¿Qué hago si mi hijo no está de acuerdo conmigo?

Lucía Ramírez 6 junio, 2018
Si tu hijo no está de acuerdo contigo, no significa que él no te ame. De hecho, esta es una señal de que está madurando física, emocional e intelectualmente. Sigue leyendo para saber qué puedes hacer al respecto.

Si lees este artículo es probable que te hayas preguntado: ¿qué hago si mi hijo no está de acuerdo conmigo? Tal vez pienses que, cuando eran pequeños, nuestros hijos solían darnos la razón en casi todo.

Sin embargo, a medida que crecen, van madurando física, emocional e intelectualmente. Por esta razón es normal que de vez en cuando existan diferencias en la relación.

Las diferencias con los hijos se acentúan en la pubertad

Seamos realistas. Cuando éramos jóvenes pasamos por la misma situación con nuestros padres. Por diversas razones no estábamos de acuerdo con algún comportamiento, norma o decisión que ellos ponían sobre la mesa.

De acuerdo con el artículo Comunicación y conflicto familiar durante la adolescencia, el conflicto en las relaciones sociales se acentúa durante la pubertad de los hijos. De hecho, señalan que el origen del conflicto puede deberse a varias causas.

Conflicto entre madre e hijo.

Una de ellas se encuentra en la diferencia de lo que los padres esperan de sus hijos y el comportamiento real de los mismos. Asimismo, las diferencias pudieran deberse a procesos cognitivos críticos con respecto a las normas familiares o modelos parentales.

“La comunicación entre padres e hijos no suele ser problemática en la infancia pero sí en la adolescencia: prevenir con actitudes positivas es una buena garantía”

-Gloria Elena Franco-

La inconformidad de los hijos y la comunicación

Como ves, que los hijos expresen su inconformidad no es extraño dentro de la dinámica familiar, ni algo necesariamente malo. Al contrario, el que los hijos cuestionen decisiones o puntos de vista quiere decir que están desarrollando sus capacidades mentales y su propio criterio. En otras palabras, están madurando.

Sin embargo, lo que sí puede generar señales de alerta es la manera en cómo los hijos exteriorizan su inconformidad. De hecho, la falta de comunicación o habilidades relacionadas con ella es lo que normalmente origina conflictos en la familia. Este problema se acentúa al no existir un contexto familiar cálido y de comprensión.

El artículo mencionado con anterioridad señala que, entre la infancia y la adolescencia, la comunicación en la familia se deteriora y se hace más difícil. Por consiguiente, si nos preguntamos qué hacer si nuestro hijo no está de acuerdo con nosotros deberíamos pensar en mejorar la comunicación.

Qué hago si mi hijo no está de acuerdo

De acuerdo con Gloria Elena Franco, autora del libro “La comunicación en la familia”, comunicarse exige el olvido personal para interesarse en la otra persona. Es decir, dejar por un momento nuestro pensamiento para escuchar y entender a la otra persona.

Escucha atentamente

De hecho, el objetivo de la comunicación se cumple cuando existe intercambio. Esto incluye conocer la manera de pensar, sentir o actuar de una persona a otra. Así que si tu hijo te comparte su sentir, escúchale. No obstante, la comunicación es una ciencia que se aprende y mejora con la práctica.

Aprender a escuchar a tus hijos.

Evita cometer errores en la comunicación entre padres e hijos. Por ejemplo: generalizar, criticar, gritar, maltratar física o psicológicamente a tu hijo o simplemente no prestarle atención. Al contrario, escucha atentamente lo que dice hasta que haya terminado.

Recuerda, tu objetivo debe ser conocer qué es lo que tu hijo en verdad siente y piensa. Para ello necesitarás mucha paciencia y, sobre todo, autodominio para controlar tus impulsos por juzgarlo o amenazarlo.

Porque saber escuchar también es importante: La importancia de saber escuchar: ¿Lo hacemos bien?

Evita la sobrerreacción

Si sobre reaccionas, probablemente tu hijo decida ya no hablar contigo para evadir riñas. Además, no tendrás la autoridad moral para enseñarle a comunicarse o de pedirle que se comporte adecuadamente.

Si tu hijo no está de acuerdo contigo y simplemente sientes que vas a explotar, pausa la conversación. A menos que estés tranquilo, no podrás tratar el asunto eficazmente. Sin embargo, el objetivo no es evitar la confrontación sino ganar tiempo.

Padres como modelos para sus hijos.

Estar sereno te permitirá pensar mejor en la situación. De hecho, meditar te ayudará a comprender la postura de tu hijo. En consecuencia, podrás enfrentar el conflicto de manera edificante y así llegar a una solución pacífica.

Te puede interesar: ¿Cómo lograr una buena relación madre e hijo?

Limitaciones

Aunque exista buena comunicación, en ocasiones simplemente los padres y los hijos no coincidirán en sus opiniones. Esto también es normal pues tus hijos no son una copia tuya. Ellos tienen la libertad de elección y pensamiento.

Debes estar consciente de que no todo lo que ellos opinen va a ser de tu agrado. Por consiguiente, es fundamental el respeto en la relación.

En realidad, tener una actitud emocional abierta ayudará en la resolución de conflictos; si reaccionas de manera negativa e impositiva, lo único que lograrás será que tus hijos se alejen de ti. En caso que esto suceda, no podrás aconsejarles en la toma de decisiones.

Debes tener en cuenta que si tu hijo no está de acuerdo contigo, no significa que no te amen. De hecho, es muy probable que puedan llegar a algún acuerdo por medio de la comunicación, el respeto y la comprensión.

Te puede gustar