¿Qué son las agujetas? 5 remedios caseros para aliviarlas

Elena Martínez Blasco·
18 Septiembre, 2020
Para aliviar las agujetas se pueden combinar diferentes técnicas como hacer masajes localizados y tomar baños con sales de epsom para relajar los músculos. Te contamos más al respecto.

Después de una sesión de deporte más intensa de lo habitual o cuando se realiza algún tipo de ejercicio diferente, aparecen las molestas agujetas. Estas pueden ser suaves, o bien, bastante intensas, hasta el punto de ser un obstáculo para cumplir con algunas de las actividades diarias.

Aunque este dolor suele desaparecer con el paso de los días y no representa mayores problemas para el cuerpo, existen algunos remedios caseros a base de productos naturales que pueden ayudar a acelerar su recuperación. Te contamos más sobre esta afección y cómo aliviarla. ¡Toma nota!

¿Qué son las agujetas?

Las agujetas son un dolor muscular que aparece entre 12 y 24 horas después de practicar una actividad física más intensa de lo habitual o a la que el cuerpo no está acostumbrado. Este problema puede durar entre 3 y 7 días.

De acuerdo a una publicación de National Health Services, esta condición aparece cuando se incorporan nuevos ejercicios en la rutina o se incrementa el tiempo y la duración en la que se practica. Esto, hace que se generen unas roturas microscópicas en las fibras musculares, lo que resulta en dolor o rigidez muscular.

Es importante destacar que cualquier tipo de esfuerzo puede provocar agujetas en el cuerpo, por ejemplo, en algunos músculos que no se suelen utilizar tanto. No obstante, existe una mayor probabilidad de padecerlas cuando se realizan ejercicios anaeróbicos, como abdominales o pesas.

Lee también: ¿Por qué se producen las agujetas o calambres?

Prevenir las agujetas, ¿es posible?

Según la publicación anterior, la mejor manera de aliviar las agujetas es empezar la nueva actividad de manera progresiva y sin sobrecargar el cuerpo para que los músculos tengan tiempo de adaptarse. Además, se dice que calentar y estirar antes y después del ejercicio, podría contribuir a minimizar el riesgo de padecerlas.

prevenir las agujetas

Remedios caseros para aliviarlas

Seguramente alguna vez has experimentado dolor después de hacer ejercicio, sobre todo, si cambiaste de rutina o te sentiste con la energía suficiente para exigirle más a tu cuerpo. Por suerte existen ciertos remedios caseros que pueden ayudar a aliviar las molestias. Conócelos a continuación.

1. Aplicar calor o frío

Este es un remedio casero, natural y sencillo para aliviar la zona afectada. Como lo indica una investigación publicada en Journal of Strength and Conditioning Research tanto el frío como el calor podrían ser efectivos para reducir el daño muscular después del ejercicio. Sin embargo, el primero mostró ser superior 24 horas después de la actividad física.

¿Cómo hacerlo?

  • Tanto si eliges el calor como el frío, es importante no exceder el tiempo de exposición, ya que podrían quemar la piel. Lo recomendable es aplicarlo entre 10 a 30 min de forma discontinua y repetir el proceso cada 2 horas.

2. Usar un rodillo de espuma

Esta es una de las técnicas de recuperación más populares de los últimos tiempos gracias a los beneficios que aporta para aliviar las zonas doloridas. Si no tienes acceso a esta herramienta, puedes hacer el masaje con una pelota o un cilindro resistente recubierto de una tela suave.

¿Cómo hacerlo?

  • Ubica el rodillo debajo del músculo a tratar y rueda sobre él haciendo presión.
  • Puedes realizar esta actividad las veces que sea necesario.

3. Masajear con Manzanilla

La manzanilla es conocida por sus propiedades para aliviar algunas dolencias, entre ellas los espasmos musculares. Según un estudio publicado en Avicenna Journal of Phytomedicine, gracias a sus efectos sedantes, antiespasmódicos y antiinflamatorios, esta hierba podría funciona como relajante muscular y disminuir el dolor provocado por las agujetas.

