¿Qué son los antígenos y anticuerpos?

26 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Nuestro sistema inmunitario produce anticuerpos cuando detecta elementos dañinos, llamados antígenos. Un antígeno es una sustancia ajena al cuerpo que el sistema inmunológico reconoce como una amenaza.

Los antígenos y anticuerpos forman parte del sistema inmunitario, defendiéndolo, como es el caso de los anticuerpos, o bien atacándolo y provocando la activación de la respuesta inmune, como es el caso de los antígenos. Por tanto, nuestro sistema inmunitario produce anticuerpos cuando detecta elementos dañinos, llamados antígenos.

Un antígeno es una sustancia ajena al cuerpo que el sistema inmunológico reconoce como una amenaza. La gran variedad de anticuerpos que puede sintetizar nuestro cuerpo se debe a las combinaciones al azar de un conjunto de genes que codifican los distintos sitios de unión de los anticuerpos a los antígenos.

Antígenos y anticuerpos

Antígenos

Los anticuerpos, también denominados inmunoglobulinas, son usados por el sistema inmunológico para identificar y neutralizar estas sustancias extrañas al cuerpo que son los antígenos.

Los linfocitos B son los encargados de sintetizar los anticuerpos cuando se detectan antígenos. Los antígenos pueden ser tanto sustancias que proceden del exterior como sustancias que se hayan formado en nuestro cuerpo.

Los antígenos de histocompatibilidad (HLA) se forman en nuestro cuerpo y son propios de cada individuo, aunque sin llegar a ser exclusiva de un único individuo. Se encuentran en las células y los tejidos. Por este motivo, cuando una célula o un órgano de una persona se pone en contacto con los linfocitos de otra persona, estos reconocerán los HLA como no propios y los destruirán.

Los anticuerpos, como hemos dicho, son proteínas sintetizadas por el sistema inmunitario cuando este detecta elementos nocivos, llamados antígenos. Al igual que existen diferentes tipos de antígenos, existen distintos tipos de anticuerpos. Cada tipo de anticuerpo defiende al organismo contra una clase determinada de antígeno.

¿Cómo es la estructura de los anticuerpos?

La estructura que presentan todos los anticuerpos es muy similar, ya que todos presentan en su composición una proteína cuya forma característica es la «Y». Por esta razón, los anticuerpos mostrarán esta forma.

Además, presentan unas variaciones en los extremos de dicha proteína que es lo que aporta la diferencia a los anticuerpos. Esta parte de la proteína recibe el nombre de región hipervariable y, gracias a ella, cada variedad de anticuerpo se une a un antígeno diferente. En el momento en que un anticuerpo se encuentra con un antígeno que le es complementario, lo reconoce y lo marca para que otros miembros del sistema inmunitario lo ataquen.

Descubre: 6 hábitos para potenciar el sistema inmunitario

¿Cual es la función de los anticuerpos?

antígenos y anticuerpos

Los anticuerpos desempeñan la función de proteger al organismo, ya que forman parte del sistema inmunitario. Por este motivo, de una forma u otra atacan al elemento intruso al detectarlo en el organismo.

Los anticuerpos desempeñan su función de tres formas diferentes:

  • Impidiendo la entrada de los agentes patógenos a las células para evitar que las dañen.
  • Desencadenando que los patógenos sean eliminados por macrófagos y otras células.
  • Provocando que el agente patógeno sea destruido directamente mediante la activación de otras respuestas inmunes.

¿Qué estructura tienen los antígenos?

Los antígenos poseen una estructura tridimensional y una zona especifica de unión con los anticuerpos, que se llama epítopo. Esto hace que exista un gran número de anticuerpos para cada posible antígeno, ya que un mismo antígeno puede tener diferentes epítopos.

Estas zonas de unión son una parte fundamental de la estructura de los antígenos. Esto es debido a que son las partes que pueden ser reconocidas por un anticuerpo que le es específico y así activar la respuesta inmune. No obstante, los antígenos presentan unas zonas llamadas inmunodominantes. Se trata de las zonas del antígeno a las que se unen la mayoría de los anticuerpos.

También te puede interesar: ¿Qué significa un antígeno prostático específico (PSA) alto?

Función de los antígenos en la respuesta inmune

 

Debes saber que no todos los antígenos son capaces de activar la respuesta inmune, ya que esto depende también de los anticuerpos. Si estimulan la respuesta inmune, se llaman inmunógenos.

Estos antígenos son sustancias que nuestro organismo no es capaz de reconocer y por ello las rechaza. Son considerados como agentes patógenos que tienen como complementarios anticuerpos específicos.

Conclusión sobre los antígenos y anticuerpos

Cada anticuerpo tiene asignado un antígeno específico, es decir, son complementarios. No obstante, son complementarios para destruirse, ya que los anticuerpos reconocen a sus antígenos complementarios y, en ese momento, quedará activada la respuesta inmune para poder destruir al agente patógeno.

  • Vega, B. (2009). Anticuerpos. Medicgraphic-Inmunología Para El Médico General.

  • Anticuerpos: sus propiedades, aplicaciones y perspectivas. (2007). REVISTA MÉDICAS UIS.

  • Moro, L. (2010). Sistema Inmune. Bases Biológicas de La Producción Animal.