Tipos de tacones malos para la salud

Yamila Papa Pintor·
09 Septiembre, 2020
¿Sabías que hay tacones malos para la salud? En esta guía podrás saber cuáles son y cómo evitar los daños.
 

Sí, es cierto, los tacones son muy bonitos. Sin embargo, eso no significa que no nos hagan mal. “Para ser bella, hay que ver estrellas” dice un dicho popular. Sin embargo, no es preciso sufrir por un calzado inadecuado. ¿Significa eso que los tacones son malos para la salud?

En este artículo, podrás conocer cómo afectan los tacones a tu salud. También cuáles se recomiendan según las actividades que realices y cómo evitar el daño de este tipo de calzado.

¿Son todos los tacones malos para la salud?

Mujer con tacones de aguja

Tacones aguja

Los peores zapatos que pueden llevar las mujeres son los de tacón alto y delgado, conocidos en algunos lugares como “aguja”. Estos tacones pueden ser malos para la salud debido a que el peso del cuerpo recae en el metatarso, es decir, donde están los dedos, haciendo una gran presión en un solo punto.

A su vez, las rodillas y las caderas se inclinan hacia adelante y afectan el equilibrio general del cuerpo, debilitando la salud de las piernas y la espalda. Usar mucho este tipo de calzado podría dañar desde los tobillos hasta la zona lumbar.

Plataformas

En el caso de los zapatos de plataforma, también hay problemas. Pueden decir muchos que el peso está distribuido en todo el pie, pero no es así. Estos también pueden ser tacones malos para la salud.

 

Al igual que el calzado de tacón fino y largo, la presión la siguen ejerciendo los dedos, aunque al tener un tacón grueso el talón está un poco más protegido.

Las plataformas podrían producir callos, juanetes, dolores en los tobillos y en la espalda.

Quizá te interese: ¿Qué es el juanete de sastre?

Botines

Los botines de tacón pueden ser un poco más seguros, pero tampoco hay que fiarse. Una parte del peso del cuerpo recae en los dedos a medida que el tacón es más grande. Esto quiere decir que cuánto más alto sea, mayor podría ser el daño.

Zapatillas bajas

Las zapatillas bajas, también llamadas “chatitas”, sirven para diferentes ocasiones. Eso sí hay que tener cuidado ellas, ya que al ser totalmente bajas y sin tacón podrían no proporcionar el arco adecuado para el pie, obligándolo a trabajar el doble. Además, esto puede provocar inflamación, dolor de espalda o talones y hasta fracturas.

Tenis o deportivas

Por último, los zapatos “tenis”, los que se usan para hacer deporte o caminatas, tienen un mejor soporte para los pies. Sin embargo, su uso frecuente puede provocar hongos, sobre todo, si no se utiliza un calcetín de algodón.

Más datos sobre el uso de los tacones para la salud

Las mujeres sufren cuatro veces más problemas en los pies que los hombres. Esto se debe, principalmente al calzado con tacón. Cuando apoyamos los pies descalzos en el suelo, la parte delantera (metatarso) soporta el 43 % del peso en cada paso y el restante 57 % lo absorbe el talón.

 
  • Si el tacón es de 4 cm de alto, este porcentaje cambia, quedando al revés.
  • Cuando el tacón es de 6 cm, la presión mayor está en los dedos, con un 75 %.
  • Cuando es mayor a 10 cm, el 90 % del peso queda en el metatarso.

Articulaciones afectadas por el uso de tacones

El uso de tacones malos para la salud desequilibra la distribución del peso. Por tanto, cambiamos nuestra postura general.

La primera articulación que lo sufre es el tobillo. Por ello, las mujeres tienen más posibilidades de sufrir esguinces si usan tacones.

Como la parte posterior de la pierna debe compensar el peso que se desplazó hacia adelante, se contrae y se acorta, lo que provoca molestias y contracturas en los gemelos.

La rodilla es otra articulación que se sobrecarga al usar los tacones, porque la tensión va en aumento desde la planta del pie hacia arriba. La flexión que hacemos es más grande que al estar descalzos, desequilibrando el cuádriceps y el recto anterior de la pierna.

Se ha comprobado, a través de estudios como el publicado en 2016 por la revista BMJ Open, que el uso de tacones está relacionado con lesiones, dolor musculoesquelético y otros padecimientos, como los siguientes:

  • Desajuste de la articulación de la cadera, aumento de dolores lumbares y de espalda.
  • Aparición de juanetes y callosidades.
  • Deformación de los dedos.
  • Hinchazón y el dolor en todo el pie.

Ver también: Pies planos, ¿qué son y cómo se tratan?

Tacones malos para la salud: ¿dejar de usarlos?

 
Pies

Es importante saber que no es necesario dejar de usar los tacones drásticamente. De hecho, tampoco es bueno no usar nada de tacón, como lo hemos explicado anteriormente.

Una buena opción puede ser llevar un calzado que tenga unos 2 cm de alto, para que el soporte del metatarso y del calcáneo sea equitativo, 50 % para cada región.

La altura no debe ser mayor a los 3 cm y si te gustan altos, opta por las plataformas que no te dañan tanto el pie, o úsalos solo de vez en cuando.

Si se utilizan tacones de vez en cuando para salir o en una ocasión especial, no hay problema. Lo que no está aconsejado es llevarlos todos los días durante muchas horas.

Si no puedes usar otros zapatos, una buena idea es tener otro par en el bolso. Cuando vas y vienes, te pones unos más cómodos y al llegar te los cambias. Si estás detrás de un escritorio, te los puedes quitar y colocar cuando necesites levantarte.

Cuanto más estrecho es el calzado, menos daños te proporcionará. En lo que se refiere al material, se aconsejan los de cuero (si es posible, sintético). Los dedos estarán inmovilizados y no se moverán “libremente”.

 

Ten presente el daño que pueden causar los tacones a tu salud. Quizás no lo notes o no sientas un dolor muy fuerte, pero el uso continuo de este calzado podría resultar en consecuencias negativas para tu salud.

  • Barnish, M. S., & Barnish, J. (2016). High-heeled shoes and musculoskeletal injuries: A narrative systematic review. BMJ Open. https://doi.org/10.1136/bmjopen-2015-010053
  • Martins Silva, A., Rocha de Siqueira, G., & Alves da Silva, G. P. (2013). Implications of high-heeled shoes on body posture of adolescents. Rev Paul Pediatr. https://doi.org/10.1590/S0103-05822013000200020
  • Mika, A., Oleksy, L., Mika, P., Marchewka, A., & Clark, B. C. (2012). The effect of walking in high- and low-heeled shoes on erector spinae activity and pelvis kinematics during gait. American Journal of Physical Medicine and Rehabilitation. https://doi.org/10.1097/PHM.0b013e3182465e57
  • Yung-Hui, L., & Wei-Hsien, H. (2005). Effects of shoe inserts and heel height on foot pressure, impact force, and perceived comfort during walking. Applied Ergonomics. https://doi.org/10.1016/j.apergo.2004.11.001
  • Riesgos del uso de tacones - Clínica en Lugo | Clínica reactive. (2018). Retrieved 4 March 2020, from http://clinicareactive.com/tacones/
  • Complicaciones asociadas a un mal calzado: tacones | CMUC. (2018). Retrieved 4 March 2020, from https://www.centroulcerascronicas.com/noticias/problemas-usar-tacones/