6 químicos dañinos que encuentras en tu loción corporal

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Karla Henríquez el 4 enero, 2019
Okairy Zuñiga · 6 enero, 2017
Para asegurarnos de que los productos de higiene que utilizamos no contienen químicos dañinos es conveniente comprarlos en tiendas especializadas o bien elaborarlos nosotros mismos en casa.

Cuando compras demás artículos de belleza, ¿prestas atención a sus componentes? Convendría que lo hicieras, sin embargo. La mayoría de nosotros nos dejamos seducir por el aspecto del producto. Luego, comprobamos que su olor nos agrada. La combinación de estas dos cosas parecen ser suficiente garantía para satisfacer la necesidad que tenemos de usarlo. Ni siquiera consideramos la posibilidad de examinar los químicos dañinos que pudiera contener.

Ya puestos a ello, es indispensable tener al menos una idea general de cuáles son esos químicos potencialmente dañinos para la salud. En este artículo, te comentamos los más utilizados por la mayoría de las grandes marcas para elaborar sus productos. Así, de paso, estarás al tanto de lo que estás usando.

Hidroxianisol butilado (BHA)

Hidroxianisol butilado o BHA

El hidroxianisol butilado es uno de los químicos dañinos que podemos encontrar tanto en lociones corporales como en alimentos en conserva. Su función es estabilizar y preservar, por lo que su uso se ha extendido a una amplia gama de productos cosméticos e, incluso, a tratamientos médicos.

El BHA afecta al sistema endocrino, al punto de que algunos especialistas lo consideran como posible agente cancerígeno. En la actualidad, estudios en fase de experimentación buscan acreditar científicamente esta sospecha. Con la finalidad de prevenir los daños que pudiera provocar esta sustancia, se recomienda limitar el consumo de los productos que lo contienen.

Lee también: 9 maneras de prevenir el cáncer según la ciencia.

Hidantoína DMDM

Este es otro de los químicos dañinos que encuentras en tu loción corporal. Es un formaldehído que actúa como conservador. Es decir, hace que los productos que lo contienen duren más tiempo. Entre estos, se incluyen champús, lociones corporales y máscaras para pestañas. La hidantoína DMDM puede causar irritación en los ojos y en la piel.

Fragancias o perfumes

De seguro, una de las razones por las que eliges tu loción corporal es el aroma. De hecho, este es uno de los aspectos más cuidados por las empresas, en la mercadotecnia. Solemos creer que si una loción huele a limón, rosas o fresas es porque contiene esos ingredientes o algún derivado de ellos.

Sin embargo, muchas veces se trata de mezclas químicas que dan lugar a esos aromas. Entre los químicos más comunes, están los ftalatos. Suelen utilizarse en cosméticos, insecticidas y tratamientos para madera. Lo cierto es que contaminan el aire y causan alergias respiratorias y asma.

Parabenos

Los parabenos están presentes en toda clase de artículos de belleza. Esto pasa porque evitan el crecimiento y la proliferación de hongos y bacterias. Por desgracia, este efecto preventivo también se asocia con problemas hormonales y el cáncer de mama. Evita, pues, estos productos y elige, en su lugar, marcas que apuesten por utilizar antifúngicos naturales como la vitamina E y el ácido cítrico.

Palmitato de retinilo

En Mejor con Salud, hemos hablado mucho acerca de la vitamina A y de sus beneficios. No es de extrañar, entonces, que muchas veces elijas la loción corporal y otros artículos de belleza buscando esta vitamina. Pues bien, el palmitato de retinilo es un derivado de la misma.

Sin embargo, algunos estudios lo han relacionado con la aparición de tumores; en especial, cuando hay demasiada exposición a la luz solar. Por ello, te recomendamos que, la próxima vez que compres una crema, loción corporal o protector solar con vitamina A, revises que este químico no esté presente. No obstante, si el producto que compras contiene este químico, úsalo solo por la noche.

Trietanolamina

La trietanolamina es un ingrediente muy usado en máscaras para pestañas, lociones corporales y otros productos en el que es necesario que exista un pH balanceado. La propia industria de la cosmética lo considera ligeramente dañino, pues es un hecho comprobado que la trietanolamina irrita el sistema respiratorio y la piel.

En estudios realizados con animales, se ha encontrado que guarda relación con la aparición de cáncer, si bien hay que decir que se la considera biodegradable y no tóxica.

Para ampliar oinformación, puedes leer el artículo: 7 excelentes remedios caseros para reparar la piel de tus labios.

Cómo elegir una loción corporal

Hasta aquí, hemos mencionado 6 químicos dañinos que probablemente estén presentes en tu loción corporal. La duda que de seguro te asalta ahora mismo es: “¿Cómo elijo mi loción corporal y demás artículos de belleza?”.

La respuesta no es tan sencilla. Buscar productos que estén libres de todos estos químicos es una tarea difícil, pero para la que existe una alternativa: Crear tus propios productos caseros y naturales.

Aquí, te confiamos cómo hacer una loción corporal con una textura y aroma deliciosos:

Loción corporal de vainilla

Loción corporal de vainilla

Ingredientes

  • ¼ de taza de aceite de jojoba (50 g)
  • 2 cucharaditas de aceite de coco (10 g)
  • 2 cucharadas de cera de abejas (30 g)
  • 2 cucharaditas de manteca de karité (10 g)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (5 ml)

Preparación

  • Coloca los cuatro primeros ingredientes en un recipiente de cristal y derrite a baño maría.
  • Espera a que todos los ingredientes estén perfectamente mezclados y disueltos. Puedes mover con la ayuda de una palita de madera para asegurarte de que no queden grumos.
  • Retira del fuego, agrega el extracto de vainilla e integra bien todos los ingredientes.
  • Guarda la mezcla en un recipiente de cristal o de plástico.

Esta loción tiene una contextura cremosa. En climas fríos, puede tener el aspecto de una crema. No obstante, basta con mantenerla en las manos durante un par de minutos para que se fluidifique.

  • Groot, A. C. de; van Joost, T.; Bos, J. D.; van der Meeren, H. L., and Weyland, J. W. (1988). “Patch test reactivity to DMDM hydantoin. Relationship to formaldehyde allergy”, Contact Dermatitis, 18 (4): 197-201.
  • Hejtmancik, M. R.; Hardisty, J. F.; Brecher, S.; Crockett, P. W.; Gunnels, S. R. (2004). “Toxicology and Carcinogenesis Studies of Triethanolamine (Dermal Study)”, U. S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, National Institutes of Health.
  • Williams, G. M.; Iatropoulos, M., and Whysner, J. (1999). “Safety assessment of butylated hydroxyanisole and butylated hydroxytoluene as antioxidant food additives”, Food Chem Toxicol, 37 (9-10): 1027-38.