¿Qué sucede en tu cuerpo cuando te aguantas las ganas de orinar?

El problema de aguantarse las ganas de orinar es que acumulamos las toxinas que estaban destinadas a expulsarse demasiado tiempo, y esto puede derivar en infecciones no deseadas

Todos alguna vez, con mayor o menor frecuencia, nos hemos aguantado las ganas de orinar. La mayoría de ocasiones estamos en una situación en la que es imposible acceder a un baño  o inmersos en medio de algún compromiso laboral que nos impide ir en el momento preciso.

No obstante, cuidado si es algo que haces habitualmente, porque tiene consecuencias. Esto es lo que sucede en tu cuerpo cuando te aguantas las ganas de orinar.

Lo que te puede ocurrir por aguantar las ganas de orinar

Infección de orina

Infeccion estomacal

Si eres una persona con tendencia a aguantar las ganas de orinar antes que ir al baño de manera periódica cuando están en lugares como el trabajo, ten cuidado.

Una de las consecuencias son las infecciones de orina. Y es que es fácil que, en estos casos se acabe, derivando en una infección bacteriana, algo que afectaría al tracto urinario.

El motivo es muy sencillo, la orina tiene gérmenes y si están posados más tiempo del debido puede desembocar en una infección.

Ver también: 6 bebidas naturales para tratar las infecciones urinarias

Formación de cálculos en los riñones

Hay personas que son propensas a la formación de cálculos renales. Si es tu caso y además sueles aguantar las ganas de orinar, entonces solo harás que tu estado empeore.

La formación de pequeñas piedras en los riñones se suele evacuar por la orina, siempre y cuando sea algo menor, pero si se acumula, solo conseguirás que estas piedras no se puedan eliminar ya por esta vía y acabes en un quirófano.

Para evitar la formación de cálculos en los riñones tendrás que beber mucha agua e ir al baño siempre que tu cuerpo te lo pida, puesto que solo así conseguirás eliminar los restos de suciedad que hay en tu riñón, limpiándolo por completo y no empeorando su estado.

Cistitis

cistitis ganas de orinar

Si se aguanta durante mucho tiempo la orina, al final, las paredes de la vejiga se acaban inflamando y se da lugar a una afección que se conoce bajo el nombre de cistitis.

El National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (NKUDIC) indica que esta afección se caracteriza por la necesidad de orinar con frecuencia y urgencia, acompañado de ardor.

Si sientes que tienes dolor pélvico, al orinar te molesta y a su vez evacuas poca cantidad, quizá debas ir a tu médico. Tienes los síntomas tradicionales de estar padeciendo cistitis.

Vejiga dilatada

Aunque pueda parecer lo contrario, la vejiga tiene una capacidad muy limitada y forzándola solo conseguirás ensancharla.

La vejiga puede albergar alrededor de unos tres vasos de agua, por lo que se ha de tener en cuenta esta medida para saber un poco la cantidad de líquido que se ha de ingerir en el caso de que no tengas la posibilidad de ir al baño siempre que quieras.

Cuando la vejiga esta llena, hay unos receptores en el cerebro que se encargan de mandar una señal que nos indica que hay que ir al baño, y el propio cerebro provoca ganas de orinar para que le hagamos caso. No hacerlo hará que la vejiga se dilate.

Conjunto de efectos adversos

she suffers a cold

Si te aguantas la orina por costumbre, tu cuerpo experimentará una serie de efectos adversos que tú no asociarás con esto, pero que están relacionados. Por ejemplo, las bacterias presentes en la orina pueden provocarte fiebre, escalofríos, dolor de estómago, entre otros.

Te recomendamos leer: Cómo limpiar la vesícula biliar con sales de Epsom

Hinchazón

Si no expulsas los líquidos tendrás una molestia sensación de hinchazón. Además tu cuerpo se acostumbrará a retener cada vez más estos líquidos y ya no podrás expulsarlos tan fácilmente aunque tú quieras.

La retención de líquidos, además de malestar, puede llegar a provocar infecciones, por lo que lo mejor es que no des lugar a ello y vayas al baño con regularidad.

¡Para tener en cuenta!

Cuando el sistema urinario está sano, retener la orina de forma ocasional no representa un problema. Sin embargo, hacerlo de forma prolongada y recurrente suele generar molestias casi inmediatas. Si bien no hay una pauta fija sobre cuánto tiempo se puede retener la orina, lo mejor es expulsarla lo antes posible.

Entrenar el suelo pélvico, mantener una dieta saludable y evitar el consumo excesivo de estimulantes puede ayudar a reducir las reacciones indeseadas de aguantar las ganas de orinar.

  • Al-Badr, A., & Al-Shaikh, G. (2013). Recurrent urinary tract infections management in women: A review. Sultan Qaboos University Medical Journal, 13(3), 359–367 ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3749018/ 
  • Matlock, K. A., Tyroch, A. H, Kronfol, Z. N., McLean, S. F., & Pirela-Cruz, M. A. (2013, June). Blunt traumatic bladder rupture: A 10-year perspective. Am Surgery, 79(6), 589-593 ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23711268 
  • Selius, B. A., & Sbedi, R. (2008, March 1). Urinary retention in adults: Diagnosis and initial management. American Family Physician, 77(5), 643-650 aafp.org/afp/2008/0301/p643.html