Quiéreme cuando menos lo merezca: será cuando más lo necesite

Valeria Sabater · 23 febrero, 2016
Aunque toda relación de pareja tiene sus altibajos es fundamental estar siempre disponible para nuestro compañero y, en la medida de lo posible, brindarle nuestro apoyo, sean cuales sean las circunstancias

Abrázame cuando menos lo merezca, cuando me sienta solo y crea que todo mi mundo se ha venido a bajo. Será entonces cuando más te necesite, cuando solo tú puedas reconstruir de nuevo mis pedazos caídos.

Si en alguna ocasión te has sentido de este modo, sabrás sin duda lo que significa ese apoyo incondicional de los nuestros. Este nos ayuda a recordarnos que la vida siempre merece la pena, que todos cometemos errores.

El apoyo de nuestras parejas es algo imprescindible. De hecho, es precisamente en momentos de crisis personal cuando más se puede conocer la grandeza de las personas que forman parte de nuestro mundo emocional.

Te invitamos reflexionar sobre ello.

Apóyame cuando menos lo merezca

diente de león rosa

Todos cometemos errores, todos somos torpes alguna vez en nuestras relaciones. Por eso, acabamos cometiendo algún error que ocasiona problemas y sufrimientos.

Queda claro que siempre hay un límite de lo que es perdonable y no. Este siempre dependerá de lo que la otra persona sea capaz de aceptar.

Lee también: 5 cosas que no debes permitir en tus relaciones de pareja

Ahora bien, existen ciertas situaciones donde es imprescindible contar con el apoyo de nuestras parejas. Ahí donde sería vital que la otra persona diera el paso del acercamiento, que desplegara su empatía y fuera capaz de ayudarnos a reconstruir “nuestros pedazos rotos”.

Las crisis personales

Todos tenemos altibajos en nuestro ciclo vital. Las relaciones afectivas pueden ofrecernos una felicidad relativamente estable y duradera.

Con todo, alrededor del núcleo de la pareja siguen existiendo dimensiones que pueden afectar a ese equilibrio interior:

  • El trabajo
  • Las relaciones familiares y sociales
  • Las aspiraciones profesionales, personales y emocionales

Una crisis personal la podemos tener a causa del trabajo o por carecer de él. También puede ocurrir, que durante una época, tengamos que priorizar más a un familiar o a un  proyecto personal que, al final, no sale como esperábamos.

  • Esa indefensión o esa preocupación puede hacer que descuidemos a nuestras parejas.
  • Seguimos amando a nuestro compañero, pero nos hemos alejado casi sin darnos cuenta. El que la otra persona sea capaz de verlo va a ser sin duda una gran ayuda.

El valor de ofrecer el perdón

Como hemos señalado al inicio, el perdón no siempre es fácil de ofrecer. La situación se complica más si nosotros mismos nos autocastigamos por el daño hecho, por el error cometido.

Que me des tu perdón cuando menos lo merezca será el camino por el cual podré sanar mis heridas y reconstruir mi autoestima.

Entonces… ¿Cómo lograr que la otra persona nos llegue a perdonar?

  • El amor no todo lo perdona. Una traición, por ejemplo, puede durar para siempre y nos cambia por dentro.
  • Hemos de ser conscientes de qué aspectos son “zonas rojas” para nuestra pareja. Los engaños, los egoísmos, las manipulaciones o las mentiras no siempre van seguidas del perdón.
  • Ahora bien, en momentos de “pérdida personal”, cuando nos alejamos de la relación porque no teníamos claras ciertas cosas, porque teníamos dudas a veces infundadas, necesitamos de ese acercamiento. Incluso aunque haya ocasiones en que parezca que no se merezca.

El perdón es el acto más noble de valentía. Este pueden ayudarnos a liberar sufrimientos y construir a su vez nuevos caminos que pueden unirnos.

Yo acepto tu error, yo lo entiendo y te libero de esa culpa para que lo volvamos a intentar. El acto de perdonar sirve para cerrar etapas pero también para intentar otras nuevas.

pareja abrazándose

Cuando mi mundo cae y tú lo levantas de nuevo

Hay que tener claro que una relación de pareja no es un “organismo estable”. Como toda entidad viva, pasamos ciclos y etapas de crisis en las que aprender de los errores para seguir avanzando.

  • Si uno cae, el otro debe poner medios y estrategias para que el vínculo vuelva a renacer. Ser pareja es aprender a ser arquitectos emocionales del día a día, ahí donde no caben los egoísmos.
  • No es necesario ser responsable de la pareja en cada momento. Se trata de ser el apoyo, el compañero que puede hacer que la otra persona aprenda a levantarse por sí solo de nuevo.

Prestar apoyo no es obligar, ni recriminar ni renunciar a todo por el ser amado. Es crear puentes, es decir “estoy aquí, contigo”, es saber aunar esfuerzos para pasar juntos épocas de crisis.

niña con corazón de hilo

Para concluir, queda claro que cuando alguien comete un error no siempre es fácil perdonar. A lo mejor, en un principio, como estamos dolidos, pensamos que quizás la otra persona no lo merezca.

Ahora bien, si el amor sigue existiendo, cada uno es libre de aceptar los errores que desea pasar por alto o no.

Descubre: Familiares tóxicos: ¿Cómo podemos defendernos?

Cada pareja es única y dispone de sus propio lenguaje personal. El apoyo en momentos de dificultad crea, sin duda, auténticos vínculos que harán que la relación se fortalezca y sea más hábil para superar cualquier crisis, cualquier dificultad.

No dudes en cuidar siempre de tu autoestima, porque un corazón fuerte que sabe lo que quiere. También comprende siempre aquello por lo que vale la pena luchar.