Quistes en los ovarios: síntomas, causas y diagnóstico

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 25 noviembre, 2018
En determinados casos, la aparición de quistes puede ser consecuencia de un desequilibrio hormonal. Pese a ello, las personas que presentan este tipo de quistes no suelen experimentar síntomas.

El dolor de ovarios es una afección relativamente común en las consultas de atención primaria. La causa más común se debe a los procesos relacionados con la menstruación, sin embargo, a veces puede estar provocado por la presencia de quistes.

A continuación explicaremos los motivos, los signos y la forma de detectar esta patología, que generalmente cursa de modo asintomático, pero otras veces debuta con molestias que influyen en la calidad de vida de la paciente.

Causas de los quistes en los ovarios

Los quistes en los ovarios.

Por norma general, todos los meses durante el periodo menstrual se forma un pequeño folículo en los ovarios. Más tarde, un óvulo es liberado de esta región del organismo, es el denominado proceso de ovulación.

Sin embargo, se puede formar un diminuto quiste si el folículo no llega abrirse y expulsar el óvulo de los ovarios. En este caso, se produciría una acumulación del líquido que puede llegar a deformar la estructura de los ovarios afectados (quiste folicular).

Por otra parte, es posible que el paciente desarrolle quistes del cuerpo lúteo en los cuales sí que se ha liberado al óvulo. Normalmente el quiste suele contener una pequeña cantidad de sangre.

Los quistes citados hasta el momento son muy comunes entre las mujeres. Sobre todo pueden desarrollarse en los años reproductivos de las mujeres, es decir, desde la adolescencia hasta la menopausia.

Fuera de esta etapa los quistes funcionales pueden ser causados por diferentes alteraciones. Este es el caso del síndrome de hiperestimulación ovárica y el síndrome del ovario poliquístico

En el primer caso se trata de una alteración en la producción de ovarios. Por norma general aparece en mujeres que desean quedarse embarazadas pero tienen problemas de fertilidad. Para ello, el equipo médico puede recomendar el uso de medicamentos y de inyecciones de ciertas hormonas.

Por otra parte, en el síndrome del ovario poliquístico los óvulos maduros o desarrollados no son expulsados de los ovarios. Esto se debe a un desequilibrio en las hormonas sexuales femeninas (sobre todo los estrógenos, la progesterona y los andrógenos).

Finalmente existen otro tipo de enfermedades que favorecen la creación de quistes en estas estructuras. Por ejemplo, en el cáncer ovárico una serie de células empiezan a crecer de forma descontrolada por causas desconocidas.

Ver también: ¿Cómo mitigar la ovulación dolorosa?

Síntomas de los quistes en los ovarios

Síntomas de ovarios poliquísticos.

 

Por norma general este problema suele ser asintomático, es decir, el paciente no suele presentar síntomas o alteraciones. Sin embargo, existen casos clínicos que han mostrado las siguientes señales asociadas a esta condición:

  • Náuseas y vómitos.
  • Alteraciones en el periodo menstrual de la mujer.
  • Problemas intestinales que pueden mostrarse como diarrea o como estreñimiento.
  • Falta de apetito o sensación de estar lleno tras ingerir una pequeña cantidad de alimentos.
  • Distensión o hinchazón de la zona abdominal.
  • Cambios en el peso del paciente (sin proponérselo).
  • Dolor o molestia de intensidad variable que se muestra en la pelvis o en la parte inferior del abdomen.

Te recomendamos leer: 5 remedios caseros para calmar el dolor premenstrual

Diagnóstico de los quistes en los ovarios

Diagnóstico quistes en los ovarios.

 

Por norma general el equipo médico lleva a cabo una serie de pruebas médicas que le permiten identificar la alteración y diferenciarla de otros trastornos con características similares. De esta manera los procedimientos de diagnóstico más frecuentes son:

  • Examen físico. En primer lugar el médico correspondiente comprobará los síntomas o señales que el paciente pueda mostrar. Asimismo, se estudiará su historial clínico y los antecedentes que posea el sujeto (familiares que hayan padecido esta enfermedad).
  • Ecografía de la pelvis. Se obtiene una imagen interna a través de la transmisión de ondas a esta zona. Así, los especialistas pueden localizar y clasificar los quistes en estas estructuras.
  • Laparoscopia. Se introduce un laparoscopio (un fino cable con una luz en un extremo) en el abdomen por un pequeño corte. Asimismo, procesa una imagen que los especialistas pueden ver a tiempo real. A continuación, el médico es capaz de comprobar la presencia de quistes y extirparlos si es necesario.
  • Análisis de sangre CA 125. Se trata de un antígeno que aparece en una cantidad muy elevada durante ciertas enfermedades. Sobre todo en el cáncer de ovarios (ovárico) aunque existen otras alteraciones con niveles altos de esta sustancia que no están asociadas al cáncer. Por ejemplo, la endometriosis o la enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Bulun SE. Physiology and pathology of the female reproductive axis. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 17.
  • Dolan MS, Hill C, Valea FA. Benign gynecologic lesions: vulva, vagina, cervix, uterus, oviduct, ovary, ultrasound imaging of pelvic structures. In: Lobo RA, Gershenson DM, Lentz GM, Valea FA, eds. Comprehensive Gynecology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 18.
  • Zagoria RJ, Dyer R, Brady C. The female genital tract. In: Zagoria RJ, Dyer R, Brady C, eds. Genitourinary Imaging: The Requisites. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 7.