Qué hacer si mi bebé se ha golpeado en la cabeza

Si tienes a un bebé en casa, es posible que este tenga alguna caída al jugar. Aunque te preocupes, es normal que los niños se golpeen por no tener cuidado. Ayuda a tu pequeño a evitar estos incidentes.

Tienes una duda: “Mi bebé se ha golpeado en la cabeza y no se qué hacer”. Quizá, como madre, este sea tu caso. La niñez es la época en la cual más travesuras hace un bebé. Esta etapa está llena de preocupaciones dentro de la mente de los padres. Pues, al no poder controlar del todo los movimientos del bebé, este se expone a ciertos riesgos. Los golpes en esa edad son comunes y debes saber cómo evitarlos.

Los bebés, por naturaleza, son inocentes. No están conscientes de los peligros existentes a su alrededor. Fácilmente tropiezan con los muebles o no ven el juguete que está en el piso. Esta etapa de riesgo suele ser entre los seis meses hasta los cuatro años, dentro de los cuales el pequeño empieza a descubrir el mundo con mayor independencia.

Quizá, esto te parezca familiar: “Mi bebé se ha golpeado en la cabeza muy fuerte y ahora no deja de llorar”. Un golpe en la cabeza puede llegar a ser de alto riesgo, dependiendo de las circunstancias y los síntomas del pequeño. Es importante tener intuición y saber cuáles son los puntos peligrosos de tu hogar. De esta forma, evitar lo menos posible que el niño tropiece.

Mi bebé se ha golpeado en la cabeza: ¿cómo ayudarlo?

Ahora que tienes claro cuán inquieto y susceptible es tu pequeño a los golpes, es importante que sepas las acciones a tomar. La mayoría de los accidentes solo producen lesiones en la superficie de la cabeza como hematomas (o morados), heridas y dolor en la zona del golpe.

Niña llorando.

Los pasos a seguir son muy sencillos. Mantén a tu bebé en un lugar tranquilo y silencioso. Eleva su cabeza mientras le aplicas hielo envuelto en un trozo de tela en la zona en la que se golpeó. Ofrece un poco de agua en muy pequeñas porciones para evitar algún síntoma de vómito.

Leer también: 8 ingredientes naturales que puedes usar para aliviar las heridas de la piel

Lo importante es que mantengas la calma y hagas que tu bebé se tranquilice. Eso ayudará a vigilarlo con mayor objetividad. Dependiendo del tipo e intensidad del golpe, puedes aplicar algunos métodos adicionales.

Corte

En el caso de haberse producido un corte, debes lavar la herida con agua limpia. Si se rompió algún objeto en el accidente, procede a revisar y comprobar que no hay partículas incrustadas en la zona.

Niño con una herida en la cabeza.

Para cortar la hemorragia y parar el sangrado, utiliza una gasa humedecida con agua oxigenada. Da pequeños toques en el lugar. Si la herida es profunda, es posible que requiera sutura, por lo que debes acudir a un centro médico.

Hematoma

En caso de que tu hijo haya tenido un hematoma, el procedimiento es más sencillo, pero igual de mucho cuidado y atención. Al momento de aplicar hielo de forma localizada debería reducirse el tamaño del hematoma. Si la zona golpeada aumenta de tamaño y de inflamación, lo mejor es que acudas al médico para que revise con profundidad. Así se evitará cualquier consecuencia mayor.

Te interesa leer: ¿Qué son los vómitos en escopeta?

Síntomas de alerta

Los golpes en la cabeza son uno de los más delicados tanto para niños como para adultos. Siendo la zona que aloja el cerebro, es importante observar cómo reacciona tu bebé horas después del accidente.

Uno de los síntomas que más crea dudas es el de la somnolencia. Suele creerse que no se debe dejar dormir al niño luego de recibir un golpe en la cabeza. No debes exigirle que se mantenga despierto, si llega la hora de dormir, que descanse. Al despertar, debes observar con mucha atención si mantiene su rutina con normalidad.

Médico explorando la cabeza del niño.

Otro síntoma de cuidado son las náuseas, visión borrosa o desorientación. Estas situaciones deben ser vigiladas con cuidado y llevar un registro de la frecuencia. Revisa si siente adormecimiento de sus extremidades o dolor de cabeza. Pues esto puede traducirse como algún tipo de lesión cerebrovascular.

Al aparecer alguno de estos síntomas, debes acudir al médico. Exige que el médico valore el nivel de conciencia del niño y su estado general. Al revisar con cuidado esta variable, él determinará las pruebas necesarias para evaluar la posibilidad de daño cerebral como radiografía o eco.

Conclusiones

Es importante resaltar que, ante un empeoramiento del estado general del niño, debes acudir a algún centro hospitalario. Tanto si se producen inmediatamente, como dentro de las 48 horas después de haberse producido el golpe.

Ten en cuenta que, si deseas evitar que tu niño sufra este tipo de accidentes, debes evaluar su zona de juego y en dónde se desenvuelve. Recuerda que es un niño y poco se preocupa por lo que le rodea y los peligros que puedan existir. Si alguien dice: “Mi bebé se ha golpeado en la cabeza”, ya sabes cómo ayudar a esa otra madre que está preocupada.