«¿Quién soy?» Descubrirse tras una separación

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 16 enero, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 16 enero, 2019
Descubrirse tras una separación puede ser algo realmente maravilloso. Es volver a conectar con quién somos en realidad. Descubre aquí cómo hacerlo

Si acabas de terminar una relación de pareja, quizás te hayas sentido un poco perdido, sin saber realmente hacia dónde dirigirte. Es totalmente normal, pues tienes que experimentar el hecho de descubrirse tras una separación.

Cuando convivimos o estamos demasiado tiempo con otra persona, nuestra vida no es la misma que sería si estuviésemos solteros. Nuestro horario, nuestras actividad, nuestras aficiones. Todo se adapta a la vida en pareja, incluso compartimos ocio y amigos.

Pero, cuando la ruptura llama a nuestra puerta, de repente, nos sentimos vacíos. No sabemos ni quién somos ni qué queremos. Nos hemos olvidado de nosotros. Pensábamos como un equipo y ahora tenemos que recuperarnos de nuevo.

Descubrirse tras una separación es una experiencia maravillosa

Descubrirse tras una separación es una experiencia maravillosa

Puede que eso de descubrirse tras una separación nos parezca algo horrible. Estamos tan perdidos y tan dolidos que perdemos las esperanzas y las ganas de volver a vivir felices de nuevo.

Sin embargo, esa relación que se ha roto ha supuesto una experiencia más que no ha hecho más que enriquecernos. Tenemos que ver como una oportunidad para seguir adelante y para mejorar como personas.

Descubrirse tras una separación es algo muy bonito. Nos daremos cuenta de muchas cosas que hemos dejado de lado, que no hacíamos porque no teníamos tiempo para dedicarles, ya que nuestra pareja lo acaparaba todo.

Por eso, ahora es el momento de recuperar esas clases de tenis que tanto te gustaban o esas caminatas de senderismo que tan libre te hacían sentir.

También, descubrirse tras una separación nos hará conscientes de todas las personas importantes en nuestra vida que hemos dejado a un lado. Por ejemplo, los amigos.

Una ruptura y el posterior autodescubrimiento nos ayudará a valorar esas relaciones que dejamos de lado por la locura del enamoramiento para que en un futuro no nos vuelva a pasar lo mismo.

Lee: Estar solo duele, pero solo gracias al dolor puedes sanarte

La vida sigue adelante

Para descubrirse tras una separación hay que dejar de culparse

Es natural sentir dolor y pena por esa relación tan bonita que ha llegado a su final. Sin embargo, esto va a pasar, la vida sigue adelante. Por tanto, el duelo, por mucho sufrimiento que conlleve, hay que traspasarlo.

No nos podemos quedar en la tristeza ni sentirnos culpables porque esa relación no haya funcionado. Tampoco podemos sentirnos víctimas de las circunstancias. Descubrirse tras una separación nos muestra que la vida sigue adelante, que las relaciones se terminan y es algo natural.

Sentir que todo se ha acabado, que no volveremos a encontrar a nadie más y que no volveremos a ser felices es normal. La seguridad de esa persona ya no está, en su lugar solo hay sitio para una inmensa soledad.

Una soledad que nos atemoriza, que intentamos evitar. No obstante es una soledad que, bien llevada, nos permitirá conocernos mejor y seguir nuestro camino.

Antes de irte no te pierdas: El final de una relación no implica hacer daño

¿Cómo continuar después de una ruptura?

Apoyarse en amigos bueno para descubrirse tras una separación

Descubrirse tras una separación es algo muy bonito, aunque no sencillo. En muchas ocasiones, será importante recurrir a la ayuda de un profesional que nos pueda guiar en este proceso. También ayuda hacernos algunas preguntas:

  • ¿Qué hacíamos con nuestra pareja antes? No tenemos que dejar de hacer esas cosas, podemos seguir disfrutando de ellas solos o con amigos.
  • ¿Qué nos gustaba que no hacíamos con nuestra pareja? Ahora es el momento de recuperar todo eso que nos llenaba y nos hacía inmensamente felices.
  • ¿Aprendimos algo de esa relación? Analicemos lo que ocurrió, los errores, los aciertos y aprendamos de todo esto para aplicarlo en nuestras relaciones posteriores.
  • ¿Nos da miedo la soledad? ¡Pues abracémosla! Quizás nunca nos hemos atrevido a estar solos, por lo que esta es una excelente oportunidad. No hay mejor manera para descubrirse a uno mismo.

Volver a saber qué es lo que nos llena, ser conscientes de que podemos ser felices sin nadie a nuestro lado, recuperar a esas personas que dejamos una vez de lado y aprender de la experiencia de la relación. Todo esto no es una desgracia, ¡es una oportunidad para crecer!