Química sexual: qué es y cuándo surge

¿Imaginas que esa persona que soñaste cumpla con tus expectativas tanto intelectuales como sexuales? Desafortunadamente, no siempre es así. Aprende qué tan frecuente ocurre esta disparidad en las relaciones amorosas.

No hay que confundir la química sexual con la compatibilidad, esta última está referida a otros aspectos como el nivel educativo.

Probablemente, te has preguntado por qué te la llevas tan bien con esa persona en la cama, pero en otros aspectos no. Si te ha sucedido esto, de seguro estés experimentando lo que llamamos química sexual. Y, para aclararte las dudas respecto a este tema, hemos preparado esta nota.

La química sexual es lo que diferencia una relación entre amigos de una amorosa. Ese ingrediente que hace que los sentimientos y sensaciones sean distintos. También, es algo que se siente o no por una determinada persona. Eso que te atrae sin poder evitarlo. Sin embargo, si intentas tener química con alguien y no está presente, es difícil que surja.

La seducción en la cama es una reacción energética y tiene más relación con la parte inconsciente del cerebro. El área que activa los impulsos primitivos del ser humano. En este caso, te hace sentir hormigueo en el estómago, te acelera el corazón. Impulsa la producción de hormonas, los guerreros aliados en el ataque.

¿Qué hacen las hormonas?

Química sexual.

 

Las hormonas y feromonas son las sustancias encargadas de empujar el mecanismo cerebral del deseo sexual. También, de que tu cuerpo experimente la sensación de flechazo. Y, de que tengas unas ganas enormes de conocerlo mejor, de estar con él.

Debes saber que estos mensajeros químicos del cuerpo viajan a través del olor corporal y del beso. Quizás por ello, a veces no sientes algo especial por alguien hasta que llega el primer beso. Ese que trasmite la conexión y te informa que tus feromonas son más afines con esa persona.

Es tan importante el aspecto del olor que, dejándote llevar por implicaciones biológicas y por una disposición natural, eliges a tu pareja por las señales olfativas. Aunque estés parcialmente ajena a ellas. Esto se da porque la química sexual está actuando. Los desodorantes bloquean la cantidad de feromonas liberadas. Recuerda que estos elementos aumentan el atractivo, mejoran las relaciones e incluso pueden producir sentimientos de confianza.

Ver también: 7 hábitos para tener confianza en ti mismo

¿Cómo sabes si tienes suficiente química sexual?

La atracción sexual te genera diversas señales físicas que incluyen un despliegue hormonal, concretamente de noradrenalina y dopamina. Pero para saber si realmente tienes la cantidad exacta de química sexual para que triunfes en la relación, tienes que notar los siguientes cambios:

  • Deseas con intensidad tener relaciones sexuales con tu pareja.
  • Cuando piensas en tener sexo con él, te excitas.
  • Te excitas también cuando tu chico se acerca a ti.
  • A veces, cuando no está, fantaseas encuentros amorosos.
  • Te gusta su olor.
  • Te gusta su sabor.
  • Te enloquece cómo te besa.
  • Cuando no tienes relaciones sexuales con tu pareja, la extrañas.

¿Qué procesos biológicos median en la atracción sexual?

Atracción sexual.

 

La química sexual mueve todo tu cuerpo. Es como un sismo biológico que pauta tu conducta en el sexo y permite conectarte con la otra persona. Tanto que, por ejemplo, las feromonas varían el equilibrio hormonal de quien las percibe. Además, transportan información como el estado de salud, edad, sexo, entre otros datos.

Atracción

Se da mediante las feromonas. La feromona principal masculina es la androstenona y la femenina, la androsteneriona. Otro grupo de moléculas encontrado solo en las secreciones vaginales de la mujer, cuando es fértil, es la copulina. Estas sustancias se pueden hallar, por ejemplo, en el sudor, la saliva, las lágrimas. Asimismo, las podemos descubrir en los folículos capilares, la orina y los fluidos sexuales.

Te recomendamos leer: 5 trucos psicológicos para atraer la atracción de los demás hacia ti

Enamoramiento

Enamorarse: química sexual.

 

Se produce mediante hormonas y neurotransmisores. El enamoramiento surge cuando el cerebro empieza a producir feniletilamina (una anfetamina natural) como respuesta a la presencia de feromonas. Esta provoca euforia, alegría y también ansiedad; es la responsable de la aceleración de los latidos.

Apego

Aquí entra en juego la oxitocina, cuyo nivel máximo se produce durante el orgasmo. Pero que también se segrega tras caricias, abrazos y besos. La vasopresina, que se asocia con la monogamia. Y las endorfinas que fomentan el sistema inmunitario, la sensación de bienestar, alivian el dolor y mejoran la memoria.

Puedes encontrarte atraída por cualquier desconocido en una situación cotidiana, pero no tener idea de por qué sientes química sexual. O, al contrario, sentirte desilusionada en una primera cita. En cualquier caso, debes tener presente la diferencia entre química sexual y compatibilidad, referida a aspectos como el nivel educativo para que optimices tu relación.