¿Qué tan buena es la ortiga para el cabello?

La ortiga es una de las plantas que se pueden emplear para el beneficio capilar. ¿Sabes para qué se usa? A continuación te contamos más al respecto.

¿Sabías que la ortiga es una planta conocida por ayudar a combatir la caspa y la caída del cabello? Pues sí, esta planta que crece espontáneamente en muchos lugares es un poderoso ingrediente para el cuidado del cabello.

El cabello demanda ciertos cuidados en vista de que puede verse afectado por diversos factores ambientales. Sumado a ello, la acción de los radicales libres sobre el cuero cabelludo es bastante fuerte. Causa deterioro sobre la piel y, a la larga, provoca la aparición de caspa y otras afecciones.

Afortunadamente, para cuidar de la salud de nuestro cabello existen diversas alternativas con el fin de contrarrestar los daños y favorecer el crecimiento, potenciar el brillo, etcétera. Cabe destacar que la mayoría de las alternativas que resultan más beneficiosas tienen un origen natural.

La ortiga

ortiga

Dentro de las alternativas que ofrece el reino vegetal resalta la ortiga, una planta muy común. Crece en zonas húmedas. Por lo general, cerca de una fuente de agua (lago, río, estanque, etcétera). De hecho, forma parte del grupo de ”malas hierbas” que, a menudo, se quieren eliminar a toda costa del jardín.

La ortiga es una planta que se caracteriza por tener varias propiedades: antibacterianas, antihistamínicas, depurativas, antiinflamatorias. Su uso en la medicina puede ser variado, aunque se suele aprovechar en infusiones o en tónicos.

En los herbolarios, se puede encontrar en cápsulas. Aunque se trata de la presentación menos conocida, resulta igualmente beneficiosa. También se puede ingerir directamente (en ensaladas, por ejemplo).

Lee también: Tónico capilar con romero, canela, ortiga y miel de abeja

Beneficios de la ortiga para el cabello

La ortiga es muy útil para el cuidado del cabello porque ayuda a regular la producción de grasa en el cuero cabelludo y a liberar las toxinas acumuladas. En consecuencia, promueve la salud capilar.

Las personas que conocen esta planta suelen incluir algunas hojas dentro de su champú de uso habitual para aprovechar sus beneficios. Por otra parte, también la incluyen en sus mascarillas capilares caseras, tónicos, etcétera.

La ortiga es una planta rica en vitaminas del grupo A, B, C, E y minerales como el hierro, calcio, azufre, magnesio o zinc

1. Previene la caída del cabello

caida-de-cabello

Al estimular la circulación sanguínea, los folículos capilares se fortalecen y esto evita tanto el debilitamiento como la caída del cabello.

2. Regula la producción de grasa

De todos los tipos de cabello que existen, el graso es uno de los más complicados a la hora de cuidar día a día. No obstante es un problema muy común y que sí tiene solución.

El exceso de sebo y la aglomeración de partículas extrañas pueden ser algo muy molesto. Por suerte, una planta como la ortiga ayuda a regular los excesos de grasa. ¿Cómo lo hace? Al depurar las toxinas del cabello y combatir las bacterias que ocasionan el incremento en la producción de grasa en el cuero cabelludo.

Te recomendamos leer: 5 ingredientes naturales para tratar el cabello seco

3. Fortalece el cabello

crecimiento-cabello

En vista de los beneficios anteriores, el cabello experimenta un fortalecimiento considerable cuando se utiliza la ortiga con regularidad. Sin embargo, el gran secreto de esta planta no solo radica en el hecho de que es rica en vitaminas y minerales sino que también es una fuente de hidratación poderosa.

De esta manera, al limpiar e hidratar el cabello, se favorece el aumento de volumen y la calidad de los nuevos cabellos que se encuentran en crecimiento. Por ello, tras apenas una semana de uso, el cabello adquiere un aspecto mucho más saludable. Al mes, la persona ya goza de una melena espléndida.

Cómo aprovechar esta planta

Para aprovechar los beneficios de esta planta en el cuidado de tu cabello puedes preparar una infusión. Para ello, debes buscar una buena cantidad de hojas de ortiga frescas.

Una vez que las tengas puedes colocar una olla a hervir con 200ml de agua. Cuando el agua alcance su punto de ebullición, añade las hojas y baja la intensidad del fuego. Espera 5 minutos y apaga el fuego.

Puedes beber esta infusión o colocártela en el cabello después de haberlo lavado con tu champú de uso habitual. Repite este procedimiento con frecuencia y poco a poco verás los resultados.

También puedes aprovechar las hojas de la planta al incluirlas en batidos verdes, potajes, ensaladas, etcétera. ¡Hay que ser creativo!