¿Quieres tener unas piernas más bonitas? Empieza a evitar estas 6 cosas

Katherine Flórez·
24 Julio, 2020
Aunque no se note al principio, los malos hábitos pueden afectar la estética de tus piernas y además dar origen a varios problemas de salud que reducen la calidad de vida.

Además de desempeñar un papel muy importante en el soporte del cuerpo, las piernas son también uno de los grandes atractivos físicos. Sabiendo esto, algunas personas buscan mejorar su apariencia para conservarlas firmes, jóvenes y hermosas, a lo largo de los años. Por eso, la pregunta es: ¿cómo tener unas piernas más bonitas?

La primera medida que se debe tomar es la de hacer ejercicio frecuente, incluyendo rutinas con movimientos específicos para tornearlas y endurecerlas. Adicionalmente, se les puede dar otros tratamientos estéticos como aplicación de cremas, masajes y eliminación del vello, entre otros.

Aunque lograr unas piernas más bonitas parece simple, lo cierto es que en la práctica algunas personas cometen ciertos errores que les impiden lucirlas mejor. En esta oportunidad hemos recopilado seis de esos hábitos que se deben evitar.

Recuerda siempre consultar al médico antes de aplicar algún producto o procedimiento que pueda ser potencialmente nocivo, especialmente si presentas alguna anomalía en la piel o en la circulación de las piernas.

1. Cruzar las piernas

La costumbre de cruzar las piernas es muy común y, a veces, se lleva a cabo sin siquiera darse cuenta. Aunque parezca un hábito natural, lo cierto es que es un movimiento forzado. Este implica una serie de consecuencias, tanto para las piernas como para la espalda, como lo señalan un estudio de la Universidad de Calgary (Canadá) y otro del Centro Médico Nijmegen de la Universidad Radboud (Países Bajos).

Cruzar las piernas

En primer lugar, tiene un efecto negativo sobre la circulación sanguínea, ya que se produce una presión que impide el adecuado riego sanguíneo hacia la zona inferior del cuerpo. Aunque al principio no genera molestias, con el tiempo puede dar lugar a problemas circulatorios. Sin embargo, no es cierto que cruzar las piernas dé origen a las llamadas venas varices o arañas vasculares, como lo acalara la Asociación Cuida tus venas.

No olvides leer: 4 remedios herbales que ayudan a disminuir las varices y arañitas vasculares

2. Estar sentados todo el día

Por desgracia, la mayoría de personas tienen un estilo de vida sedentario y esto provoca dificultades de salud. Permanecer sentados puede reducir de forma significativa la circulación sanguínea, haciendo que surja inflamación, dolor y venas varices. Así lo indica un artículo del New York Times.

En estos casos se aconseja realizar más actividad física, ya sea caminando, trotando o incluso haciendo simples estiramientos.

No inicies ningún programa intensivo de actividad física sin antes consultar con el médico sobre tu condición de salud.

3. Usar pantalones ajustados

Los pantalones no pasan de moda y siguen siendo una de las prendas favoritas de muchas. Sin embargo, los médicos desaconsejan utilizar los que quedan demasiado ajustados, porque podrían impedir la adecuada circulación en la zona inferior del cuerpo.

Esto lleva a que se originen síntomas como dolor e inflamación, como lo indica un documento académico de la Universidad Cayetano Heredia.

 

Pantalones ajustados

 

4. Ducharse con agua caliente

Las duchas con agua caliente son deliciosas; ayudan a relajar los músculos y pueden ser perfectas en los momentos de estrés. El problema es que muchos las convirtieron en parte de su rutina diaria, sometiendo el cuerpo a sus efectos de forma constante.

El punto es que se debe considerar que su aplicación frecuente podría provocar flacidez, lo que haría lucir las piernas y los glúteos descolgados, aunque no hay estudios científicos disponibles que corroboren este dato.

5. No usar un método de depilación adecuado

Las piernas son una de esas áreas en donde crece el vello de forma constante. Para eliminarlo existen muchas técnicas de depilación. Sin embargo, algunas personas se someten a métodos agresivos, que causan irritaciones y otras molestias de tipo médico y estético.

Incluso, un documento de CINFA, con el aval del Capítulo Español de Flebología y Linfología, señala que la depilación con cera, o con otras técnicas que usan calor, puede convertirse en un factor de riesgo para desarrollar insuficiencia venosa.

En caso de utilizar cremas o ceras depilatorias, se aconseja exfoliar previamente la piel para optimizar los resultados. Estos productos pueden ocasionar dermatitis por contacto, quemaduras y foliculitis, como lo señala un artículo de la Revista de Dermatología de Venezuela. Si se eligen las cuchillas, estas han de cambiarse tras un máximo de cinco usos, ya que se pueden oxidar y causar problemas en la piel.

Si tienes problemas en la piel, o presentas reacciones desfavorables a las técnicas de exfoliación o depilación, suspende y consulta con tu médico.

¿Quieres conocer más? Lee: ¿Cómo eliminar el vello de manera natural? ¡Depilación en casa!

6. Ignorar los cortes

Los cortes en las piernas al afeitarse son muy frecuentes, en especial cuando el artefacto utilizado está nuevo. El error que muchas cometen es ignorarlos, porque no los consideran importantes. Pasan por alto que estos cortes pueden originar una cicatriz o marca.

Hay quienes afirman que en caso de corte se pueden aplicar un poco de vitamina E, ingrediente rico en antioxidantes, para regenerar la zona lesionada. Sin embargo, un artículo de la revista Medical News Today señala que no hay ninguna evidencia del poder regenerativo de esta vitamina y que incluso se han reportado casos en los que retarda la cicatrización.

Recuerda…

¿Has incurrido en alguno de los errores señalados a lo largo de este texto? Si es así, entonces empieza a evitarlos para que no afecten tu belleza. Puede que aún no veas los efectos, pero a mediano y largo plazo se pueden manifestar las consecuencias. ¿Estás preparado para disfrutar de unas piernas más bonitas? Si es así, abandona los hábitos inconvenientes.