¿Qué hago si mi pareja me es infiel?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 17 febrero, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 17 febrero, 2019
Aunque parece que todos tenemos claro lo que debemos hacer cuando nuestra pareja nos es infiel, en el momento en el que esto ocurre las dudas nos abordan.

Si mi pareja me es infiel, la dejo. A menudo, esto se dice mucho más fácil de lo que en realidad se hace. De hecho, no se trata de una situación fácil (en especial para la persona engañada) y es normal que existan muchas dudas e inseguridades. El mayor temor, quizás es no saber tomar una decisión acertada.

En el momento del descubrimiento de la infidelidad, las emociones están a flor de piel y estas, se quiera o no, pueden nublar el juicio. Por ello, la persona se siente ‘perdida’ y le cuesta ver el asunto desde un punto de vista »objetivo». Pensar con la cabeza fría resulta muy difícil.

A continuación presentamos algunos consejos que podemos poner en práctica en este tipo de situaciones. 

Tómate tu tiempo antes de responder

Como bien hemos dicho, las emociones van a nublarnos la vista, no vamos a saber ni siquiera cómo reaccionar y quizás nuestra pareja empiece a pedirnos perdón y a que le demos una segunda oportunidad. No nos apresuremos. Tomémonos nuestro tiempo.

Mi pareja me es infiel

Le podemos decir a nuestra pareja que esta situación ha sido tan inesperada que no podemos pensar claro ahora mismo ni tomar una decisión. Aún así, sería positivo expresar lo que sentimos y comentarle la situación a una persona de confianza; esta no nos dirá lo que tenemos que hacer pero sí nos ayudará a desahogarnos.

De esta manera, podremos tener una mayor perspectiva de la situación, aclararemos nuestra mente y aplacaremos nuestras emociones. Solo así sabremos lo que queremos hacer, si terminar la relación o dar otra oportunidad. Aunque esto es otro punto sobre el que deberemos reflexionar más adelante.

Sentirnos escuchados y apoyados por alguien de confianza es fundamental para poder superar el problema.

¿Segunda oportunidad?

Si mi pareja me es infiel, ¿debo darle una segunda oportunidad o no? Este es uno de los pensamientos más comunes y más difíciles de solucionar en el momento. En concordancia con lo dicho anteriormente, lo importante es no precipitarse y serenarse para poder pensar con calma. 

En la mayoría de los casos, lo que se toma como una segunda oportunidad es una posibilidad para hacer lo mismo o echarle en cara constantemente su error a la otra persona. Por ello, si queremos darle una segunda oportunidad a la pareja, será indispensable ir a terapia

Aunque creamos que podamos perdonarle y no guardarle rencor, quizás nos estemos mintiendo a nosotros mismos. Por eso, ir a terapia puede ayudar a recuperar la confianza en la relación, a volver a fijar esas partes que se han roto y a seguir hacia delante con una relación mucho más fuerte y renovada. Sin estos factores, es muy probable que esa segunda oportunidad fracase.

Revisa tus valores

Cada cierto tiempo deberíamos revisar nuestra escala de valores. ¿Cómo pensamos con respecto a la infidelidad? ¿Seguimos haciéndolo igual que hace unos años o ha cambiado algo? Quizás, sería positivo revisar esto y actuar conforme a nuestros nuevos valores.

Si la infidelidad sigue siendo algo inaceptable para nosotros, perdonar será algo que derive en una relación llena de daño, de discusiones, de desconfianza constante… En estos casos, es posible que sea mejor romper definitivamente.

Tomar esta decisión dolerá, es cierto. No obstante, no atender a nuestras convicciones y aceptar algo que va en contra de nuestros valores nos provocará mucho dolor y una relación con mucho sufrimiento.

Mujer infidelidad

No poner de excusa a los hijos

Algo que siempre tiende a justificar que perdonemos a nuestra pareja que nos ha sido infiel, aunque eso atente contra nuestros valores, son los hijos. Nos decimos frases como: si no fuera por mis hijos lo dejaría, mis hijos necesitan una familia unida…

Todo esto es una forma de no tomar la decisión de romper la relación. Porque los hijos preferirán siempre que sus padres estén felices, aunque separados, que no juntos y discutiendo constantemente. Los problemas que pueden tener los niños en la edad adulta al ver esta situación en casa pueden ser muy graves.

Conclusión

Si aún le damos vueltas al si mi pareja me es infiel… debemos darnos un tiempo para descansar del asunto y recuperar la perspectiva. Luego, debemos revisar nuestros valores y tratar de tomar una decisión con plena conciencia.

Es importante que, una vez se comience a ir a terapia, no abandonar. Aunque hayan sesiones que nos revuelvan y disgusten un poco, este proceso será necesario para poder resolver todos las inquietudes y poder seguir adelante.