Cómo quitar pequeños quistes con arcilla, cúrcuma y fenogreco

Este remedio será muy útil siempre y cuando conozcamos el origen de los quistes y sean benignos. En caso contrario será mejor consultar con el especialista para evitar riesgos

A veces nos aparecen pequeños quistes en la piel, fruto de pelos enquistados, bolitas de grasa (quistes sebáceos), forúnculos o alguna partícula que se nos ha quedado dentro de la piel.

Se suelen inflamar y, en ocasiones, también infectar, lo cual puede hacer que sean muy molestos y dolorosos.

En este artículo te explicamos cómo puedes hacer una técnica casera para curarlos con tres ingredientes naturales: la arcilla, la cúrcuma y el fenogreco.

La arcillaArcilla en el vientre

La arcilla o barro es un remedio muy antiguo a la hora de ayudarnos a extraer partículas a través de los poros de la piel. Tiene un alto poder de absorción y adsorción tanto en su aplicación externa como si la tomamos de manera interna (debe ser una arcilla específica, en este caso).

Además, es un gran antiinflamatorio y analgésico natural, favorece la cicatrización y elimina las bacterias, entre muchas otras propiedades.

Aunque la arcilla es rica en minerales que varían según el color y el tipo de arcilla, para este tratamiento podemos usar la que tengamos más a mano. Las más habituales son la roja y la verde.

La arcilla solamente tiene un requisito en su manipulación, y es que no puede usarse ningún utensilio o recipiente de plástico o metal, ya que se perderían sus propiedades beneficiosas.

Utilizaremos siempre los que sean de cristal o madera.

Te recomendamos leer: Dile adiós al dolor en las articulaciones con este delicioso batido antiinflamatorio

La cúrcuma

La cúrcuma es una especia cuyas propiedades medicinales se conocen desde la antigüedad.

Es un remedio antiséptico y antibacteriano que reduce las inflamaciones, combate las infecciones y mejora el proceso de cicatrización. 

Aunque se la conoce sobre todo por su uso interno, como un poderoso antioxidante, existen muchas posibilidades para su uso externo, como para tratar problemas del cuero cabelludo, teñir el pelo, eliminar las manchas, prevenir arrugas y estrías o eliminar el vello facial.

El fenogreco

Semillas de fenogreco

El fenogreco, también conocido como alholva, es el ingrediente más desconocido de nuestro remedio para eliminar quistes. Su uso interno es muy efectivo para tratar la diabetes, los niveles altos de colesterol o algunos trastornos digestivos.

En cambio, su uso externo destaca por sus propiedades antiinflamatorias, gracias a su contenido en minerales, flavonoides y saponinas.

Los cataplasmas de fenogreco son conocidos por su capacidad para hacer madurar granos enquistados u otro tipo de forúnculos similares.

Remedio para pequeños quistes

Para aprovechar todas las propiedades de este remedio, lo elaboraremos en forma de cataplasma.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de arcilla verde o roja (50 g)
  • 5 cucharadas de semillas de fenogreco trituradas o en polvo (50 g)
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (10 g)
  • 1 ½ vaso de agua mineral o filtrada, nunca del grifo (300 ml)

Ver también: 9 datos sobre los quistes ováricos que toda mujer debe saber

Preparación

  • Pondremos a hervir las semillas de fenogreco trituradas en el vaso y medio de agua durante 10 minutos. Después de este tiempo podremos ver cómo adquiere una textura más cremosa.
  • Dejaremos que se enfríe un poco la mezcla y añadiremos la arcilla y la cúrcuma. Procuraremos siempre utilizar utensilios de madera o cristal, nunca de metal, plástico o esmaltados.
  • Si está demasiado espeso podemos añadir un poco más de agua. La textura final debe ser como de crema.

 

remedio casero

¿Cómo nos lo aplicamos?

Para aplicarnos este cataplasma seguiremos los siguientes pasos:

  • Nos aplicaremos una buena cantidad del cataplasma sobre la zona afectada cuando todavía esté caliente, pero sin quemarnos.
  • Lo cubriremos cono una tela de algodón, lino o un tejido natural similar.
  • Si es una zona que vamos a mover nos realizaremos un vendaje, con cuidado siempre de no apretar la zona afectada. Pondremos las vendas alrededor.
  • Lo dejaremos actuar durante 30 minutos o hasta que se seque.
  • Repetiremos esta aplicación dos veces al día, hasta que el quiste se abra. En ese momento lo trataremos como una herida infectada.
  • En ningún caso volveremos a utilizar el cataplasma que ya hemos usado una vez.
  • Podemos guardar lo que no hemos usado del remedio en la nevera. Si se seca demasiado, le añadiremos un poco de agua caliente antes de volver a utilizarlo.

La cúrcuma puede teñir un poco la piel de manera temporal. Debemos tener cuidado de no mancharnos la ropa, ya que es un tinte muy fuerte.

Este remedio está pensado para pequeños quistes benignos de los cuales conocemos el origen. En ningún caso está pensado para bultos que aparecen de repente.

Si tenemos dudas siempre deberemos consultar con nuestro médico de cabecera.

Te puede gustar