Cómo quitar el mal olor de los recipientes de plástico

Para que el mal olor no quede impregnado en los recipientes de plástico, además de utilizar cualquiera de estos productos, es muy importante hacerlo lo antes posible

La mayoría de nosotros tenemos recipientes de plástico en la cocina porque son muy prácticos para almacenar alimentos, empacar las loncheras de los niños o para llevar el almuerzo al trabajo.

Sin embargo, al momento de limpiarlos no solemos darles un trato adecuado y notamos que, poco a poco, van adquiriendo manchas y olores desagradables.

Lo peor es que estos se pueden transferir a la comida que se les añada después y, de hecho, puede influir en el deterioro de la calidad de los alimentos.

Si bien su limpieza no es nuestra tarea favorita, es bueno conocer algunos trucos eficaces para quitarles los restos de comida y malos olores.

¿Te interesa?

Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

Las propiedades desinfectantes y astringentes del bicarbonato de sodio nos permiten remover la acumulación de grasa que se va quedando adherida en el plástico.

A su vez, alteramos el ambiente que necesitan las bacterias y hongos para proliferarse, evitando que dañen los alimentos que almacenaremos posteriormente.

¿Cómo utilizarlo?

  • Humedece un poco de bicarbonato de sodio con agua y aplícalo con la ayuda de una esponja limpia.
  • Déjalo actuar 5 minutos y enjuaga.

Lee también: 7 formas de utilizar bicarbonato de sodio como remedio natural

Limón

El zumo de limón tiene propiedades desinfectantes y desodorizantes que eliminan las bacterias que provocan el mal olor en estos elementos.

Su aplicación antes del lavado común previene la proliferación de hongos, facilita la eliminación de la grasa y evita la adhesión de restos de comida.

¿Cómo utilizarlo?

  • Corta un limón por la mitad y frótalo por todo el tupper antes de enjuagarlo con agua y jabón.
  • Déjalo actuar hasta que se seque y procede a lavarlo.

Vinagre blanco

Vinagre blanco

El ácido acético que contiene el vinagre es un producto de limpieza natural que desinfecta y remueve el exceso de comida.

Su suave aroma le hace frente al mal olor y evita que se quede impregnado en el plástico de tus recipientes.

¿Cómo utilizarlo?

  • Diluye dos partes de vinagre blanco en una de agua y agrégalo en el objeto de plástico.
  • Déjalo actuar toda la noche y enjuaga al día siguiente con jabón líquido.

Agua oxigenada

Agua-oxigenada

Si los olores desagradables están acompañados con manchas amarillentas o rojizas, aprovecha las cualidades del agua oxigenada.

¿Cómo utilizarla?

  • Humedece una esponja con una buena cantidad de agua oxigenada y frótala sobre el recipiente.
  • Repite la acción varias veces a la semana como preventivo del mal olor y las bacterias.

Papel periódico

Un viejo truco que utilizaban las abuelas para deshacerse de los aromas molestos de sus fiambreras consistía en usar un trozo de periódico.

¿Cómo utilizarlo?

  • Haz varias bolas de papel periódico e introdúcelas en los cuencos plásticos.
  • Tápalos bien, déjalos actuar toda la noche y enjuaga con agua y jabón.

Agua con sal

Agua con sal

La sal es otro ingrediente antiséptico que evita el crecimiento de las bacterias y los hongos en las cantimploras, tuppers o fiambreras.

 ¿Cómo utilizarlo?

  • Caliente un poco de agua, agrégale una cucharada de sal gruesa e introdúcela en el interior del recipiente.
  • Tápalo bien y agítalo vigorosamente durante un par de minutos.
  • Vacía el líquido y aclara con abundante agua.

Vinagre de manzana

Aunque el vinagre más recomendado para limpiar y desinfectar es el blanco, en este caso también se pueden aprovechar las cualidades del elaborado con manzanas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Vierte un chorrito de vinagre de manzana en el cuenco de plástico, tápalo bien y agítalo.
  • Pasados 5 minutos, enjuaga y usa un poco de jabón regular.

Visita este artículo: 11 espectaculares beneficios que obtienes con vinagre de manzana

Consejos para lograr mejores resultados…

Consejos para lograr mejores resultados…

Con el fin de evitar que los olores de algunos alimentos se queden pegados del recipiente, trata de lavarlos en un plazo no superior a las dos horas después de su uso.

Los restos de comida alimentan las bacterias y crean el ambiente perfecto para que se multipliquen sin problema.

Por otro lado, debes evitar las esponjas demasiado abrasivas, ya que pueden deteriorar el plástico y hacer espacios para las partículas de comida.

Tras finalizar el lavado, déjalos escurrir unos minutos y utiliza una toalla para secarlos bien antes de almacenarlos. Además, evita guardarlos cerrados porque esto puede dar lugar a los hongos.

Realiza una desinfección casera al menos una vez a la semana para asegurarte de mantenerlos en el mejor estado posible.

En conclusión, para que el mal olor no tome ventaja es mejor aplicar de forma continua todas estas medidas de limpieza y desinfección.

Ten en cuenta que el plástico tiende a tener un entorno perfecto para los microorganismos, lo que puede resultar desagradable y perjudicial.

Te puede gustar