¿Quieres tener unas piernas más bonitas? Empieza a evitar estas 6 cosas

Katherine Flórez · 9 noviembre, 2015
Aunque podamos no notarlo al principio, con el tiempo las malas costumbres pueden pasarnos factura y empeorar tanto nuestro estado de salud como nuestra calidad de vida

Además de desempeñar un papel muy importante en lo que tiene que ver con el soporte de nuestro cuerpo, las piernas están consideradas como uno de los grandes atractivos físicos femeninos.

Sabiendo esto, muchas están en la búsqueda constante de mejorar su apariencia para conservarlas firmes, jóvenes y hermosas a lo largo de los años.

Con este objetivo una de las primeras medidas que debemos tomar es la de hacer ejercicio constante, incluyendo aquellas rutinas con movimientos exclusivos para trabajarlas y endurecerlas.

De forma adicional también se les puede dar otros tratamientos estéticos como la aplicación de productos, los masajes y la eliminación del vello.

Aunque diciendo todo esto parece muy simple lograr unas piernas perfectas, lo cierto es que en la práctica algunas cometen ciertos errores que pueden impedir lucirlas tan bellas.

En esta oportunidad hemos recopilado esas 6 cosas que todas deberían empezar a evitar para mantener sus piernas seductoras y libres de alteraciones antiestéticas.

1. Cruzar las piernas

Cruzar las piernas

El hábito de cruzar las piernas es muy común entre la población femenina y, a veces, se lleva a cabo sin ni siquiera darse cuenta.

Aunque parezca un hábito natural, lo cierto es que es un movimiento forzado que implica una serie de consecuencias, tanto para las piernas como para la espalda.

En primer lugar, tiene un efecto negativo sobre la circulación sanguínea, al producirse una presión que impide el adecuado riego sanguíneo hacia la zona inferior del cuerpo.

Aunque al principio parece ser normal, con el pasar del tiempo puede originar las llamadas venas várices o arañitas vasculares.

No olvides leer: 4 remedios herbales que ayudan a disminuir las várices y arañitas vasculares

2. Estar sentados todo el día

Por desgracia, la mayoría de personas llevan un estilo de vida sedentario, con poco movimiento y varias dificultades en su salud.

El permanecer sentados puede reducir de forma significativa la circulación sanguínea, haciendo que el líquido de las piernas se acumule y genere inflamación, dolor y venas várices.

El riesgo es aún mayor para las mujeres con predisposición genética a este tipo de trastornos, ya que podría acelerar su desarrollo o empeorar la condición.

En este tipo de casos se aconseja empezar a realizar más actividad física, ya sea caminando, trotando o incluso haciendo simples estiramientos.

3. Usar jeans ajustados

Usar jeans ajustados

Los jeans no pasan de moda y siguen siendo una de las prendas favoritas de la mayoría de mujeres.

Sin embargo, los médicos desaconsejan utilizar los que quedan demasiado ajustados porque podrían impedir la adecuada circulación en esta zona del cuerpo y originar síntomas como el dolor y la inflamación.

Lo peor es que las consecuencias también podrían notarse a nivel estético, ya que daría lugar a la celulitis y trastornos como las venas várices.

4. Ducharse con agua caliente

Las duchas con agua caliente son deliciosas, ayudan a relajar los músculos y pueden ser perfectas en esos momentos de estrés.

El problema es que muchos las volvieron parte de su rutina diaria, sometiendo el cuerpo a sus efectos de forma constante.

La cosa es que se debe considerar que su aplicación frecuente puede provocar flacidez, lo que puede hacer lucir las piernas y los glúteos descolgados.

5. No usar un método de depilación adecuado

No usar un método de depilación adecuado

Por desgracia, las piernas son una de esas áreas del cuerpo donde crece de forma constante ese vello no deseado.

Para eliminarlo existen muchas técnicas de depilación que atienden las necesidades de cada persona y cada tipo de piel.

Sin embargo, algunas se someten a métodos que resultan agresivos con su piel, causándole irritaciones y otras molestias que afectan a nivel médico y estético.

En caso de utilizar cremas o ceras depilatorias se aconseja exfoliar previamente la piel para optimizar sus resultados.

Si se eligen las cuchillas, estas han de cambiarse tras un máximo de cinco utilizaciones, ya que se pueden oxidar y causar problemas en la piel.

¿Quieres conocer más? Lee: ¿Cómo eliminar el vello de manera natural? ¡Depilación en casa!

6. Ignorar los cortes

Los cortes en las piernas al afeitarse son muy frecuentes, en especial cuando el artefacto utilizado está nuevo.

El error que muchas cometen es ignorarlos por no considerarlos importantes, sin saber que luego pueden originar una cicatriz o marca.

En caso de pasar por algo similar se le puede aplicar de inmediato un poco de vitamina E, ingrediente rico en antioxidantes que ayuda a regenerar la piel lesionada.

¿Identificada con estos errores? Si es así, entonces empieza a evitarlos para que no afecten la belleza de tus piernas.

Puede que aún parezcan no afectarte, pero a mediano y largo plazo se pueden comenzar a sentir todos sus efectos. ¡Cuidado!