Qué puedo comer mientras tengo dolor de garganta

Para no dañar la zona, que estará más sensible mientras tenemos dolor de garganta, deberemos optar por alimentos suaves y, contrario a la creencia popular, fríos mejor que calientes

Cuando sufrimos dolor de garganta el malestar es tan grande que no queremos probar alimentos sólidos y toleramos muy pocos líquidos. Sin embargo la hidratación y la alimentación son vitales cuando estamos enfermos, aunque nos duela cuando la comida atraviesa nuestra garganta.

Tragar puede ser un poco difícil pero debemos hacer lo posible por comer durante la enfermedad. Por este motivo, en este artículo te contamos qué puedes ingerir cuando tienes inflamación de la faringe.

¿Por qué se produce el dolor de garganta?

Antes de pasar a la lista de alimentos permitidos cuando nos duele la garganta, sería bueno conocer las principales causas. Esta dolencia afecta a millones de personas cada año, sobre todo en invierno:

Infecciones bacterianas

La infecciones bacterianas pueden provocar acumulación de pus e inflamación. Además, para su tratamiento hay que consumir los antibióticos oportunos.

La amigdalitis y la faringitis son dos de las condiciones más frecuentes debido a las bacterias. Por tanto, esta es la primera de las causas de esta afección.

Ver también: Remedios naturales para la faringitis

Virus

Dolor de garganta por virus

Es otra de las causas más comunes de dolor de garganta. Las patologías dentro de este grupo son varias. Entre ellas, destacab la gripe y la mononucleosis.

Los virus, además, provocan aumento de mucosidad, fiebre, estornudos y malestar general. Todos estos síntomas suelen aparecer juntos en estos casos.

Alergias

La reacción a un alérgeno trae como consecuencia molestias en la garganta al tragar. También puede comportar dificultades respiratorias.

Los antihistamínicos son los remedios usados para tratar las alergias. El médico será quien realizará el diagnóstico y tratamiento adecuado para nuestro caso.

Irritación

La irritación puede causar dolor de garganta

La última causa que detallamos debe diferenciarse de las típicas alergias. Las alergias tienen que ver con los alérgenos más habituales, como puede ser el polen o el polvo.

En cambio, estas aparecen como reacción a un estímulo externo en particular. Estos pueden ser el humo del cigarrillo o el aire acondicionado.

¿Cómo comer cuando me duele la garganta?

Para empezar, el abanico de posibilidades culinarias es muy reducido cuando tenemos dolor de garganta. Nuestra sensación es que cualquier cosa que la atraviese nos aumentará las molestias.

Incluso eso sucede con el agua, el té o la sopa (lo que más solemos consumir en estos casos). Además de llevar una dieta nutritiva durante la enfermedad, presta atención a estos consejos.

Alimentos blandos y a trozos

  • Elige comidas blandas y suaves: Mejor si optas por menús que incluyan alimentos cremosos para evitar más dolor al tragar. No te olvides de que cada cucharada que comas ha de tener muchas calorías porque quizás comas dos o tres y no soportes más las molestias.
  • Remoja los alimentos: El caldo o la leche tibia sirven para que la comida esté más blanda. Por ejemplo, el pan o los cereales del desayuno. De esta forma pasarán más rápido por tu garganta y generarán menos molestias.
Qué comer cuando tenemos dolor de garganta

 

  • Corta la comida en pequeños trozos: Ya sea la carne, las verduras o los cereales. Todo puede cortarse bien fino (como si fuese a comer un bebé) para evitar dolores en la garganta.
  • Elige verduras y frutas cocidas: Todas aquellas hortalizas que se pueden comer crudas será mejor que las hiervas. Es el caso, por ejemplo, de las zanahorias, el apio o la manzana cuyos bocados pueden raspar bastante la garganta.

