¿Qué saber sobre la fitoterapia?

Yamila Papa Pintor · 11 septiembre, 2013 · Última actualización: 27 diciembre, 2018 27 diciembre, 2018
Como ocurre con cualquier medicamento, las plantas medicinales pueden causar reacciones adversas, intoxicación por sobredosis o interacciones con otras sustancias

¿Qué sabes sobre la fitoterapia? ¿Conoces sus aplicaciones? Dicho término hace referencia al uso de plantas medicinales con fines curativos. Es una práctica que se emplea desde hace siglos como alternativa o complemento para prevenir y tratar muchas enfermedades.

De hecho, durante muchos años, los remedios naturales a base de plantas fueron el principal recurso que tenían los médicos para ayudar a sus pacientes. Por eso, los estudios profundizaron en sus propiedades y permitieron ampliar su uso tanto en la farmacéutica como en la medicina herbal.

En esta oportunidad queremos hacer un breve repaso sobre sus fundamentos y otros aspectos relevantes. Asimismo, destacaremos sus principales beneficios y las posibles desventajas de su uso. ¡No te lo pierdas!

Lo que debes saber sobre la fitoterapia

Podemos hablar sobre la fitoterapia como un tratamiento para síntomas y enfermedades a través de especies vegetales y sus derivados. Es una ciencia que nació casi a la par con los seres humanos, ya que desde la prehistoria se reconocieron plantas útiles para prevenir y curar.

Dichos conocimientos fueron transmitidos oralmente y por escrito, para posteriormente hacer parte de varios campos de la medicina. Incluso, alcanzó su mayor grado de popularidad gracias a sus diversas aplicaciones en la medicina tradicional china e hindú.

Y es que, si bien no se nota a simple vista, los tejidos vegetales esconden en sus células una amplia variedad de compuestos químicos con capacidad terapéutica. Estos mismos han sido el foco de decenas de investigaciones científicas, pues han sido claves en el desarrollo de muchos medicamentos.

Descubre: Beneficios de tener plantas en casa para la salud

fitoterapia

¿Cómo actúa la fitoterapia?

La fitoterapia actúa como una medicina alopática, es decir, aquella que emplea principios activos a base de plantas y aceites esenciales capaces de contrarrestar un problema.

Su gran diferencia con los productos de síntesis química es que basan su efectividad en un fitocomplejo (conjunto de principios activos y componentes naturales contenidos en la droga). En cambio, los de síntesis química basan su efectividad en una molécula asilada que se desarrolla en un laboratorio.

En la actualidad se distinguen dos tipos de fitoterapia: de uso indirecto y de uso directo. La de uso indirecto es aquella que emplea las plantas para la obtención de moléculas activas que puedan ofrecer modelos químicos en la síntesis de nuevos fármacos.

La de uso directo, por su parte, hace referencia a la aplicación terapéutica de fármacos y remedios obtenidos de forma directa de las plantas, bien sea pulverizadas o como extracto. Estos últimos no son compuestos químicos aislados y difieren mucho de los fármacos convencionales.

¿Cuáles son los componentes activos de las plantas medicinales?

Es difícil abordar todos los componentes activos de las plantas medicinales. Asimismo, estos pueden variar en menor o mayor grado de acuerdo a la especie, suelo y clima. En general, podemos mencionar algunos de los más comunes e importantes:

  • Mucílagos: están compuestos principalmente por polisacáridos, es decir, moléculas de azúcar. Sirven para proteger las membranas mucosas del aparato digestivo ante problemas como la acidez, inflamación y úlceras.
  • Saponinas esteroidales: de gran parecido a las hormonas esteroidales que produce el cuerpo de forma natural. Ejercen un fuerte efecto hormonal.
  • Saponinas triterpénicas: actúan a nivel expectorante y ayudan a mejorar la absorción de nutrientes.
  • Alcaloides: la mayoría actúan principalmente sobre órganos y sistemas ricos en lipoides, como el sistema nervioso. Se deben usar con precaución. Algunos pueden ser tóxicos en mínimas dosis, como la atropina y adrenalina.
  • Amargos: agrupan varias sustancias que son distintas entre sí pero que se caracterizan por su sabor amargo, Sirve para estimular el sistema digestivo y las glándulas salivares.
  • Glicósidos cianogénicos: en dosis mínimas y controladas sirven como sedante y relajante muscular y cardíaco.

Lee también: 5 plantas medicinales contra la fatiga crónica

  • Aceites volátiles: se extraen de varias  plantas  medicinales  para  producir  aceites  Pueden tener acción antiséptica y antiinflamatoria
  • Glucosinilatos: se  encuentran  exclusivamente  en  las  especies  de  la  familia  de  las  mostazas  y   hay  que  vigilar  sus efectos irritantes sobre la piel ya que puede ser irritante. Actúan de manera positiva contra el dolor de cabeza al aumentar el riego sanguíneo en la zona afectada.
  • Antocianinas: son pigmentos que ayudan a mantener la salud de los vasos sanguíneos. Se encuentran principalmente en flores y frutas de color azulado, morado o rojo.
  • Flavonoides: son antiinflamatorios y ayudan a mantener un buen riego sanguíneo.
  • Antraquinonas: tienen un efecto laxante que ayuda a combatir el estreñimiento.
  • Cumarinas: ayudan a fluidificar la sangre y relajan los músculos lisos.
  • Taninos: existen en casi todas las plantas en mayor o menor   Ayudan a contraer los tejidos y aumenta su resistencia a las infecciones.
  • Fenoles: tienen una acción antiséptica y antiinflamatoria.
  • Vitaminas: presentes en mayor o menor medida en la mayoría de las plantas.
  • Minerales: hay especies de plantas con una gran concentración de diversos minerales como el sílice o el potasio.

¿La fitoterapia tiene efectos secundarios?

Como ocurre con cualquier medicamento, las plantas medicinales pueden causar reacciones adversas, intoxicación por sobredosis o interacciones con otras sustancias. Esto especialmente cuando no se controla su administración o se aplican sobre enfermedades para las cuales no están indicadas.

Se han descrito interacciones de cuidado entre plantas y medicamentos. Por eso, aunque algunas ayudan contra ciertas enfermedades, es imprescindible consultar al médico antes de tomarlas en su estado natural o cualquier suplemento derivado.

 

 

 

  • Lockwood, G. B. (2005). Fundamentals of pharmacognosy and phytotherapy. Phytochemistry. https://doi.org/10.1016/j.phytochem.2005.04.008
  • Tholkappiyavathi, K., Selvan, K. M., Neyanila, S. K., Yoganandam, G. P., & Gopal, V. (2013). International Journal of Phytotherapy. International Journal of Phytotherapy.
  • Bone, K., & Mills, S. (2012). Principles and Practice of Phytotherapy: Second Edition. Principles and Practice of Phytotherapy: Second Edition. https://doi.org/10.1016/C2009-0-48725-7
  • Mills, S., & Bone, K. (2001). Principles & Practice of Phytotherapy--Modern Herbal Medicine (Book Review). Journal of Alternative & Complementary Medicine. https://doi.org/10.1016/S0378-8741(02)00032-6