es conveniente solo utilizar agua tibia debido a que la caliente estimula la aparición de la grasa en el cabello.

Por otra parte, si la persona va al gimnasio y necesita lavarse el cabello todos los días, para que no se obtenga como resultado el cabello graso es necesario utilizar un champú seco para evitar aparición.

  • El cabello graso puede evitarse dependiendo de cómo se cuide el mismo. De esta forma, es mejor dejar que se seque después de bañarse de forma natural y evitar utilizar el secador de aire caliente. Así mismo, no hay que tocarse mucho el cabello, ya que cada vez que las manos lo tocan se deposita grasa en él. Tampoco hay que peinarse demasiado para que no se obtenga un cabello graso. Junto a esto, se debe tratar de no peinarlo con moños y trenzas.

El uso de productos que puedan engrasar el cabello tiene que ser regulado para usarlos con moderación. Además, es recomendable no hacer uso del cepillo, ya que de esta forma la grasa se extiende en su totalidad. Por esta razón, es preferible peinarse pocas veces con un peine.

  • Para tratar el cabello graso, se debe tener una dieta saludable, evitando las comidas altas en grasas, así como ingerir abundante agua. También, es aconsejable realizar ejercicio. Junto a esto, el estrés puede causar este problema provocando que el cuero cabelludo se vuelva sensible y obtenga una irritación. Por esta razón, es aconsejable tratar este factor.

En conclusión, el cabello graso es un problema que se puede prevenir y combatir fácilmente comenzando por tratar las causas externas e incluso algunas internas. Después, se pueden mezclar tratamientos y otros cuidados del cabello para evitar el problema, sin la necesidad de recurrir a medicamentos u otros tratamientos que no sean naturales. El cabello siempre tendrá glándulas sebáceas, solo es cuestión de conocer el propio (debido a que cada uno se maneja de forma distinta dependiendo del tipo y de la condición) para tener un cabello saludable y evitar futuros inconvenientes.

Te puede gustar