¿Qué tan beneficioso es el amor para la salud?

Thais Guillén Otero · 6 marzo, 2020
El amor nos hace sentir bien, pero hoy descubriremos de qué manera puede repercutir sobre nuestra salud.

El amor es un sentimiento muy fuerte y poderoso. Cuando estamos enamorados nuestra perspectiva del mundo cambia, nos sentimos dichosos. Pero ¿sabemos cuán beneficioso es el amor para la salud?

Hoy descubriremos cómo todas las sensaciones que notamos cuando estamos enamorados repercuten sobre nuestro estado de salud. ¿Será tan beneficioso como pensamos?

El amor y el cerebro

Como bien señala un estudio publicado en 2010 en la revista Medigraphic, «el amor es una fuerte inclinación emocional hacia una persona y en un sentido más amplio hacia un grupo de personas».

Sin embargo, a pesar de que esta definición la asociemos con la idea del amor romántico, lo cierto es que el amor no se siente en el corazón, sino en el cerebro. Veamos qué sucede cuando nos enamoramos.

Pareja con corazón

  • El sentimiento humano que denominamos «amor» está asociado a distintos neurotransmisores.
  • El amor responde a nuestro sistema de recompensa mediante el cual desarrollamos conductas que respondan a determinados hechos placenteros.
  • La liberación de dopamina al estar con la persona amada nos llena de bienestar y nos hace desear volver a estar con esa persona.
  • La oxitocina aumenta cuando miramos a la otra persona a los ojos o le damos la mano fortaleciendo, así, el vínculo.

Lee: ¿Cómo actúa el cerebro cuando estamos enamorados?

Beneficios del amor para la salud

Ahora que hemos aprendido un poco más sobre cómo nos enamoramos, vamos a ver qué beneficios tiene el amor para la salud. ¡Vamos allá!

El amor podría reducir el estrés

Estar enamorado podría reducir el estrés. ¿Cómo puede ocurrir esto? Según una revisión publicada en 2005 por la revista Neuroendocrinology Letters el amor activa áreas del cerebro responsables de la atención, la emoción, la memoria y la motivación. Además, el amor podría tener un papel en el control del sistema nervioso autónomo, es decir, en el control del estrés.

El amor nos mantiene alerta

En el momento en el que nos sentimos atraídos por alguien, se libera norepinefrina. La liberación de este neurotransmisor tiende a provocar:

  • Mayor agudeza (en los instintos)
  • Energía
  • Insomnio
  • Pérdida de apetito

Así, es normal que, cuando nos sentimos atraídos hacia alguien, nuestro cuerpo y nuestra mente estén en alerta, y sintamos más energía. Así lo explican investigadores estadounidenses en un estudio publicado en 2006 sobre el funcionamiento cerebral del amor romántico.

Pareja corazón manos

Descubre: 36 preguntas para enamorarse y enamorar en una hora

Aumenta nuestra felicidad

La liberación de dopamina de la que hablábamos puede hacernos sentir más felices. Como consecuencia, podemos ser capaces de ver oportunidades en las dificultades y en nuestra mente pueden abundar más los pensamientos positivos.

En concreto, lo que ocurre es que las vías de dopamina en el cerebro juegan un papel en los sentimientos placenteros, la atención enfocada, la motivación y los comportamientos orientados a objetivos asociados con el amor romántico. Así lo asegura el estudio publicado en 2006 llevado a cabo por investigadores estadounidenses del que hablábamos.

El amor para la salud: Conclusión

El amor y el placer tienen la capacidad de sanar o facilitar la motivación y el comportamiento beneficiosos, además de garantizar la supervivencia de los individuos y sus especies. Después de todo, el amor es una actividad alegre, pero útil. No es como si pudiera curar, pero desde luego el amor genera sensaciones positivas en nuestro organismo.

A pesar de que la idea del amor romántico la tenemos muy presente, en realidad el enamoramiento no es más que una serie de circunstancias que suceden en nuestro cerebro.

Lo mejor es que, como hemos visto, sí es beneficioso el amor para la salud, ya que nos sumerge en un estado de bienestar que es muy gratificante. ¿Cómo te sientes cuando estás enamorado? ¿Notas que nada podría hacerte sentir triste?

  • De la Fuente, J. (1997). El lenguaje desde la biología del amor. Literatura y lingüística, (10).
  • Maureira, F. (2009). Amor y adicción: comparación de las características neurales y conductuales. Revista Chilena de Neuropsicología4(2), 84-90.
  • Muñante, R. M. El amor: hay (bio) química entre nosotros. Revista de Química27(1-2), 29-32.
  • (2010). Retrieved 5 March 2020, from https://www.medigraphic.com/pdfs/residente/rr-2010/rr101b.pdf
  • Esch, T., & Stefano, G. B. (2005). Love promotes health. Neuroendocrinology Letters, 26(3), 264-267.
  • Fisher, H. E., Aron, A., & Brown, L. L. (2006). Romantic love: a mammalian brain system for mate choice. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 361(1476), 2173-2186.