Los termorreceptores

28 noviembre, 2017
El proceso que llevan a cabo estos termorreceptores se denomina termorrecepción.

Todas las células del cuerpo son capaces de percibir los cambios de temperatura. No obstante, los termorreceptores o receptores de la temperatura son unos sensores que se encuentran en la piel y se encargan especialmente de percibir  los cambios de temperatura y los distintos grados de frío o calor con respecto al entorno que rodea al cuerpo.

Los distintos grados de temperatura pueden influir en las reacciones químicas que se llevan a cabo dentro del cuerpo, como pueden ser el transporte de oxígeno y el metabolismo, entre otros.

¿Qué es la temperatura?

Temperatura normal de nuestro cuerpo

La temperatura es la magnitud con la que se mide la cantidad de calor o de frío que un cuerpo tiene, también está relacionada con la sensación térmica que se siente al tocar o coger los objetos de nuestro alrededor. Se pueden encontrar tres tipos diferentes de temperatura en el cuerpo humano:

  • Temperatura central. Se trata de la temperatura que tienen los componentes de nuestra cabeza, las cavidades torácicas y los abdominales. La temperatura central se mantiene de forma constante.
  • Temperatura superficial. La temperatura superficial es la que tenemos en la piel, el tejido subcutáneo y la masa muscular de nuestro cuerpo. Esta temperatura aumenta o disminuye dependiendo la temperatura ambiental.
  • Temperatura corporal. La temperatura corporal es la suma de la temperatura superficial y la central, estas son multiplicadas por la temperatura que hay en el ambiente.

¿No lo sabías? ¿Cuándo se considera grave una temperatura corporal alta?

¿Cómo funcionan los termorreceptores?

Por norma general, el proceso de termorrecepción es el mismo en todos los animales, incluidos los seres humanos. En la termorrecepción los termorreceptores del organismo se encargan de detectar el frío o el calor del ambiente. Una vez que han sido activados, estos mandan una señal al sistema nervioso, ahí la señal es enviada al cerebro en forma de impulso. En el cerebro es donde se produce la respuesta térmica de nuestro cuerpo

Los termorreceptores del ser humano se activan cuando se encuentran en contacto con una temperatura inferior a 20ºC, aun así, son extremadamente sensibles a temperaturas inferiores a 30ºC, ya que nuestra temperatura neutral oscila entre los 30 °C – 35° C. Esto puede variar de una especie a otra.

Por otra parte, los termorreceptores que se encargan de detectar el calor. Estos se activan cuando están expuestos a temperaturas superiores a 41°C y son sensibles a cambios que superen la temperatura de la piel.

Esto no es así en todas las especies, en algunas, la activación de los termorreceptores se produce cuando están en contacto con una temperatura de 45° C

Los termorreceptores de los seres humanos

Los termorreceptores de los seres humanos g

En la piel existen dos tipos diferentes de termorreceptores que son los encargados de percibir los cambios de temperatura. Estos son los siguientes:

  • Los corpúsculos de Krausse. Se activan cuando detectan la sensación de frío, se pueden encontrar en la capa más profunda de la piel y en la lengua.
  • Los corpúsculos de Ruffini. Se activan cuando estamos en contacto con una fuente de calor y se encuentran en la zona más profunda de la dermis.
    • La cantidad de los corpúsculos de Ruffini  que tiene el ser humano es menor que la de los corpúsculos de Krausse, estos solo se pueden encontrar en la punta de los dedos, en la palma de las manos y en la planta de nuestros pies.

¿No lo sabías? Cómo reacciona nuestro cuerpo a estas situaciones extremas

Los termorreceptores de los animales

  • Los animales homeotermos o también conocidos como animales de sangre caliente son aquellos capaces de mantener su temperatura corporal sin que la temperatura del ambiente les afecte, esto ocurre gracias a unos pelos o plumas que le cubren el cuerpo.
    • En estos animales la respuesta de los termorreceptores puede venir del sistema somático o del sistema autónomo.
    • El sistema somático es el que da respuestas voluntarias; es decir, el individuo es el que decide qué hacer y cómo responder ante el estímulo que ha percibido. Mientras que el sistema autónomo es el que da respuestas involuntarias, producidas sin que el organismo sea consciente, ni tenga el control sobre ellas; como puede ser pestañear cuando un objeto se aproxima al ojo, respirar, etcétera.
  • Los animales heterotermos o de sangre fría: son aquellos que no tienen la capacidad de mantener su temperatura constante por ellos mismos.
    • En estos animales la respuesta que dan ante los cambios de temperatura es únicamente voluntaria, por ello la regulan a través de otros medios, como puede ser, arrimándose a otro individuo para quitarse el frío, o en el caso de tener calor ponerse a la sombra.

Los termorreceptores de las plantas

plantas aromáticas

Las plantas en sí no tienen termorreceptores, pero eso no quiere decir que no sean capaces de dar una respuesta a los estímulos térmicos que perciben en el ambiente.

La respuesta que efectúan las plantas a dichos cambios térmicos son simplemente movimientos, también conocidos como nastias; uno de ellos puede ser la termonastia. Muchas flores presentan movimientos termonásticos que consisten en abrir o cerrar sus los pétalos, consiguiendo con esto cambiar su temperatura interior.

Te puede gustar