¿Cómo hacerlo?

  • Masajea los músculos afectados con aceite esencial de manzanilla. Si lo prefieres, también puede tomarla en té para ayudar a aliviar el dolor.

4. Tomar un baño templado con sales de magnesio

Si quieres un remedio placentero que, además de aliviar las agujetas, te ayude a relajar los músculos después de una buena sesión de deporte, la mejor opción es tomar un baño. El agua debe estar templada, ni demasiado fría ni demasiado caliente, a una temperatura similar a la del cuerpo.

Para potenciar los efectos analgésicos y calmantes del agua templada, puedes añadir sales de sulfato de magnesio. Aunque los estudios sobre sus efectos no son concluyentes, datos anecdóticos sugieren que la sal de epsom podría ayudar a mitigar, entre otras, los dolores musculares y las inflamaciones.

¿Cómo hacerlo?

Como lo indica una publicación de la Clínica Mayo, estos serían los pasos para usarla:

  • Disuelve el polvo en agua tibia para usarlo como compresa, solución de remojo o baño.
  • En forma de compresa, empapa un toalla en la preparación y aplícala sobre la zona afectada durante 30 minutos. Este proceso se puede realizar hasta 3 veces al día.

Ver también: El magnesio, un mineral completo

5. Masajear con aceite de oliva

Por último, al mismo tiempo que nutres tu piel, puedes combatir el dolor con un masaje con aceite de oliva. Respecto a sus beneficios, una investigación publicada en Archives of Medical Science señala que masajear el músculo adolorido con este aceite podría contribuir a aumentar la temperatura local y mejorar el flujo sanguíneo, lo que ayudaría a aliviar la tensión de la zona.

¿Puedes continuar tu rutina a pesar de tener agujetas?

Aunque seguramente te sentirás incómodo al principio, las agujetas no son un impedimento para seguir tu rutina de ejercicios. Lo más probable es que el dolor desaparezca una vez los músculos se hayan calentado. No obstante, si el dolor no cede, lo mejor es no esforzar la zona dolorida, para acelerar su recuperación, y trabajar otras partes del cuerpo.

  • Erkan, N., Ayranci, G., & Ayranci, E. (2008). Antioxidant activities of rosemary (Rosmarinus Officinalis L.) extract, blackseed (Nigella sativa L.) essential oil, carnosic acid, rosmarinic acid and sesamol. Food Chemistry. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2008.01.058
  • Diong, J., & Kamper, S. J. (2014). Cold water immersion (cryotherapy) for preventing muscle soreness after exercise. British Journal of Sports Medicine. https://doi.org/10.1136/bjsports-2013-092433
  • Tripoli, E., Giammanco, M., Tabacchi, G., Di Majo, D., Giammanco, S., & La Guardia, M. (2005). The phenolic compounds of olive oil: structure, biological activity and beneficial effects on human health. Nutrition Research Reviews. https://doi.org/10.1079/NRR200495
  • Nomikos, N. N., Nomikos, G. N., & Kores, D. S. (2010). The use of deep friction massage with olive oil as a means of prevention and treatment of sports injuries in ancient times. Archives of medical science : AMS6(5), 642–645. https://doi.org/10.5114/aoms.2010.17074
  • Meamarbashi A. (2017). Herbs and natural supplements in the prevention and treatment of delayed-onset muscle soreness. Avicenna journal of phytomedicine7(1), 16–26.
  • Petrofsky JS, Khowailed IA, Lee H, et al. Cold Vs. Heat After Exercise-Is There a Clear Winner for Muscle Soreness. J Strength Cond Res. 2015;29(11):3245-3252. doi:10.1519/JSC.0000000000001127
  • National Health Services. Why do I feel pain after exercise?. Recuperado el 18 de septiembre de 2020. https://www.nhs.uk/live-well/exercise/pain-after-exercise/
  • Mayo Clinic. Magnesium Sulfate (Oral Route, Topical Application Route, Route Not Applicable. (2020). Recuperado el 18 de septiembre de 2020.