¿Qué son los sabañones? Descubre 7 remedios caseros para tratarlos

26 julio, 2018
Tanto la infusión como el aceite de caléndula son dos remedios muy efectivos para aliviar las molestias causadas por los sabañones y acelerar su curación.

Cuando llegan días fríos aparecen también los sabañones. La piel de las manos, los pies y las orejas se enrojece y se inflama por el cambio de temperatura. Suelen producir quemazón y picor y pueden llegar a ser muy molestos cuando se sufren de manera frecuente.

Descubre en este artículo qué son los sabañones y cuáles son los mejores remedios caseros para tratarlos. Con ingredientes naturales como el árnica, el romero, la cebolla o la patata podremos solucionar este trastorno de manera efectiva y rápida.

¿Qué son los sabañones?

sabañones

Los sabañones son la consecuencia de la vasoconstricción y vasodilatación repentina que sufrimos en las partes distales de nuestro cuerpo: las manos, los pies, la nariz y las orejas. Esto sucede cuando la temperatura baja y es más frecuente en niños, mujeres y ancianos, aunque cualquier persona podría padecerlos. Suelen estar relacionados, además, con problemas de circulación.

Cuando aparecen los sabañones suelen estar acompañados de otros molestos síntomas, como enrojecimiento, dolor, ardor o picor. En algunos casos, la piel puede llegar a ponerse morada y pueden aparecer úlceras o ampollas.

El frío como factor externo y una mala circulación como factor interno son los causantes principales de los sabañones. No obstante, la humedad y la ropa inadecuada también pueden influir en su aparición.

No te pierdas: ¿Abrigarse o poner mantas? Cómo dormir cuando hace frío

Remedios caseros para tratarlos

Para tratar los sabañones necesitamos remedios caseros que aporten los siguientes efectos de manera natural:

  • Antiinflamatorios: Para reducir el enrojecimiento y la inflamación.
  • Calmantes: Para relajar la zona y aliviar el dolor.
  • Circulatorios: Para favorecer una buena circulación, acelerar la recuperación y prevenir nuevos sabañones.

1. Patata

¿Quién no tiene patatas a mano? Este tubérculo es un remedio casero, barato y eficaz para diferentes trastornos, con la gran ventaja de que siempre lo tenemos al alcance. En este caso, podemos usar el jugo de patata cruda.

La patata reduce las inflamaciones y calma el dolor. Es muy efectiva en casos de afecciones cutáneas por una exposición prolongada al sol o por el frío como, por ejemplo, los sabañones.

2. Jengibre

El jengibre es adecuado para tomar como remedio y también para aplicar de manera tópica. Aunque tiene la virtud de aportar calor, también tiene un alto poder antiinflamatorio y analgésico. Además, al mismo tiempo estimula la circulación.

Para tratar los sabañones podemos utilizar aceite esencial de jengibre diluido en un aceite vegetal (coco, oliva, almendra, germen de trigo, etc.). También podemos usar su jugo o su infusión concentrada.

3. Árnica

El árnica es una flor con tantas propiedades para diferentes dolencias que no puede faltar en nuestro botiquín de primeros auxilios. Además, la podemos encontrar en múltiples formatos: gel, crema, aceite, homeopatía, tintura, etc.

El árnica favorece la circulación local en la zona donde la apliquemos. De este modo, podemos aliviar sabañones, golpes, lesiones, moratones, etc. De hecho, es uno de los primeros remedios que podemos usar con los niños.

¿Lo sabías? Descubre la flor que alivia dolores musculares y cura moratones

4. Caléndula

 

La caléndula es el segundo remedio de emergencia después del árnica. Esta flor de color anaranjado es muy efectiva para calmar y aliviar el picor tan frecuente en los sabañones y otras afecciones cutáneas.

Podemos encontrar diferentes tipos de lociones y cremas a base de caléndula, así como su extracto natural. También podemos usar su aceite puro, el cual es muy adecuado para nutrir las pieles más sensibles y delicadas.

5. Cebolla

Otro remedio casero que todos tenemos a mano para aliviar los sabañones es la cebolla. Este superalimento nos ayuda a calmar el picor que provoca este trastorno de manera rápida y natural, y sin efectos secundarios para la salud.

Podemos restregarnos la cebolla de manera directa sobre la piel o bien prepararla a modo de cataplasma. También podemos dejarnos puesta una rodaja sobre el sabañón y cubrirla con una venda para que no se caiga.

6. Romero

El romero es una de las plantas medicinales más populares para activar la circulación del organismo. Las friegas con alcohol o vinagre de romero son muy reconocidas para mejorar el riego sanguíneo de cualquier parte del cuerpo.

Al tener la zona inflamada, es posible que el alcohol o el vinagre nos puedan irritar más la zona. Por este motivo, recomendamos optar por la infusión concentrada de romero. También podemos utilizar su aceite esencial puro en pequeña cantidad, siempre diluido en otros aceites vegetales más suaves.

Te puede gustar