Si quieres llevar una vida más sana sigue estos 4 increíbles consejos

Lorena González 15 mayo, 2018
Para llevar una vida más sana es fundamental aprender a encontrar el equilibrio entre el tiempo que le dedicamos a los demás y el que nos dedicamos a nosotros, en todos los aspectos

Con los estilos de vida tan acelerados que llevamos en la actualidad, bien sea por el trabajo, por las actividades de la casa o simplemente por las prisas, muchas veces se nos olvida lo importante que es la salud.

Así, tendemos a dejar de lado acciones que, por muy insignificantes que parezcan, son de suma importancia para el bienestar de nuestro organismo.

La salud física y mental son fundamentales para poder llevar una vida agradable y tranquila. Por eso si estás decidida y quieres mejorar tu calidad de vida, sigue estos increíbles consejos que hoy te traemos.

Ten en cuenta que solo tú puedes llevar las riendas de tu vida. Así pues, toma las decisiones correctas y ponte a trabajar con estos pequeños consejos en tu bienestar para poder llevar una vida más sana.

Consejos para llevar una vida más sana

1. Adopta una nueva alimentación

Las verduras son carbohidratos esenciales y saludables.

La alimentación es el punto mas importante que hay que tener en cuenta. Una alimentación adecuada sienta la base de una buena salud física y también mental. Si eres de esas personas que llevas una larga lista al mercado y al final terminas comprando comida basura y alimentos procesados, este consejo va dirigido completamente a ti.

Una de las cosas más importantes para llevar una vida saludable es llevar una dieta equilibrada. En esta se deben incluir todos los tipos de alimento en porciones justas. Por ejemplo, debes añadir en tus platos vegetales todos los días.

  • Debes consumir, por lo menos, cinco raciones de verduras cada día, al igual que las frutas, que nunca deben faltar.
  • No te olvides de combinarlos con una cantidad suficiente de carnes magras y pescado siempre fresco. Así estarás asegurando un aporte adecuado de vitaminas, minerales y proteínas, de mucha importancia para el organismo.
  • Tampoco olvides la proteína de origen vegetal, que la encuentras presente en los cereales, las leguminosas y frutos secos.
  • Trata de evitar las grasas y los dulces en exceso, tu cuerpo te lo agradecerá.

2. No olvides desayunar

Debes tratar de realizar todas tus comidas a la misma hora y jamás olvides desayunar,  por poco tiempo que tengas. Después de todas esas largas horas nocturnas sin comer, el organismo necesita una fuente de energía para poder seguir activo durante todo el día.

Intenta apostar por un desayuno que te aporte energía, algo de fibra y proteína para arrancar la mañana con los nutrientes necesarios.

3. Una buena hidratación

La hidratación siempre es importante, ya que nuestro cuerpo está compuesto en su gran mayoría por agua.  Cada una de nuestras células funciona gracias a la presencia de agua, así que nunca se debe dejar de lado la ingesta de líquido.

No se trata de tomarse un vaso cuando tenemos sed: el cuerpo humano necesita consumir al menos dos litros de agua a diario para mantenerse adecuadamente hidratado.

  • Si se te hace difícil tomarte 8 vasos de agua como suelen recomendar, te aconsejamos que llenes una botellita de agua y la tengas siempre cerca.
  • Igualmente, cuando salgas, lleva siempre contigo una botella de agua para que nunca te olvides de tomar la cantidad necesaria.

4. Realiza una actividad física al día

Beneficios de hacer deporte todos los días.

Mantenernos activos relaja y activa tu mente, además de ayudar a conservar el buen tono de la musculatura, de los huesos y de las articulaciones, y lograr que el cuerpo luzca joven por mucho más tiempo.

Si quieres llevar una vida más saludable debes lograr la combinación perfecta entre una buena alimentación, actividad física y una excelente hidratación. No se trata de realizar un ejercicio extremo, ni de pasar todo el día metido en un gimnasio.

Para mantener el cuerpo y la mente con buena salud, basta con que te dediques a realizar cualquier tipo de actividad física, al menos, 30 minutos cada día. Con un paseo diario bastará.

5. Tómate tiempo para ti

Siempre estamos realizando alguna actividad, y se nos hace difícil quedarnos quietos. Entre el trabajo, el cuidado del hogar y la familia difícilmente tenemos un tiempo para relajarnos y hacer los que nos gusta.

Parece que, con el paso de los días, vamos dejando de lado nuestros intereses. De esta forma, empezamos a llenar nuestra mente de preocupaciones y de estrés, que luego se ve reflejado en nuestra salud. No lo olvides: si quieres llevar una vida más sana, debes tomarte un tiempo, aunque sea una hora, solo para ti.

Te puede gustar