¿Qué nos dice el color de nuestros ojos?

Según la iridología, el color de nuestros ojos puede indicarnos cuáles son nuestros puntos débiles y qué enfermedades o complicaciones podemos padecer.

La iridología es una disciplina que estudia el iris. A partir de ella, podemos averiguar una predisposición a padecer determinados problemas de salud según el color de nuestros ojos.

Según esta herramienta de diagnóstico (iridología), el color del iris determina, desde nuestro nacimiento, una predisposición a un estado de salud que, en el futuro, dependerá de cómo nos cuidemos, cómo nos alimentemos, etc.

Es decir, lo que el iris nos dice no es definitivo. Simplemente es una pista para que podamos cuidar mejor nuestra salud.

Por eso, si padecemos algún problema de salud o tenemos dudas, podemos consultar con un iridólogo para un diagnóstico fiable. Los iridólogos son los terapeutas encargados de realizar un examen profundo de todas las señales que nos da el ojo.

¿Qué nos dice el color de nuestros ojos?

En este artículo explicamos las características genéricas para cada color de ojos. En este sentido, los ojos se dividen en tres categorías:

Ojos azules y grises

Las personas con el iris azul o gris pueden tener como punto débil la garganta, la nariz y el oído. A su vez, esto las predispone a los catarros, problemas respiratorios e irritación de las mucosas digestivas. Además de problemas en los riñones y las articulaciones.

Cuando el iris tiene bastantes líneas blanquecinas también muestra una señal de alteración del sistema nervioso.

Por lo tanto, conlleva a predisposición al nerviosismo, ansiedad, espasmos musculares y somatización de estos estados de ánimo en problemas físicos. En este caso será fundamental ayudarnos de plantas medicinales relajantes, Flores de Bach u homeopatía, y realizar ejercicio frecuentemente.

¿Qué nos dice el color de ojos azul?

Quizás te pueda interesar: 4 trucos para cuidar los ojos cansados

Ojos marrones y oscuros

Esta tonalidad va desde el color marrón clarito o avellana, al marrón oscuro o casi negro.

De manera general, estos iris muestran una predisposición a padecer desequilibrios relacionados con la sangre y con el metabolismo de los minerales como el calcio, el hierro o el yodo. Entonces estas personas deben cuidar su sistema circulatorio y especialmente el hígado, la médula ósea y el bazo.

También con el paso del tiempo puede haber una tendencia a la obesidad, a problemas de tiroides y alteraciones endocrinas. En este caso su tratamiento y prevención pasará también por regular la salud del hígado.

Cabe destacar que pueden ser personas que durante su juventud no suelan tener problemas de salud pero que sin embargo a partir de los 25 o 30 años empiezan a detectar algún problema en sus analíticas: colesterol, anemia, etc.

Este color de ojos nos debe alertar para empezar a cuidarnos desde pequeños. Pues, por ejemplo, las personas que no presentan problemas de salud, en algún momento descuidan su alimentación. También recomendamos hacer ejercicio regularmente para mantener equilibrado el sistema circulatorio, además de tomar algún suplemento específico.

Por otro lado, en los ojos más claros, color avellana, habrá una predisposición a problemas digestivos y respiratorios. En este sentido, será necesario ayudar al organismo a eliminar toxinas con depuraciones regulares y una buena alimentación.

¿Qué nos dice el color de ojos marrón?

Ojos verdes y mixtos

Esta categoría engloba a todos los colores que están entre la gama intermedia de las categorías anteriores. Asimismo, incluye a todos aquellos iris que mezclan colores, habitualmente verdes y castaños. Los verdes puros también entran en este grupo.

Para conocer nuestra predisposición, en primer lugar deberemos ver si tenemos los ojos claros u oscuros. Y entonces, nos decantaremos más por la predisposición de la primera categoría o de la segunda, respectivamente.

¿Qué nos dice el color de ojos verde?

Te recomendamos leer: 4 ejercicios para la salud de tus ojos

Comprobación

Una buena manera de ver hasta qué punto puede ser fiable este diagnóstico es compararnos con familiares directos que tengan los ojos del mismo color que nosotros.

Aunque, como hemos dicho al principio del artículo, que desarrollemos o no determinadas enfermedades dependerá de cómo cuidemos nuestra salud.

Con el tiempo también podemos observar cambios en nuestro color de ojos. Generalmente, tienden a oscurecerse, precisamente porque nuestro organismo también se va “ensuciando”.

En todo caso, esta es una guía que puede resultar curiosa o útil, y si queremos saber más deberemos consultar con un profesional que podrá detectar información muy precisa observándonos el iris.

A continuación, te dejamos un pequeño y curioso vídeo sobre ciertas personas de raza de piel oscura que pueden ser rubios con ojos claros (azules).

  • Salles LF., Silva MJ. Iridology: a systematic review. (2008).
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18856131
  • Norn M. Analysis of iris: history and future. (2003).
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14765528
  • Demea S. Correlation between iridology and general pathology. (2002).
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12723182