Queratosis pilar ¿Cómo aliviarla?

20 junio, 2014
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Aunque en la mayoría de los casos se debe a cuestiones genéticas, esta condición inofensiva puede aparecer a cualquier edad y en cualquier persona.

La queratosis pilar es una afección de la piel bastante frecuente. Aunque es inofensiva, se caracteriza por dejar una piel áspera, como una lija, con pequeños bultos que no suelen doler ni picar. Las zonas más afectadas suelen ser la parte superior de los brazos, muslos, mejillas y glúteos.

No se puede prevenir y tampoco puede curarse. No obstante, es posible tratarla mediante la aplicación de cremas humectantes e hidratantes. Esta medida suele tener, sobre todo, fines estéticos.

Cabe destacar que esta afección puede afectar a cualquier persona, sin importar el sexo o la edad. Además, esta condición puede generar diferentes reacciones o tipos de erupciones.

Veamos más a continuación.

Queratosis pilaris: una afección que desaparece por sí sola

La queratosis pilaris normalmente no requiere de atención médica y suele desaparecer gradualmente. Por lo general, esto suele ocurrir en torno a los 30.

Queratosis actínica

En líneas generales, suele aparecer en brazos y muslos. Sin embargo, en los niños es más frecuente en las mejillas. Además, los síntomas son bastante notorios, ya que provoca un brote de granos pequeños y, a veces, enrojecimiento, ronchas y picazón que resultan molestos física y estéticamente.

Por otra parte, se desconoce la causa exacta de la queratosis pilar. Aunque puede vincularse en algunos casos al tipo de piel (más oscura, por ejemplo), el factor hereditario es también importante. Además, en cierta medida se asocia a trastornos como la obesidad o la diabetes o al uso de fármacos como corticoides sistémicos.

Por otra parte, esta condición suele mejorar en verano y empeorar en invierno, cuando hay mayor humedad.

¿Cómo podemos prevenirla o tratarla?

Aloe vera

  • Durante el baño, se recomienda masajear las partes afectadas con una esponjilla o guante especial.
  • Si el médico lo recomienda, puedes aplicar gel de aloe vera después de realizar el masaje. Después, deja actuar sobre las partes afectadas durante quince o veinte minutos y luego enjuaga con agua fresca. Es muy efectivo para reducir el enrojecimiento de la piel. A continuación, aplica una crema humectante adecuada (recomendada por el dermatólogo o médico de cabecera).
  • Si las erupciones provocan demasiada picazón, la persona puede aplicarse una crema a base de caléndula o compresas de agua de manzanilla. De este modo, la piel se refrescará, lo que podría ayudar a eliminar el escozor.

A continuación, te presentamos dos opciones más. No obstante, ambas deberán ser indicadas por un especialista en dermatología:

  • Aplicar cremas para eliminar las células muertas de la piel. Cremas que contengan alfa hidroxiácido, ácido láctico o urea.
  • Cremas para prevenir los folículos taponados. Son cremas derivadas de la vitamina A.

Debes tener presente que si la queratosis pilar persiste a pesar de los cuidados, debes acudir al especialista para que te aconseje y trate de la mejor manera. Evita recurrir a los remedios caseros y a la automedicación, ya que podrían ser contraproducentes y agravar el problema.

  • Pérez, Merino. (2013). Definición de Queratina. Definición. de. https://definicion.de/queratina/.
  • (2018). Queratosis pilaris. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Queratosis_pilaris.
  • Lee, Ibrahim, Khetarpal, Gaber, Jamas, Gryllos, Dover. (2018). Restauración de la microflora dérmica con bacterias oxidantes de amoniaco Nitrosomas Eutropha en el tratamiento de la queratosis pilar: un ensayo clínico aleatorizado. Pub Med. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29537446.
  • Muñoz. (2018). La queratosis pilar. GeoSalud. https://www.geosalud.com/enfermedades-de-la-piel/queratosis-pilar.html.
  • Wang, JF; Orlow, SJ (July 2018). “Keratosis Pilaris and its Subtypes: Associations, New Molecular and Pharmacologic Etiologies, and Therapeutic Options”. American Journal of Clinical Dermatology. 19 (5): 733–757
  • Hwang S, Schwartz RA (September 2008). “Keratosis pilaris: a common follicular hyperkeratosis”. Cutis. 82 (3): 177–80
  • Yosipovitch G, DeVore A, Dawn A (June 2007). “Obesity and the skin: skin physiology and skin manifestations of obesity”. Journal of the American Academy of Dermatology. 56 (6): 901–16