¿Qué podemos hacer con la piel de los cítricos?

Elena Martínez Blasco·
31 Julio, 2020
Aunque sus usos más conocidos son los culinarios, las peladuras de naranjas y limones también nos pueden servir para preparar desodorantes o exfoliantes naturales.
 

¿Sabías cuál es la parte de los cítricos que contiene un mayor número de propiedades beneficiosas para salud? Según se cree popularmente, su cáscara, porque se considera beneficiosa para prevenir ciertas enfermedades, evitar la retención de líquidos o la acumulación de grasa.

Por eso en este artículo explicamos cómo podemos usar la peladura del limón, la naranja, la mandarina, la lima o el pomelo para disfrutar de sus beneficios.

Para ello, es fundamental que sean frutas de nuestro propio cultivo o bien ecológicas, para asegurarnos de que no tengan pesticidas, ceras u otras sustancias tóxicas acumuladas en la peladura.

¿Cómo conservamos la piel de los cítricos?

cítricos

  • El primer paso será lavar bien las frutas, pelarlas y eliminar las partes blanquecinas del interior que puedan resultar amargas.
 
  • La primera manera de usarlas es rallándolas y utilizándolas directamente en crudo, ya que de este modo es como resultan más aromáticas.
  • Pero si queremos conservarlas para ir usándolas puntualmente podemos congelar la ralladura.
  • Otra opción consiste en secarlas naturalmente o bien al sol o en el horno (a temperatura baja durante varias horas), y pulverizarlas con la ayuda de un molinillo de café.

Quizá te interese: Mezcla zumo de limón con aceite de oliva y obtén maravillosos beneficios

Usos medicinales

  • Potente acción antioxidante, gracias a su contenido en flavonoides, que nos ayuda a prevenir y minimizar el riesgo de sufrir ciertas enfermedades.
  • Efectos limpiadores y depurativos en nuestro organismo, por dentro y por fuera. También ayudan a evitar la retención de líquidos, aunque no está demostrado científicamente.
  • Según la creencia popular, tienen propiedades relajantes y ligeramente sedantes.
  • Mejora la función digestiva, especialmente con las grasas, aunque no existen evidencias científicas que lo avalen.
 
  • Mejora la asimilación de los nutrientes, por ejemplo del hierro, por lo que puede ayudar en el tratamiento de la anemia. Tampoco hay evidencias científicas que lo avalen.

Usos culinarios

La piel de los cítricos, cruda o seca, nos ayudará a dar un toque refrescante y muy aromático a nuestras recetas:

  • En pasteles, bizcochos y galletas: mezclándolas con la masa o bien como decoración.
  • En vinagretas y todo tipo de salsas o bien para condimentar aceites
  • Como especia (desecada y en polvo) para aromatizar carnes, pescados, sopas y guisos.
  • En infusiones y bebidas (limonadas, batidos, jugos, bebidas vegetales)
  • Para dar un toque original a los cubitos: al agua de la cubitera añadiremos la ralladura fresca de los cítricos.
  • Podemos confitar las peladuras enteras o a trozos, hirviéndolas con azúcar como si preparáramos un almíbar, rebozándolas en azúcar y horneándolas.

Para preparar un sirope: herviremos la peladura con miel o azúcar hasta que reduzca a la mitad. Conservaremos este sirope en la nevera y lo podremos usar tanto para la cocina como un jarabe para niños y adultos para subir las defensas y prevenir enfermedades causadas por virus y bacterias.

 

Usos cosméticos de la piel de los cítricos

Gracias a su contenido en vitaminas y minerales, los cítricos nos ayudan a limpiar nuestra piel y también a mejorar su textura, evitando la flacidez, hidratándola y evitando la aparición de las arrugas, ya que mejoran la regeneración celular y contribuyen en la creación del colágeno. Todas estas propiedades no están avaladas por la ciencia, sino que se consideran como tales según la creencia popular. 

  • Exfoliante natural: podemos preparar un sencillo y efectivo exfoliante para limpiar nuestra piel y ayudarla a regenerarse mezclando azúcar o sal marina, ralladura o polvo de piel de limón y aceite de oliva o almendra (si tenemos la piel seca) o bien gel de aloe (si tenemos la piel grasa).
 
  • Desodorante: si licuamos las peladuras de los cítricos, el jugo que obtengamos lo podremos usar como un desodorante natural. Lo deberemos conservar en la nevera por porcos días o bien congelarlo e ir usándolo. No obstante, consulta a tu dermatólogo previamente.
  • Jabones: si usamos las ralladuras de los cítricos conseguiremos un jabón limpiador y muy aromático.