¿Cómo decirle a mi pareja que quiero pasar ratos sola?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Bernardo Peña el 7 febrero, 2019
Yamila Papa Pintor · 6 agosto, 2018 · Última actualización: 7 febrero, 2019 7 febrero, 2019
Si quieres pasar ratos sola, no tienes que sentirte culpable ni una 'mala' novia. La soledad tiene muchas virtudes e incluso es bueno para la pareja. ¡No quiere decir que le quieras menos!

Pasar ratos sola no es sinónimo de pedir un tiempo porque quieres evaluar la relación o tienes dudas sobre el futuro. En realidad, se trata de algo mucho más sencillo: conectar contigo misma para seguir estando bien con los demás. 

Hay momentos en los que provoca (y es necesario) hacer alguna actividad, sin que nadie nos acompañe. Ir al cine a ver una película romántica, asistir a un concierto de nuestro cantante favorito, hacer un viaje para cumplir un sueño, ir a ver esa muestra de arte en el museo que tanto te llama la atención, sentarte a ver la gente pasar en un parque o algo tan simple como cenar a solas un plato de tu preferencia.

Emprender estas pequeñas aventuras en solitario no implican que algo no va bien con la relación, que se quiera menos a la otra persona ni mucho menos.

Pasar ratos sola no implica menos afecto

Querer pasar tiempo sola no es un pecado. Se trata de una necesidad que hay que atender para poder estar bien contigo misma y con los demás. ¿Cuándo fue la última vez que tuviste una cita contigo misma? Si ya ha pasado mucho tiempo, quizás sea el momento de retomarlo.

La cita no tiene por qué ser un plan elaborado, puede consistir simplemente en tomarte una hora para beber un café a solas, leer, mirar por la ventana o realizar cualquier otra actividad.

Ten en cuenta que, la soledad no solo te permite reconectar contigo misma sino que te permite llenarte de buenas energías para poder interactuar con mayor soltura y, sobre todo, con asertividad.

Hay muchas mujeres que, una vez inician una relación, abandonan por completo estos momentos de soledad para hacerlo todo en compañía y no se dan cuenta de cuánto daño les hace esto. Por ello, aunque parezca difícil es necesario reconocer y saber expresarle a la pareja ”necesito tiempo para mi y por eso no dejo de quererte”. 

Cuando estamos en pareja, salir solos (cada uno por su lado) parece algo imposible y sin sentido, porque nos han condicionado a que lo ‘normal’ es que debemos ir acompañados. No importa si lo pasamos bien o mal, si uno se pierde de hacer algo que le encanta o si el otro quería estar con amigos o sin la compañía de alguien.

Por eso, cuando tienes la necesidad de pasar ratos sola, quizás te sientas culpable y creas que es porque quieres menos a tu pareja o que hay una crisis en la relación. ¡Nada más alejado de la realidad!

Es verdad que los seres humanos somos sociables y cuando estamos en pareja nos volvemos ‘uno’ con el otro. Pero también es cierto que necesitamos (y nos merecemos) un espacio individual.

No es por capricho: Una dosis de soledad es necesaria en nuestras vidas

Aprende a decir: ”quiero pasar ratos sola”

Mujer sola.

Aunque parezca difícil, sí es posible explicarle a tu pareja que quieres pasar ratos sola, porque lo necesitas y que esto no es sinónimo de problemas. Ahora, lo que hay que cuidar es la actitud y las palabras a la hora de expresarlo.

Una buena idea para que decirle a tu novio que quieres pasar ratos sola es enumerarle las ventajas que esa decisión o cambio tiene para la pareja, para ti y para él. Trata de ‘venderle’ una idea y de qué manera se trata de algo positivo. Por ejemplo, puedes decirle alguno de los siguientes argumentos:

  • Apreciaré más nuestra relación.
  • No significa que te quiera menos.
  • Extrañarse es bueno para la relación.
  • Es justo que podamos hacer lo que deseemos.
  • Tendrá repercusiones positivas en nuestra pareja.
  • Tú también puedes tomarte un tiempo a solas, si lo deseas.
  • Será una experiencia que podré contarte con lujo de detalles.
  • Podremos hacer otras actividades juntos y que nos agraden a ambos.
  • No hace falta que me acompañes a hacer algo que no te gusta.

Por supuesto, no se trata de ‘pedir permiso’ a tu pareja para pasar ratos sola, ya que no es tu padre ni profesor.

Sin embargo, en las relaciones el consenso es muy fundamental y, sobre todo, las explicaciones cuando el otro no piensa de la misma manera. Seguramente, después de algunas salidas que hagas sin él empezará a notar cambios positivos en la relación. ¡Y le agradará mucho la idea!

  • Aldana, R. (2016). Quizás a los 20 la soledad no apetece, pero más adelante se hace necesaria. La mente es maravillosa. [En línea] Disponible en: https://lamenteesmaravillosa.com/quizas-los-20-la-soledad-no-apetece-mas-adelante-se-necesaria/
  • Sabater, V. (2017). Te quiero más allá del apego, la costumbre y el miedo a la soledad. [En línea] Disponible en: https://lamenteesmaravillosa.com/te-quiero-mas-alla-del-apego/
  • Sánchez, E. (2018). Las soledades postmodernas y los mitos del amor. La mente es maravillosa. [En línea] Disponible en: https://lamenteesmaravillosa.com/las-soledades-postmodernas-y-los-mitos-del-amor/