¿Qué pasa en nuestro cuerpo si retenemos los gases?

Retener los gases en nuestro cuerpo acarrea algunos efectos negativos en la salud. Conoce qué ocurre cuando no los expulsamos con normalidad.

Muchas veces la expulsión de los gases nos resulta vergonzosa. Especialmente cuando nos encontramos rodeados por otras personas. En tales momentos, intentamos reprimir los gases para no evitar dar una mala impresión.

Orinar, defecar, vomitar, y en particular, todo lo relacionado con la expulsión de desechos nos resulta desagradable y poco favorecedor para nuestra imagen. No obstante, se trata de algo natural. 

Pocas personas conocen realmente lo perjudicial que es para nuestro organismo el retener los gases. Asimismo, las consecuencias para la salud varían en función de la frecuencia con se realice la retención de los gases. A mayor frecuencia, mayor daño.

Si bien es comprensible que tengamos pudor o consideración a la hora de expulsar un gas en público, tampoco debemos optar por suprimir este impulso natural del organismo.

¿Por qué es malo retener los gases?

Remedios caseros para los cólicos

Las flatulencias pueden generarse por los alimentos que se ingieren, el aire que se introduce al hablar o bien por las bacterias que se generan en el proceso de la digestión.

Es necesario expulsar los gases para que tu salud no se vea afectada. Entre las consecuencias de aguantarse los gases se encuentran:

  • Dolor abdominal.
  • Hedor más intenso.
  • Dolor de estómago.
  • Peritonitis (en casos muy graves).
  • Inflamación del abdomen.

La liberación de gases es algo natural y cada persona debe expulsar entre 14 y 18 gases a diario. Si consumiste algún alimento rico en fibra o en gas, como lo es el caso de las gaseosas, esto se ve mucho más incrementado.

Lee también: 5 buenos remedios para el dolor de estómago

Problemas de salud

Los médicos afirman que por medio de las flatulencias podemos saber el estado de nuestro cuerpo. El olor y los componentes que lo causan, así como también la cantidad que se expulsa al día, evidencian cómo se realiza el proceso digestivo.

En caso de que exista algún problema, si retienes los gases puedes agravar la situación.

El retener un gas puede impedir que reconozcas bien los síntomas. Tener cólicos o hinchazón abdominal puede generarse por miles de patologías pero si tenemos esta mala costumbre no sabemos a qué en realidad se debe. Si tienes otros síntomas asociados a los gases como:

  • Cambios de temperatura.
  • Erupciones en la piel.
  • Sangre en heces.
  • Pérdida de peso.
  • Diarrea.
  • Fatiga.

Es importante que vayas a un médico inmediatamente; evalúe los síntomas y haga los exámenes y pruebas pertinentes para descartar cualquier enfermedad. Por otra parte lo más recomendable, en vez de aguantárselos, es evitar su producción y eso puede lograrse siguiendo varias reglas.

Cómo prevenir los gases

1. Cuida tu alimentación

vegetales

Todos los alimentos generan gases en su proceso de descomposición dentro de nuestro organismo. Sin embargo, existen unos cuantos que incrementan este proceso y hacen que el intenso grueso trabaje el doble. 

Más que eliminarlos de nuestra dieta, lo ideal es consumirlos en pequeñas cantidades si sufrimos de flatulencias constantes.

En primer lugar, debes reducir tu consumo de productos lácteos, tales como la leche, el queso, la mantequilla, los helados, entre otros. También debes evitar consumir ciertos vegetales, frutos y legumbres:

  • Repollo.
  • Pepino.
  • Maíz.
  • Brócoli.
  • Cebolla.
  • Rábano.
  • Coliflor.
  • Uvas pasas.
  • Ciruelas pasas.
  • Frijoles, habas, arvejas, lentejas.

Aparte de la alimentación, existen otras medidas que puedes poner en práctica para ayudar a tu organismo a realizar el proceso de la digestión y evitar el exceso de flatulencias.

Visita este artículo: 7 razones por las que deberías comer más rábanos: ¡Son muy medicinales!

2. No comas en exceso

El comer en exceso, sobre todo comidas grasosas o chatarras, alimentos con alto contenido de trigo y mezclar entre esos: leche, frijoles o lentejas, incrementará la producción de gases.

3. Evita las bebidas gaseosas

Bebidas energeticas

Los refrescos, las bebidas gaseosas, cervezas o bebidas carbonatadas, contienen mucho aire. Este aire se va directamente a tu estomago genera hinchazón y, por consiguiente, gases. Tómalos con mesura y trata de hacerlo sin el uso de un popote o pajilla, ya que estos ayudan a que tomes más aire.

4. Mastica bien

Es recomendable que mientras comas no hables. El hablar mucho o consumir líquidos mientras se come, genera una ingesta de aire que puede llevarte al malestar y a sabotear la sensación de saciedad.

5. No tomes bebidas frías en la noche

Bebidas-para-adelgazar

Esto hará que tu estómago se “resfríe”. Lo más recomendable pasada la tarde es que ingieras bebidas tibias o a temperatura ambiente.

Siempre es importante escuchar a nuestro cuerpo. Tómate el asunto con naturalidad ya que todos somos humanos y necesitamos expulsar los gases. Recuerda: aunque es bueno tener pudor y ser considerado, no debes interferir con los procesos naturales de tu organismo.