¿Qué son los «mensajes yo»?

9 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Montse Armero
La comunicación humana se caracteriza por ser extremadamente compleja. Por esa razón, hemos desarrollado una serie de estrategias que nos permiten expresarnos de forma más adecuada. Una de ellas son los «mensajes yo». En este artículo te explicamos en qué consisten.

Los «mensajes yo» son una herramienta de comunicación especialmente útil cuando queremos expresar nuestros pensamientos o emociones sin herir a nuestro interlocutor.

Imaginemos, por ejemplo, una situación en la que no nos gusta cómo actúa otra persona. A la mayoría nos resultará difícil expresar nuestro malestar y los sentimientos que ello nos genera.

Cuando se dan este tipo de circunstancias, muchas veces evitamos decir lo que realmente pensamos por no entrar en conflicto y, si lo decimos, no acabamos de encontrar las palabras adecuadas para ser lo suficientemente asertivos y no ofender al otro.

En este caso, los «mensajes yo» son una técnica muy adecuada porque nos permiten expresarnos de forma respetuosa sin hacer reproches.

¿En qué consisten los «mensajes yo»?

Los «mensajes yo» son una estrategia de comunicación que nos dan la posibilidad de mostrar nuestros sentimientos de manera asertiva, sin atacar a nuestro interlocutor.

Para llevarlos a cabo, priorizamos hablar en primera persona, centramos la atención en el hecho sobre el que se está hablando y describimos qué emociones nos genera.

¿En qué consisten los «mensajes yo»?
Los «mensajes yo» son un recurso de comunicación que nos permite expresarnos de forma más asertiva, disminuyendo el conflicto cuando manifestamos algo que no nos gusta.

Por ejemplo, decir: «¡Tú nunca recoges ni pones nada en su sitio, siempre te estás escaqueando!» es una crítica que podría darse entre dos personas que conviven. Ante esta frase, es fácil que la persona aludida se sienta agredida y responda de forma similar.

En cambio, decir: «Este último mes he llevado todo el peso del orden en casa y me he sentido poco apoyado», será una forma mucho más adecuada. La persona describe lo que ha sucedido y manifiesta cómo se ha sentido, pero no pone el foco en acusar al otro.

Expresar el mensaje de este modo genera que el interlocutor pueda sentir más empatía hacia nosotros, además de no sentirse juzgado y manifestar más fácilmente sus emociones.

Lee también: 5 errores de comunicación comunes en las parejas

Diferencias entre los «mensajes yo» y los «mensajes tú»

Los «mensajes tú» son los que habitualmente utilizamos en una discusión mal gestionada. Veamos algunas de las diferencias con los «mensajes yo».

Culpar

Los «mensajes tú» obstaculizan una buena comunicación, ya que la otra persona puede sentirse fácilmente atacada si le echamos la culpa de lo sucedido. Poner énfasis en la culpabilidad solo conseguirá el efecto contrario: que se defienda, que no asuma su parte de responsabilidad y que contraargumente con otras críticas.

Por su parte, los «mensajes yo» minimizan una actitud defensiva. Nuestro interlocutor no responderá del mismo modo si decimos: «Ayer estuve fatal por tu culpa», que si decimos: «Ayer me sentí triste porque no me llamaste».

Juzgar

En los «mensajes tú», el emisor emite un juicio sobre la otra persona que lo único que genera es más resentimiento. Por ejemplo, decir: «¡Siempre haces lo mismo, no vas a cambiar nunca!», impedirá que la otra persona quiera solucionar el problema.

En cambio, decir: «Me pongo muy nervioso cuando no me avisas si llegas tarde», será una mejor opción porque describe la emoción y evita juzgar al otro.

Diferencias entre los «mensajes yo» y los «mensajes tú»
En los «mensajes tú» se emiten juicios que dificultan una buena comunicación. Por lo tanto, es una forma de hablar que dificulta la resolución de los problemas.

Solucionar el conflicto

Los «mensajes tú» no solucionan el problema de base, al contrario, habitualmente lo empeoran. Sin embargo, los «mensajes yo» son una buena estrategia para encontrar una solución entre las dos partes implicadas.

Focalizar la atención en describir lo sucedido, expresar cómo nos hace sentir y plantear una alternativa, pueden ayudar en gran medida a solucionar el conflicto.

Lee también: 7 tipos de conflictos y cómo solucionarlos

¿Cómo utilizar los «mensajes yo»?

  • Formulamos la frase en primera persona: «Me preocupo cuando…», «Me siento mal cuando…», «Estoy triste porque…».
  • Describimos la conducta de la otra persona de la forma lo más objetiva posible: «Cuando llegas tarde sin avisar…», «Cuando te explico cómo me ha ido el día y estás pendiente de otros asuntos…», «Cuando hablas despectivamente de mi mejor amigo…».
  • Explicamos cómo nos hace sentir ese comportamiento: «…siento que no me respetas ni valoras mi tiempo», «…me siento ignorado», «…siento que no me valoras lo suficiente».
  • Proponemos una solución: «Te agradecería que, si vas a llegar tarde, me avisases con antelación.», «Preferiría que la próxima vez fuésemos a comprar temprano para evitar tantas colas», «Me gustaría que la semana que viene nos hiciésemos cargo de la colada a medias».

Los «mensajes yo» resultan útiles para comunicarnos con cualquiera: amigos, pareja, familia, compañeros de trabajo o personas que acabamos de conocer.

Lo importante de comunicarnos de este modo es que evitamos que la otra persona se sienta acusada o culpable. Al contrario, ve que le exponemos una situación que estamos viviendo y que la implicamos en la solución pero sin atacarla.

De ese modo, no se pondrá a la defensiva y entenderá que no nos sentimos bien, por lo que será mucho más fácil que quiera colaborar en resolver el conflicto.

  • Armero, M. (2018). Aprendiendo a vivir. Uno Editorial.
  • Castanyer, O. (2014). Aplicaciones de la asertividad. Editorial Desclée de Brouwer.
  • De Castro, A. (2013). La comunicación oral: Técnicas y estrategias. Editorial Universidad del Norte.