¿Qué se oculta en los billetes?

Después de manipular dinero debemos lavarnos bien las manos para impedir que se propaguen las bacterias otras partes del cuerpo, como la boca o los ojos.

El uso del dinero es un imperativo de la vida cotidiana. En un día, podríamos manipular billetes con grandes cantidades de bacterias capaces de perjudicar seriamente nuestra salud si no tomamos las medidas higiénicas necesarias.

Esta es otra buena razón para lavarnos las manos frecuentemente. Este sano hábito evita que pasen a nuestro organismo una gran cantidad de bacterias tras haber manipulado billetes y monedas.

Estudios realizados en Estados Unidos y Colombia han demostrado que los billetes portan grandes cantidades de bacterias infecciosas. En ellos también se alojan microorganismos capaces de provocar patologías que el sistema inmunitario no podría repeler. Se comprobó, además, que tanto billetes como monedas pueden albergar hasta siete tipos diferentes de bacterias.

Staphylococcus epidermidis

Esta bacteria puede causar infección en diferentes partes del cuerpo provocando síntomas como fiebre, fatiga, dolor, respiración y ritmo cardíaco acelerados, sudoración excesiva, etcétera.

Bacillus

Algunas especies de Bacillus no provocan síntomas, pero otras resultan patógenas para personas y animales. Algunas cepas de esta bacteria provocan vómitos y diarreas después de cinco o diez de haberse ingerido.

Streptococcus

Los Streptococcus son responsables de muchas enfermedades (varias de ellas graves) como la meningitis, la neumonía bacteriana, la fascitis necrotizante, la faringitis, entre muchas otras. No obstante, hay ciertas especies de esta bacteria que no son patógenas.

Escherichia coli

El contagio con esta bacteria provoca fuertes dolores de estómago acompañados de diarrea, a menudo sanguinolentas. También pueden presentarse vómitos, náuseas y fiebre de poca intensidad, síntomas que pueden aparecer tras tres, cuatro y hasta diez días del contagio.

¡Lava tus manos! No lo olvides

Lavarse las manos

Muchas de estas bacterias se encuentran en el entorno, por lo tanto, resulta muy fácil contagiarse. Estos microorganismos pueden llegar a nuestro organismo por algún descuido o por no lavarnos las manos antes de consumir los alimentos.

Recuerda que, aunque muchas de estas bacterias causan una simple infección, otras son capaces de provocar gastroenteritis graves y la muerte. Resultaría imposible evitar tocar el dinero y, por ende, el contacto con los diferentes tipos de bacterias que ellos portan.

No obstante, debemos lavar las manos muy bien tras haber manipulado dinero, antes de comer, cargar o acariciar al bebé. Estas sencillas prácticas pueden evitar graves problemas de salud.

Recuerda…

Las monedas pueden portar hasta 2.400 bacterias, algunas de ellas similares a las que se han encontrado en billetes. Por su parte, los billetes van acumulando y sumando microorganismos al pasar de mano en mano. Los microbios que pueda tener una persona enferma pueden transmitirse a otras personas mediante los billetes contagiados.

Bacterias

No olvides: los billetes y las monedas son el medio más efectivo para la propagación de bacterias entre personas. Por eso, se recomienda evitar que los niños  manipulen billetes y mucho menos monedas. Después de haber tocado dinero, evita tocarte la boca, los ojos o cualquier parte del cuerpo. Para manipular dinero es necesario mantener una buena higiene de manos.

  • Cecchini, E. (2001). Infectología y enfermedades infecciosas. Madrid: Journal.
  • Kumate, J. (1998). Manual de Infectología. Chichuahua: Méndez.
  • Wilson, W. R. et al. (2001). Diagnóstico y tratamiento de enfermedades infecciosas. México, DF: Manual Moderno.