¿Qué nos aporta una fresa? Conoce sus beneficios

Además de tener un sabor delicioso, las fresas están repletas de nutrientes esenciales que benefician el organismo. Descubre sus propiedades nutricionales y los efectos que tiene sobre la salud.

La fresa es una de las frutas más deliciosas que podemos incluir en la dieta. Su nombre científico es Fragaria Ananassa y es un híbrido de dos especies de fresas silvestres de América del Norte y Chile. ¿Qué nos aporta una fresa? 

Además de su incomparable sabor y versatilidad, una fresa aporta importantes nutrientes que benefician el organismo. Asimismo, es una fuente de antioxidantes y agua, cuyo aporte de calorías no supera las 50 por cada 150 gramos. 

Por lo general, se consumen crudas y frescas, bien sea solas o añadidas en jugos. Sin embargo, también es frecuente incluirlas en postres, mermeladas y otra amplia variedad de platos. Veamos sus principales beneficios.

¿Qué nos aporta una fresa? Información nutricional 

Las fresas combaten las bacterias del estomago.

Para saber qué nos aporta una fresa es preciso conocer previamente sus propiedades nutricionales. Como ya lo mencionamos, es un alimento rico en agua que, entre otras cosas, aporta micronutrientes y proteínas. 

Una fresa está compuesta hasta en un 91% de agua. Asimismo, contiene un 7,7% de hidratos de carbono, 0,7% de proteínas y solo un 0.3% de grasas. Además, es una fuente importante de otros nutrientes como: 

  • Fibra dietética 
  • Vitaminas C y E 
  • Folato o vitamina B9 
  • Potasio 
  • Manganeso 
  • Fósforo 
  • Hierro 
  • Cobre 

Otros compuestos vegetales con propiedades antioxidantes que nos aporta una fresa son: 

  • Pelargonidina: la principal antocianina de la fresa. 
  • Procianidinas: antioxidantes presentes en la pulpa y semillas. 
  • Ácido elágico: un polifenol con muchos beneficios para la salud. 
  • Ellagitannins: convierten el ácido elágico en el intestino.

Beneficios de la fresa para la salud 

Ya vimos qué nos aporta una fresa desde el punto de vista nutricional; ahora, veamos en detalle cuáles son esos beneficios que le confiere al organismo. Si bien no se trata de un alimento con propiedades milagrosas, su inclusión en la dieta contribuye a promover el bienestar.

Protege la salud del corazón 

qué nos aporta una fresa

Hay evidencias científicas que prueban que las antocianinas que contienen las fresas y otras bayas contribuyen a mejorar la salud cardiovascular. Gracias a su potente efecto antioxidante, son útiles para eliminar el colesterol malo, reducir la presión arterial y mejorar la función de las plaquetas en la sangre. 

Por otro lado, mejoran el estado antioxidante de la sangre y minimizan el estrés oxidativo. Debido a esto, inhiben la inflamación, mejoran la función vascular y reducen la formación de placa en las paredes de las arterias.

Ayudan a regular el azúcar en la sangre 

Las fresas pueden ser útiles en la prevención del síndrome metabólico y la diabetes tipo 2Aunque hay muchos factores que inciden en estos trastornos, la ingesta de esta fruta es muy beneficiosa. Su ingesta parece ralentizar la digestión de la glucosa y disminuir los picos altos de azúcar después de una comida rica en carbohidratos.

Tienen cualidades anticancerígenas 

Se requieren más estudios científicos para determinar qué tan potentes son las propiedades anticancerígenas que nos aporta una fresa. Sin embargo, investigaciones han encontrado que sus compuestos antioxidantes podrían ser claves para prevenir varios tipos de cánceres. 

Los efectos protectores pueden ser provocados por el ácido elágico y las elgitanninas, sustancias que, al parecer, ayudan a inhibir el crecimiento de células cancerígenas.  

Efectos adversos de la fresa 

Acabamos de resolver el interrogante de qué nos aporta una fresa. Ahora bien, no hay que ignorar los efectos adversos que pueden producir en algunos casos. Por lo general, es bien tolerada en la mayoría de personas. Sin embargo, algunos presentan alergias a su consumo. 

Las fresas contienen una proteína que puede causar reacciones indeseadas en personas con sensibilidad al polen del abedul o de las manzanas. Los síntomas pueden incluir urticaria, hormigueo en la boca, dolores de cabeza e hinchazón de la cara y los labios. 

Se cree que las proteínas asociadas a esta alergia están vinculadas a las antocianinas de las variedades rojas. Las fresas blancas no suelen producir problemas en los pacientes alérgicos. 

Cabe añadir, además, que las fresas cultivadas en invernaderos o ambientes protegidos pueden tener partículas de pesticidas. Se recomienda lavar bien este alimento antes de su consumo.

  • Basu, A., Rhone, M., & Lyons, T. J. (2010). Berries: Emerging impact on cardiovascular health. Nutrition Reviews. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2010.00273.x
  • Wallace, T. C. (2011). Anthocyanins in Cardiovascular Disease. Advances in Nutrition. https://doi.org/10.3945/an.110.000042
  • Törrönen, R., Sarkkinen, E., Tapola, N., Hautaniemi, E., Kilpi, K., & Niskanen, L. (2010). Berries modify the postprandial plasma glucose response to sucrose in healthy subjects. British Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1017/S0007114509992868
  • Torronen, R., Kolehmainen, M., Sarkkinen, E., Poutanen, K., Mykkanen, H., & Niskanen, L. (2013). Berries Reduce Postprandial Insulin Responses to Wheat and Rye Breads in Healthy Women. Journal of Nutrition. https://doi.org/10.3945/jn.112.169771
  • da Silva Pinto, M., de Carvalho, J. E., Lajolo, F. M., Genovese, M. I., & Shetty, K. (2010). Evaluation of Antiproliferative, Anti-Type 2 Diabetes, and Antihypertension Potentials of Ellagitannins from Strawberries ( Fragaria × ananassa Duch.) Using In Vitro Models. Journal of Medicinal Food. https://doi.org/10.1089/jmf.2009.0257
  • Xue, H., Aziz, R. M., Sun, N., Cassady, J. M., Kamendulis, L. M., Xu, Y., … Klaunig, J. E. (2001). Inhibition of cellular transformation by berry extracts. Carcinogenesis. https://doi.org/10.1093/carcin/22.2.351