Quistes en los senos: ¿qué significan?

11 noviembre, 2013
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Mario Benedetti Arzuza
Aunque son muy comunes, cuando una mujer nota la presencia de quistes en los senos, suele preocuparse por si esto podría indicar cáncer de mama. No obstante, no tiene por qué indicar algo maligno.

En la actualidad, uno de los mayores temores de la mujer es el cáncer de mama. Por ello, aunque son muy comunes, los quistes en los senos pueden causan cierto temor. Sin embargo, lo cierto es que estos no siempre tienen que ser malignos.

La American Cancer Society explica que: «muchas de las protuberancias (masas, nódulos, bultos) del seno pueden ser causadas por fibrosis o quistes, los cuales son cambios no cancerosos (benignos) en el tejido mamario«. Dichos cambios se agrupan dentro de lo que se conoce como «cambios fibroquísticos».

Aunque no hay una relación directa habitual entre quistes en los senos y desarrollo de cáncer de mama, la probabilidad es mayor en mujeres que no han tenido hijos, aquellas con ciclos menstruales irregulares o quienes tienen antecedentes familiares de cáncer de mama.

Por ello, es recomendable que la mujer esté siempre atenta a los posibles cambios en sus mamas y acuda a su respectivo chequeo periódicamente.

 ¿Qué es un quiste mamario?

Teniendo en cuenta la anatomía de una mama, es frecuente que los lobulillos se bloqueen, con lo que se puede acumular líquido en su interior, dando lugar a la aparición de quistes mamarios.

Un quiste mamario es una colección líquida en el interior de la mama. Es decir, como una bolsita claramente definida de un tamaño normalmente pequeño. Como un garbanzo o tal vez menor. Habitualmente con líquido en el interior, aunque también existen quistes que tienen un contenido sólido.

No hay una norma concreta acerca del momento de su aparición. Pueden aparecer en mujeres muy jóvenes, incluso niñas, fundamentalmente a partir del desarrollo, en torno a los 10- 12 años de media.

Si es líquido o semisólido, sin otra señal que indique algún rasgo negativo, como por ejemplo sangre, es en el 98 % de los casos un quiste simple. Estos no se transforman en cáncer maligno, ni son peligrosos.

En tal caso, se puede realizar la aspiración de su contenido y tratar de evitar, en lo sucesivo, los factores que los agravan o pudieran desencadenarlos.

Fibroadenomas

Hay otro tipo de quistes mamarios: los fibroadenomas. No suelen tener síntomas, son indoloros y se descubren al palparse. Son como un bulto duro, móvil y al tacto se nos pueden mostrar como lisos o con cierta rugosidad. Se desplazan libremente entre los dedos (como un pequeño garbanzo que se mueve); son igualmente benignos.

Estos se deben a una proliferación excesiva del tejido mamario, y aunque se pueden confundir con los que hemos nombrado anteriormente, son distintos. Los fibroadenomas son más frecuentes antes de la menopausia.

Aunque pueden aparecer a cualquier edad, suelen aparecer en la pubertad y en mujeres adultas jóvenes. Por ello se ha relacionado su aparición con los cambios hormonales existentes en estas edades.

El tratamiento de los quistes implica, en principio, la vigilancia por parte de la paciente de sus senos. No suele ser necesaria la cirugía, pero en caso de querer erradicarlos, los simples se eliminan con una simple punción para aspirar el contenido, y los complejos, con biopsia y cirugía para retirarlos.

Causas de los quistes en los senos

No se han podido determinar las causas de los quistes en los senos, sin embargo sí se han tenido en cuenta varios factores de riesgo, tales como: la genética y los cambios hormonales.

Te puede interesar: Entrevista a Alejandra Menassa: el síndrome premenstrual y sus detonantes

Nociones erradas sobre los quistes en los senos

La mamografía no causa quistes en los senos

Hay una serie de creencias que se comentan popularmente acerca de por qué salen quistes en los senos que no son ciertas. En su mayoría, se basan en suposiciones al azar, sin ningún fundamento científico, inspiradas por la falta de conocimiento sobre el tema y el temor hacia las técnicas empleadas para tratar el cáncer.

Por ejemplo, se dice que mamografías «dañan» los senos, que los golpes accidentales o con alguna frecuencia provocan cáncer, que la punción (inyección de aguja de aspiración para analizar el contenido) produce la diseminación del quiste o que la biopsia hace lo propio con el cáncer.

¿Se pueden prevenir quistes en los senos?

Un estilo de vida saludable puede ayudar a gozar de bienestar. Ahora bien, no existe ninguna medida en concreto para prevenir los quistes en los senos. Por lo tanto, lo más recomendable es mantener buenos hábitos de vida, acudir al médico para realizarse chequeos periódicos, estar atenta a los posibles cambios en las mamas y resolver siempre las inquietudes con el profesional.

  • Se recomienda realizarse la autoexploración mamaria por lo menos, una vez al mes, durante los días posteriores a la menstruación. 
  • La mayoría de las mujeres tienen bultos o zonas con bultos en las mamas todo el tiempo, por lo que no te asustes si notas alguno. Este es un consejo de los expertos de Brestcancer.org
  • Gallego, G. (2005). Nódulo Palpable de Mama. Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología.
  • Heath, C. B. (2010). Breast cyst aspiration. In Primary Care Procedures in Women’s Health. https://doi.org/10.1007/978-0-387-76604-1_19
  • Jackson, V. P., & Bassett, L. W. (1998). Breast sonography. Breast Disease. https://doi.org/10.3233/BD-1998-103-408
  • Early Breast Cancer Trialists’ Collaborative Group (EBCTCG). (2005). Effects of chemotherapy and hormonal therapy for early breast cancer on recurrence and 15-year survival: an overview of the randomised trials. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(05)66544-0American Cancer Society. (2016).
  • Breast Cancer; What is breast cancer ? American Cancer Society. https://doi.org/10.1002/9780470041000.cedt005