¿Qué son y cómo se tratan los edemas?

Yamila Papa 29 agosto, 2014

Básicamente, los edemas son la acumulación de líquidos en el cuerpo, de forma anormal, ya sea en el sistema circulatorio como en las células. Puede provocar diferentes problemas adicionales y al principio no es algo que se detecta externamente, pero que luego se va manifestando en diversas partes. Conoce en el siguiente artículo más datos sobre los edemas y cómo tratarlos.

Causas de los edemas

Las razones por las cuáles una persona puede sufrir de edemas en cualquier parte del cuerpo son diversas, entre ellas: ciclos menstruales (modifican los niveles de hormonas), anticonceptivos orales, embarazo, estar muchas horas de pie a diario (según el tipo de trabajo que se realice), alergias a ciertos medicamentos, beber poca agua, obesidad, problemas en los riñones y consumo excesivo de sal.

Retencion de liquidos

Cuatro tips para reducir los edemas

Este problema aparece en la mayoría de los casos en las piernas, pero también puede ocurrir en otras áreas del cuerpo. Si sufres de edemas en los miembros inferiores, toma nota de estos consejos:

  • Eleva las piernas. Cambia algunos de tus hábitos o estilo de vida. Por ejemplo, al llegar a casa después del trabajo puedes elevar las piernas durante unos 30 minutos. Trata de que estén lo más arriba posible o al menos, utiliza una silla y apoya los talones cuando estés sentado en el sofá. Otra opción es acostarte y elevar las piernas para que queden perpendiculares al suelo o bien dormir con las piernas en alto, ayudándote con almohadones debajo de las rodillas o tobillos.
  • Realiza más ejercicio. Aunque un aumento en la circulación puede parecer contradictorio si quieres reducir los edemas, el deporte o ejercicio físico es un cambio más que recomendado por los médicos. No tiene que ser extenuante, simplemente una caminata diaria, un poco de bicicleta, natación o aquagym. Mover las piernas cuando están hinchadas puede servirte para que el exceso de líquido “se mueva”.
  • Reduce la ingesta de sal. El sodio está presente en muchos alimentos manufacturados y preparados, pero también en la sal que le viertes a la comida. El exceso de sodio aumenta la acumulación de líquidos y empeora el cuadro cuando hay edemas. Evita todo tipo de empanados, congelados, snacks, fast food, etc. Para no caer “en la tentación”, no lleves el salero a la mesa, coloca en el plato antes de comer.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura. Las variaciones tan extremas como tomar una ducha con agua hirviendo cuando hace mucho frío o ingresar a una piscina con agua fría al mediodía en verano agravan la condición. Siempre debes vestir acorde a la época del año y las condiciones climáticas. No te pongas pantalones muy ajustados o de telas sintéticas.

Retencion de liquidos

Remedios populares para los edemas

  • Bebe una infusión hecha con mazorcas de maíz. Cocina a fuego lento dos o tres mazorcas sin los granos, lo más frescas posible, en un litro de agua, por una hora. Bebe hasta tres tazas por día para aprovechar las bondades diuréticas de este cereal.
  • Bebe al día dos tazas de una infusión de manzanilla, alfalfa, cola de caballo o hinojo. La dosis es de un puñado de la hierba por taza de agua hirviendo.
  • Realiza un té de perejil. Añade un taza de esta aromática picada en medio litro de agua hirviendo. Tapa y deja reposar 40 minutos. Cuela y bebe con cada comida. No está aconsejado para mujeres embarazadas.

Perejil

  • Bebe una mezcla de miel y polen de abeja en partes iguales. Disuelve en un vaso de zumo de fruta natural, por ejemplo de naranja.
  • Bebe al día varias tazas de una infusión hecha con un puñado de semillas machacadas de calabaza en un litro de agua hervidas durante 30 minutos. Cuela y bebe a lo largo de toda la jornada.
  • Cocina una cebolla mediana cortada en rodajas con un poco de agua, durante 20 minutos. Cuela el agua y bebe tres veces al día. No está aconsejado en el caso de problemas digestivos tales como gastritis o úlcera gastrointestinal.
  • Realiza un masaje en la zona afectada con 5 gotas de aceite esencial de limón, 7 de lavanda y 5 de naranja. Los movimientos deben ser circulares y el masaje realizarse durante unos quince minutos.

masaje piernas

  • Calienta un litro de agua hasta que rompa el hervor. Añade algunos rabos de cerezas, la piel de media manzana, la mondadura de una pera y la corteza de un limón. Deja reposar 15 minutos, cuela y bebe hasta tres tazas por día.
  • Realiza un batido o zumo de sandía (quitando las semillas y la corteza). Bebe un litro por día aproximadamente.
  • Coloca dos cucharaditas de ortiga en una taza de agua hirviendo. Deja infusionar por cinco minutos, cuela y bebe. Repite dos veces al día cómo máximo.
  • Macera una cucharada de diente de león en medio litro de agua tibia. Deja por cuatro horas, hierve cinco minutos y cuela. Bebe dos tazas al día.

Diente de leon para depurar

  • Hierve un manojo de berro en medio litro de agua, durante 30 minutos. Tapa y deja refrescar 10 minutos más. Bebe tres vasos por día.
  • Hierve medio litro de agua y vierte 10 gramos de raíz de perejil, 10 gramos de manzanilla y 20 gramos de frutos de enebro. Cuela y deja refrescar. Bebe antes de las dos comidas principales del día.
  • Vierte dos cucharadas de flores de borraja en una taza de agua hirviendo. Tapa, dejar refrescar, cuela y bebe hasta dos tazas al día.
  • Incluye espárragos crudos en las ensaladas algunas veces a la semana. No “cuentan” hervidos, cocidos ni guisados, porque pierden sus propiedades curativas.
Te puede gustar