¿Qué significa tener las mamas densas?

Valeria Sabater 9 julio, 2015
Al igual que en el cáncer de mama, el desarrollar unas mamas densas también tiene un componente genético. Si es tu caso, recuerda que debes someterte a revisiones periódicas

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de la importancia de someternos a revisiones ginecológicas periódicas. Una de las finalidades de estas pruebas diagnósticas es identificar las llamadas “mamas densas”.

Ahora bien, ¿a qué nos referimos con este término? Las mamas densas contienen menos tejido adiposo y más tejido glandular, y se caracterizan por tener mayor riesgo de desarrollar un cáncer.

Hay que aclarar en primer lugar que tener las mamas densas no significa que vayamos a padecer un tumor con unas probabilidades del 100%, en absoluto.

Tenemos mayor riesgo, eso sí, y nos advierte además de la necesidad de someternos a más revisiones periódicas que nos van a ayudar a detectar cualquier problema e indicio de tumoración.

Según el Journal of the National Cancer esta característica es un factor que vamos a tener que controlar todas las mujeres a través de las pruebas médicas. Además, es importante prevenir este problema mejorando nuestros hábitos de vida desde edades tempranas.

Te lo explicamos.

Los riesgos relacionados con unas mamas densas

Cáncer-de-mama

En primer lugar cabe señalar que, a simple vista, nosotras no sabremos si nuestras mamas están más densas o no de lo normal. A partir de los 40 años es recomendable que nos sometamos a una revisión anual, y será entonces cuando nos lo indiquen.

Hay veces en que la mamografía no se puede ver con facilidad debido precisamente a una alta densidad de la mama, y a causa de una mayor presencia de tejido glandular. Ese será el momento de empezar a tomar medidas.

Lee también cómo detectar un cáncer de mama

Como te hemos indicado antes, no se trata de alarmarnos o de asustarnos, sino de ser prudentes y seguir cada pauta de los especialistas para controlar en todo momento la salud de nuestras mamas. Y sobre todo, se trata de prevenir.

Según William Barlow, del “Centro de Investigación del Cáncer y Bioestadística” de Seattle (Estados Unidos) el que un pecho se vuelva más denso de lo normal depende de las cantidades de grasa y de tejido fibroglandular de la mujer.

Cuando somos jóvenes los pechos son mucho más fibrosos pero, a medida que nos hacemos mayores,  el tejido graso sustituye al fibroglandular. Y debemos someternos a más controles.

Cabe señalar también que unas mamas densas hacen que sea más complicado el poder identificar un posible tumor en alguno de los pechos. Las imágenes diagnósticas aparecen más oscuras y resulta difícil poder identificar alguna anormalidad en el tejido.

Es por ello por lo que los especialistas, en estos casos, complementan la mamografía con una ecografía. En esta prueba el diagnóstico es más preciso.

Riesgos de desarrollar unas mamas densas

1. La menopausia: Las mamas densas son más habituales en mujeres postmenopáusicas y que, además, presentan sobrepeso y un mayor índice de masa corporal.

2. Componente genético: Al igual que en el cáncer de mama, el desarrollar unas mamas densas también tiene un componente genético. Así que, si en tu familia hay antecedentes de mamas densas o de cáncer de pecho, no dudes en someterte a revisiones periódicas. ¡La información y la prevención salvan miles de vidas todos los años!

Descubre también cómo tonificar y dar firmeza a tu pecho.

¿Podemos prevenir el desarrollar unas mamas densas?

Caminar

Según nos dicen los médicos, una forma de prevenir esta enfermedad es sometiéndonos a la terapia hormonal sustitutoria a partir de la menopausia, sobre todo si hay un componente genético.

Desde el Instituto Nacional del Cancer, en Bethesda (Estados Unidos) se hizo una prueba con terapia hormonal a más de 7000 mujeres, después de detectarles mamas densas.

Si bien es cierto que el simple hecho de someterse a revisiones mensuales previno el riesgo de desarrollar un cáncer, se demostró que el tratamiento con hormonas puede ser útil en muchos casos (no en todos, pero sí en un alto porcentaje).

Ahora bien, para reducir el riesgo en la medida de lo posible” y evitar desarrollar mamas densas el día de mañana, es vital que tengas en cuenta estas informaciones:

  • No olvides tus antedecentes familiares: si tu madre, abuela, tía o hermana ha sufrido cáncer de mama, es importante que te sometas a revisiones periódicas.
  • No fumes.
  • Mantén un peso adecuado acorde a tu altura y tu edad. Evita por encima de todo el sobrepeso, en especial, cuando llegues a la menopausia.
  • Evita la comida alta en grasas, el azúcar blanco, las harinas refinadas y la sal. Nos inflaman y son tóxicos muy peligrosos para nuestro organismo.
  • Consume fruta y verdura fresca, sobre todo cruda. Es decir, evita los jugos de los supermercados y elige antes una manzana entera para tu desayuno que la clásica tostada con mermelada. A la hora de prepararte ensaladas, consume alguna pieza cruda, como espinacas, trocitos pequeños de cebolla, tomates…etc.
  • Evita la comida precocinada, acostúmbrate a comer cosas frescas. Recuerda también que lo más adecuado es programarnos 5 comidas diarias, nada de cometer excesos en el almuerzo o la cena.
  • Bebe abundantes líquidos.
  • El ejercicio físico es fundamental en el día a día reducir el riesgo de unas mamas densas. Camina todos los días durante media hora y practica ejercicios aeróbicos.
  • A partir de los 40 años programa una mamografía anual. Visita a tu ginecólogo y, en caso de que tengas antedecentes familiares, tal y como te hemos señalado antes, pauta con tu médico visitas más regulares para poder controlar y prevenir.

Ten en cuenta que, además de someternos a prueba diagnósticas de como la IRM (prueba de imagen por resonancia magnética), es importante que la complementemos con ecografías. En caso de tener las mamas densas esta prueba es más segura para identificar posibles tumores.

Recuerda, la prevención es siempre lo más importante.

Te puede gustar