¿Qué son las agujetas? 5 remedios caseros para aliviarlas

Para aliviar las agujetas podemos combinar diferentes técnicas como masajes localizados y duchas con ejercicios de calentamiento y estiramientos que nos permitan acondicionar los músculos

Después de una sesión de deporte más intensa de lo habitual o cuando hacemos algún tipo de ejercicio diferente aparecen las molestas agujetas. Estas pueden ser suaves o bien bastante intensas, hasta el punto de impedirnos realizar algunas de nuestras actividades diarias.

Descubre en este artículo cuáles son los mejores remedios caseros para aliviar las agujetas de manera rápida y efectiva. Podemos encontrar una solución natural en el vinagre de romero, el aceite de oliva, los aceites esenciales o la hidroterapia.

¿Qué son las agujetas?

Las agujetas son un dolor muscular que aparece entre 12 y 24 horas después de practicar una actividad física más intensa de lo habitual o a la que no estamos acostumbrados. Este problema puede durar entre 3 y 7 días.

Se caracteriza por una pérdida de la fuerza muscular, acompañada de tensión, sensibilidad y dificultad de movimiento. La causa puede ser la rotura de las fibras musculares, que causarían una inflamación, o bien una acumulación de ácido láctico entre los músculos.

Es importante destacar que cualquier tipo de ejercicio o esfuerzo puede provocarnos agujetas en cualquier parte del cuerpo. Por ejemplo, en algunos músculos que no solemos utilizar tanto. No obstante, existe una mayor probabilidad de padecerlas cuando hacemos ejercicios anaeróbicos como, por ejemplo, abdominales o pesas.

Lee también: ¿Por qué se producen las agujetas o calambres?

Prevenir las agujetas

La mejor manera de aliviar las agujetas es prevenirlas. Si seguimos estos consejos reduciremos el riesgo de sufrirlas:

  • Realizar ejercicio siempre de manera constante y progresiva.
  • Empezar cada sesión de manera suave e ir aumentando la intensidad gradualmente.
  • Hacer siempre estiramientos de cada músculo, antes y después de entrenar.
  • Beber agua suficiente a lo largo del día para que las fibras musculares estén bien hidratadas. Por lo menos, un litro y medio diario.
  • Una alimentación equilibrada y completa es siempre fundamental, en especial si practicamos deporte.
prevenir las agujetas

Remedios caseros para aliviarlas

1. Duchas a temperaturas alternas

Un remedio casero, natural, sencillo y muy económico son las duchas a temperaturas alternas. Es decir, combinar el agua fría con el agua caliente para activar la circulación y favorecer la recuperación lo antes posible.

Podemos hacerlas en todo el cuerpo, o bien de manera local sobre los músculos más afectados. Haremos 10 segundos a cada temperatura y repetiremos entre 8 y 10 veces.

Además de aliviar las agujetas también activaremos el metabolismo, mejoraremos el aspecto de la piel y notaremos una gran sensación de ligereza.

2. Cepillado en seco

El cepillado en seco es una técnica muy simple para mejorar la circulación y el drenaje linfático. También es un remedio de belleza para prevenir y tratar celulitis y estrías. Además, tiene la gran ventaja de que solamente necesitamos un cepillo.

Debemos cepillar la piel con una intensidad media y siempre en sentido ascendente. Podemos hacerlo durante 3 o 5 minutos, varias veces al día hasta notar mejoría. También podemos hacernos el cepillado antes de hacer ejercicio.

3. Friegas con vinagre de romero

El vinagre de romero es un remedio tradicional que nos permite activar la circulación y calmar el dolor gracias a sus dos ingredientes medicinales. Podemos comprarlo o bien prepararlo nosotros mismos.

Solamente tenemos que dejar macerar romero fresco en vinagre de manzana durante, por lo menos, 15 días. Así el líquido se impregnará de las propiedades de esta excelente planta medicinal.

vinagre de romero para las agujetas

4. Baño templado con sales de magnesio

Si queremos un remedio placentero que, además de aliviar las agujetas, nos ayude a relajarnos después de una buena sesión de deporte, la mejor opción es un baño. El agua debe estar templada, ni demasiado fría ni demasiado caliente, a una temperatura similar a la del cuerpo.

Podemos potenciar los efectos calmantes y analgésicos del baño si le añadimos sales de sulfato de magnesio. Este mineral es muy adecuado para equilibrar el sistema nervioso y el sistema muscular.

Ver también: El magnesio, un mineral completo

5. Masaje con aceite de oliva y aceites esenciales

Por último, podemos nutrir la piel y combatir el dolor con un masaje con aceite de oliva. Este alimento no solamente es imprescindible en una dieta saludable, sino que también es muy beneficioso para aplicarlo en la piel.

Podemos añadirle algún aceite esencial analgésico, como por ejemplo de jengibre, de menta, de canela, de eucalipto, de romero o de manzanilla. De este modo, será una loción muy efectiva y nos dejará un delicioso aroma sobre la piel.