Quiero conocer una intimidad sin estrategias ni puñales

20 septiembre, 2017
En una relación de pareja ambos miembros deben implicarse al mismo nivel. Si no se da un equilibrio, quizá estemos poniendo más de nuestra parte que la otra persona y no merezca la pena

Quiero conocer una intimidad honesta y sin estrategias. Una intimidad que no tema, que no intercambie por amor, que no me haga creer que eso es amar a alguien.

La intimidad que establecemos con una pareja es algo muy importante. Una unión que nos hace sentir dichosos, como si estuviésemos flotando entre las nubes.

Sin embargo, las creencias que tenemos al respecto provocan que, cuando la fase de enamoramiento se esfuma, nos preguntemos ¿esto es realmente amar? ¿Por qué duele, entonces?

Lee: El amor que se mendiga no es amor

Hoy descubriremos cómo podemos vivir una intimidad sin estrategias ni puñales. Una intimidad real, pura, honesta y libre de cualquier creencia.

Sacrificarse por una pareja

Mujer llorando

Sacrificarse por una pareja o sacrificarse en nombre del amor es lo mismo. Creemos que tenemos que doblegarnos, permitir ciertas cosas porque el amor lo puede todo.

Sin embargo, tras este sacrificio no hay nada positivo, tan solo dolor.

“Ha sido un pequeño desliz, no pasa nada”, dice enjugándose una lágrima, con la cabeza gacha y adoptando una actitud de sumisión absoluta.

“Me dice que cambiará y yo lo quiero tanto que le daré otra oportunidad (ya van 8 oportunidades)”, menciona autoconvenciéndose de que aún hay alguna esperanza de vivir felices y comer perdices.

Visto así, parece irónico e incluso absurdo. Sin embargo, los ejemplos expuestos de frases que se pueden escuchar por ahí son más reales y están más presentes de lo que deberían estar.

¿Qué ocurre si no te sacrificas por una pareja? ¿Qué pasa si a la mínima falta de respeto cortas tajantemente la relación? Que, quizás, uno de tus progenitores o tus abuelos afirmen “los jóvenes de hoy no aguantáis nada”.

Descubre: Características del amor tóxico

Claro que no aguantamos nada. No aguantamos una intimidad falsa, llena de engaños, de amor ficticio, de dolor.

Nos negamos a admitir que tenemos que estar con alguien simplemente porque lo queremos, aunque esa persona nos haga sufrir.

Sin embargo, esas frases que se dicen como verdades absolutas están en nuestra mente para instarnos a cometer una y otra vez el mismo error de doblegarse y sacrificarse en nombre del amor.

Creemos que no nos merecemos más

Amigas viendo la televisión

Nuestra intimidad con la pareja se ha visto influenciada por esos cuentos de hadas donde todo era perfecto. Nos lo creímos y consideramos que eso era así en la vida real.

Sin embargo, no nos dimos cuenta de que eran solo películas, ficción.

Las frases mencionadas en el punto anterior nos instan a doblegarnos, a agachar la cabeza. Esta actitud nos baja la autoestima y nos hace creer que no nos merecemos más.

No nos merecemos más que esos insultos, pues creemos que nos lo merecemos. Consideramos que debemos estar agradecidos de que alguien quiera estar a nuestro lado.

Pensamos que si la relación no funciona es nuestra culpa porque no estamos dando el 200 %. Porque la responsabilidad de la misma nos la cargamos a los hombros solo nosotros.

Lee: Alejarse puede ser una gran muestra de amor

¿Vale la pena hacerse tanto daño? ¿Llorar, sufrir, empecinarse en algo que no funciona? Este tipo de intimidad con alguien no es algo deseable.

Entonces, ¿por qué lo permitimos?

Descubrir la verdadera intimidad

Intimidad

Descubrir la verdadera intimidad es posible si seguimos algunos consejos y abandonamos viejos patrones de conducta nocivos en las relaciones:

  • La intimidad con alguien, el amor, no es una batalla que tengamos que ganar. Es algo que se construye.
  • Si la otra persona nos hace daño no nos creamos sus promesas de cambio. Cambiemos nosotros de pareja.
  • No nos hagamos responsables de la totalidad de la relación. En una relación de pareja sana ambos miembros aportan un 50%.
  • Por romper con la pareja no se nos acaba la vida. Esta es otra creencias que nos empuja a atarnos a relaciones dañinas.

Antes de irte no te pierdas: Promesas de cambio para recuperar una relación

Es importante que dejemos de percibir las relaciones de pareja como aquello que da sentido a nuestra vida y de tolerar determinadas cosas que nos destruyen.

Si alguien te hace sufrir, ¿qué haces ahí? Estás perdiendo el tiempo.

Un tiempo valioso en el que podrías fortalecerte, en vez de estar permitiendo que alguien te haga sentir que eres una persona pequeña y poco valiosa.

 

Te puede gustar