Alimentos fríos y sin condimentar

  • Consume alimentos fríos: El helado, la gelatina o el yogur alivian el dolor de garganta. A diferencia de lo que se cree, el té o el caldo, si bien reconfortan cuando hace frío, no alivian la inflamación sino todo lo contrario.
Consume alimentos fríos cuando tengas dolor de garganta

 

  • Evita la comida muy fuerte o condimentada: Los cítricos, los tomates y los platillos con muchas especias no son buenos en los días de enfermedad. Todos ellos pueden irritar aún más la zona y ser dolorosos para tragar. También evita las salsas y los platos demasiado calientes.
  • Otros alimentos que debes evitar son los crujientes o ásperos tales como las patatas fritas, las tostadas y los rebozados. Tampoco sería bueno consumir frutos secos o semillas enteras.

Por último, hidrátate más que de costumbre. Si sueles beber poca agua, este es el momento de empezar a cambiar tus hábitos.

En el caso de que seas un bebedor de líquidos nato, también sería bueno que aumentases la cantidad. Recuerda que cuando estamos enfermos necesitamos hidratarnos bastante sobre todo si tuvimos o tenemos fiebre.

Alimentos permitidos cuando duele la garganta

Alimentos permitidos cuando tienes dolor de garganta

Ya te hemos dado algunas pistas sobre qué puedes comer cuando sientes dolor de garganta. Pero la lista es aún mayor y por lo tanto te da la posibilidad de disfrutar muchas recetas y preparaciones tanto dulces como saladas. Las opciones son infinitas aunque las principales se encuentran en el siguiente listado:

  • Caldo de verduras sin arroz ni fideos, o sopas tibias con verduras picadas finamente.
  • Puré de patatas, zanahoria o calabacín (o mezclados entre sí). También cremas o vegetales cocidos y triturados.
  • Arroz blanco algo “pasado”. Fideos o pasta bien fina y cocida (de preferencia pasta fresca en lugar de seca).
  • Pescado al vapor sin espinas (por ejemplo, merluza o rape). También pollo al vapor, o hervido desmenuzado (no comer las partes más secas como la pechuga).
  • Huevo cocido, o tortilla de patatas.
  • Quesos suaves (por ejemplo de untar, cremoso o requesón). También patés (vegetales o no).
  • Jugos y licuados de verduras y frutas, y frutas cocidas. También frutas suaves, como el plátano o la sandía en trozos pequeños.
  • Postres suaves o remojados (yogur, gelatina, flan, pudín, helado de crema)
  • Cereales remojados en yogur o leche (la leche siempre y cuando no haya flemas y mucosidad)
  • Té de hierbas con limón, miel y jengibre por ejemplo.
  • Café (poca cantidad, puede ser con leche).

Remedios caseros para el dolor de garganta

Para acelerar el proceso de curación y sufrir lo menos posible cada vez que comes algo te proponemos unos últimos remedios para el dolor de garganta:

Te recomendamos leer: Prepara un espray natural para las molestias de la garganta

  • Gárgaras: Con agua tibia (si quieres, puedes añadir un poco de sal) y repetir varias veces al día. El agua hidratará la garganta que está inflamada. Ten cuidado de no excederte para evitar mucosas resecas.
  • Caramelos: Algo que puedes comer porque sólo tragarás saliva “dulce”. Pueden ser caramelos de miel, de menta o de eucalipto.
Caramelos para el dolor de garganta

 

  • MielUn excelente antiséptico que se puede consumir a cucharadas. Para evitar el ardor al tragar te recomendamos que esté líquida y tibia.
  • Perry, M. (2007). Management of sore throat. Practice Nurse. https://doi.org/10.1001/jama.1978.03290090021002
  • Nanda, M. S., Mittal, S. P., & Gupta, V. (2017). Role of honey as adjuvant therapy in patients with sore throat. National Journal of Physiology, Pharmacy and Pharmacology. https://doi.org/10.5455/njppp.2017.7.1233125122016
  • Villa Estébanez, R. V. del R. Ó. (2013). Dolor de garganta : ¿Tiene una amigdalitis bacteriana? AMF.