¿Qué hacer si se sufre de asma crónico y alergias?

Si padecemos asma debemos llevar una dieta sana, evitar ciertos alimentos disparadores y mantener unos hábitos de vida saludables.

Lamentablemente, el asma crónico y las alergias son dos condiciones médicas muy frecuentes hoy en día. El problema es que el cuadro suele agravarse porque, a menudo, ambas afecciones están directamente relacionadas y pueden condicionar enormemente la vida de quien las padece.

Sin embargo, siempre es posible recurrir a diversos tratamientos naturales que pueden ayudar muchísimo a los alérgicos y asmáticos. Si quieres conocer algunos de esos recursos terapéuticos, continúa leyendo este artículo.

¿Asma y alergias juntas?

Las mismas sustancias que desencadenan los síntomas de fiebre del heno, también pueden causar signos y síntomas del asma, como dificultad para respirar, sibilancias y presión en el pecho. Es lo que se conoce como asma alérgica o asma inducida por alergia.

Algunas sustancias, como el polen, los ácaros del polvo y la caspa de las mascotas, son desencadenantes comunes. Además, en algunas personas, alergias en la piel o a los alimentos pueden causar síntomas de asma.

¿Entonces, de qué manera una reacción alérgica causa los síntomas del asma?

Una reacción alérgica se produce cuando las proteínas del sistema inmune identifican erróneamente una sustancia inofensiva, como el polen, como un invasor. En un intento de proteger tu cuerpo de esa sustancia, los anticuerpos se unen al alérgeno.

Las sustancias químicas liberadas por el sistema inmune conducen a los signos y síntomas de la alergia, tales como congestión nasal, picazón en los ojos o reacciones en la piel. Para algunas personas, esta misma reacción también afecta a los pulmones y las vías respiratorias, lo que lleva a tener síntomas de asma.

Remedios naturales que pueden ayudarnos

  • La reducción de los espasmos de las vías respiratorias es un aspecto importante. El magnesio es muy conocido porque alivia el espasmo muscular y esto incluye los músculos que rodean las vías respiratorias de los pulmones. 
  • El té verde también es un broncodilatador eficaz que puedes utilizar fácilmente. 
  • Es fundamental, si se sufre de asma crónico y alergias, conseguir equilibrar las vías alérgicas en el cuerpo. Los aceites Omega-3, que se encuentran en las semillas de lino y en el pescado, pueden ser una forma efectiva de hacer esto. Un estudio encontró que los niños que comen pescado más de una vez a la semana tienen un tercio el riesgo de desarrollar asma que los que no comen pescado regularmente. 
  • Evita colorantes artificiales, conservantes, la aspirina o el ibuprofeno y otros medicamentos anti-inflamatorios no esteroides, ya que estas sustancias promueven la producción de leucotrienos, sustancias inflamatorias potentes que favorecen el asma. 
  • Muchas personas con asma no producen suficiente ácido en el estómago y esto puede derivar en alergias a los alimentos y en la disminución de la absorción de nutrientes. Este problema se puede corregir con suplementos de ácido clorhídrico.

No obstante estos consejos, nunca hay que olvidarse de los medicamentos que nos han sido aconsejados. Recuerda que siempre es importante consultar a un especialista médico sobre nuestra condición.

Recuerda que, bajo supervisión médica y mediante una combinación de algunos remedios naturales, es posible que podamos reducir la medicación. Teniendo en cuenta y aprovechando todo lo que la naturaleza nos proporciona, podremos mejorar significativamente nuestro estado de salud.

Te puede gustar