¿Qué son los ácidos omega 3, omega 6 y omega 9?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 10 abril, 2019
Antonella Grandinetti · 14 abril, 2019
¿Has escuchado hablar de los ácidos grasos Omega? En este artículo te contamos qué son los ácidos Omega 3, Omega 6 y Omega 9 y ¡cuáles son sus beneficios!

Mucho se habla en la actualidad sobre los ácidos Omega 3, 6 y 9 pero ¿sabes exactamente qué son y para qué los necesita nuestro organismo? En este artículo, te explicamos todo al respecto para que entiendas su importancia nutricional ¡y no dudes en incorporarlos a tu dieta!

Los ácidos grasos de tipo Omega son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y nos ofrecen una serie de beneficios para la salud que enumeraremos a continuación. ¿Estás listo para descubrirlos? Continúa leyendo.

Ácidos Omega 3, 6 y 9: lo que necesitas sabes

Alimentos ricos en ácidos grasos de tipo Omega
Nuestro organismo necesita de los ácidos grasos Omega para su buen funcionamiento.

Los ácidos grasos son, básicamente, grasas «buenas» que sirven a nuestro organismo de muchas maneras diferentes. Dependiendo de los enlaces dobles que los compongan, se clasifican con una determinada numeración. Es decir, que su composición determina si se tratan de Omega 3, Omega 6 u Omega 9.

¿Qué son los ácidos grasos esenciales?

Los denominados «esenciales» son ácidos que nuestro cuerpo no sintetiza. Por este motivo, debemos ingerirlos a través de los alimentos. Estos son el Omega 3 (ácido linoleico) y el Omega 6 (ácido alfa linolénico). Los números que les acompañan indican su conformación estructural:

  • El ácido Omega 3 posee un doble enlace en su estructura en posición 3.
  • El Omega 6, por su parte, presenta el doble enlace en la posición 6.

Una vez en el cuerpo, estos se convierten en otros ácidos grasos poliinsaturados como el ácido eicosapentanoico, el ácido araquidónico o el ácido docosahexanoico. Merece la pena destacar que los ácidos grasos poliinsaturados ayudan a mantener en condiciones adecuadas las membranas celulares.

Además, también son los encargados de producir prostaglandinas, hormonas que regulan una serie de procesos corporales como la coagulación sanguínea, y ayudan a absorber y transportar las vitaminas liposolubles (A, D, E y K).

Quizá te interese: En España no se consumen suficientes ácidos grasos omega-3

1. Beneficios de los ácidos Omega 3

Alimentos ricos en omega 3
El Omega 3 está presente en alimentos como los pescados azules, el aguacate y las almendras.

Existen diferentes clases de Omega 3, en razón de su composición atómica. Veamos ahora cuáles son los principales beneficios de su inclusión en la dieta de toda la familia:

  • Los ácidos Omega 3 ayudan a aumentar el colesterol «bueno», además de reducir la presencia de triglicéridos.
  • Contribuyen a bajar la presión arterial.
  • El consumo habitual de Omega 3, combinado con el ejercicio físico regular, disminuiría el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Algunos estudios señalan que la administración de Omega 3 podría prevenir la enfermedad de hígado graso.
  • Podría prevenir la aparición de demencia.
  • Ayudaría al desarrollo cerebral de los bebés, motivo por el cual se recomienda que la madre incluya Omega 3 durante la gestación, lactancia y en la posterior alimentación complementaria del pequeño.
  • Mejora la densidad ósea.
  • Contribuye a la coagulación sanguínea.

La Organización Mundial de la Salud recomienda comer al menos dos porciones de pescado azul por semana, debido a su rico aporte en ácidos grasos Omega 3.

Si no te gusta el pescado, no te preocupes. El ácido Omega 3 está presente en otros alimentos como: los mariscos (mejillones y ostras), las espinacas, las coles de Bruselas, el pepino, las fresas, la piña, las almendras y las nueces, entre otros.

2. Beneficios del Omega 6

Huevos
Los huevos son fuente natural de Omega 6.

El organismo utiliza los ácidos Omega 6 principalmente como fuente de energía. No obstante, algunos estudios han señalado que su consumo tendría beneficios más allá del aporte energético:

Por supuesto, los beneficios mencionados tanto para el Omega 3 como para el Omega 6 dependen de una ingesta adecuada. Un consumo deficiente no traería aparejados dichos beneficios, así como un desbalance entre el consumo de ambos ácidos esenciales podría producir problemas de salud.

Entre las principales fuentes de Omega 6 encontramos: el aceite de girasol, la calabaza, los frutos secos, los huevos y el germen de trigo. Consulta con tu médico si es necesario que aumentes tu consumo habitual de Omega 6. Recuerda que su ingesta debe ser adecuada y no excesiva.

Descubre también: 5 síntomas de un déficit en ácidos grasos esenciales omega 3 y 6 que debes conocer

Descripción del ácido graso Omega 9

Aceite de oliva
El ácido oleico, uno de los Omega 9, está presente en el aceite de oliva.

El Omega 9 es un ácido graso monoinsaturado, con un único doble enlace en la posición del carbono 9. A diferencia de los ácidos esenciales, el cuerpo puede sintetizarlo. Dos de sus ácidos principales son el ácido erúcico, presente en la canola, y el ácido oleico, que se encuentra en uno de los pilares de la dieta mediterránea: el aceite de oliva.

Beneficios para la salud

La ingesta habitual de Omega 9 es recomendada, ya que presenta diferentes beneficios para la salud más allá de que nuestro organismo pueda sintetizarlo. De hecho, los ácidos Omega 9 son las grasas más abundantes en nuestras células:

  • Un análisis de diferentes estudios reveló que las dietas altas en grasas Omega 9 ayudarían a aumentar las concentraciones de colesterol HDL, sin repercutir en un aumento de colesterol «malo».
  • Otra investigación observó que aquellas personas que siguen una dieta alta en grasas monoinsaturadas tienen una mejor sensibilidad a la insulina.

Asegúrate de incluir los ácidos Omega 3, 6 y 9 en tu dieta habitual en su correcta medida. Si tienes dudas al respecto, consulta con tu médico de confianza. Él podrá responder a todas tus dudas y diseñar un menú a la medida de tus necesidades nutricionales.

  • NCBI. (2009). Benefits of fish oil supplementation in hyperlipidemia: a systematic review and meta-analysis. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12351465
  • NCBI. (2013). Effect of fish oil supplementation on serum triglycerides, LDL cholesterol and LDL subfractions in hypertriglyceridemic adults. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21924882
  • NCBI. (2015). Longer-term outcome in the prevention of psychotic disorders by the Vienna omega-3 study. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26263244
  • NCBI. (2008). Effects of n-3 polyunsaturated fatty acids in subjects with nonalcoholic fatty liver disease. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18054848
  • NCBI. (2008). Dietary omega 3 fatty acids and the developing brain. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18789910
  • NCBI. (1996). gamma-Linolenic acid treatment of rheumatoid arthritis. A randomized, placebo-controlled trial. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8912502
  • NCBI. (20015). Monounsaturated fatty acid-enriched high-fat diets impede adipose NLRP3 inflammasome-mediated IL-1β secretion and insulin resistance despite obesity. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25626736
  • NCBI. (1998). High-monounsaturated-fat diets for patients with diabetes mellitus: a meta-analysis. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9497173
  • North Carolina Department of Agriculture and Consumer Services. ¿Qué Son Ácidos Grasos Esenciales? https://www.ncagr.gov/fooddrug/espanol/documents/QueSonAcidosGrasosEsenciales.pdf