Cómo quitar los pesticidas de las verduras y frutas

Los pesticidas que se utilizan para proteger las frutas y verduras de todo tipo de plagas pueden ser dañinos para la salud. Por eso es importante limpiar bien los alimentos antes de consumirlos.

A menos que tengamos una huerta en casa o compremos todo en una feria orgánica, lamentablemente estamos en contacto con diversos productos químicos en nuestras verduras y frutas. Los pesticidas, sumados a las ceras y abrillantadores, hacen de las hortalizas un producto en apariencia casi artificial.

En este artículo te contaremos cómo hacer para quitarles esos tratamientos externos antes de consumirlos.

¿Qué son los pesticidas y qué provocan?

Qué son los pesticidas y qué provocan

Antes de aprender a lavar y desinfectar las hortalizas debemos saber cuáles son los motivos. Los pesticidas son productos químicos o biológicos que se emplean sobre frutas y verduras para protegerlos de los insectos, las malas hierbas y las enfermedades.

Parecería que son necesarios, sin embargo muchos de estos plaguicidas contienen sustancias sumamente tóxicas para los humanos, como es el caso del organofosforado que se usa en los cultivos de Estados Unidos.

Lee también: 8 ideas interesantes para no desperdiciar tantas frutas y verduras

Los pesticidas se usan también en cereales como trigo, arroz y canola, así como en las flores, el algodón y el césped.

La manera más común de exponernos a ellos es consumiendo los productos tratados con plaguicidas. En segundo lugar, por alimentarnos con carne de animales alimentados con trigos “protegidos” y, en tercer término, por vivir cerca de los cultivos o trabajar en ellos.

Investigacion

Debido a que las cantidades de pesticidas que llegan a los hogares son muy bajas no se sabe a ciencia cierta qué producen. Pero sí se conocen síntomas en casos de intoxicaciones:

  • Náuseas
  • Dolores abdominales
  • Diarrea
  • Mareos
  • Desmayos
  • Confusión
  • Trastornos de memoria
  • Problemas respiratorios
  • Enfermedades en la piel
  • Abortos
  • Cáncer
  • Enfermedad de Parkinson
  • Defectos de nacimiento
  • Hiperactividad y déficit de atención en niños

Los más vulnerables a padecer los efectos adversos de los plaguicidas y pesticidas son:

  • Fetos
  • Bebés
  • Niños
  • Adolescentes
  • Mujeres embarazadas y lactantes
  • Mujeres en edad fértil

La “docena sucia”: los productos con más pesticidas

Verduras

Según nos indica la guía de plaguicidas en productos vegetales, existe una lista de productos con mayor cantidad de estos tratamientos tóxicos. El Grupo de Trabajo Ambiental (creador de esta investigación) recomienda evitar la compra de las siguientes hortalizas en mercados que no sean orgánicos:

  • Manzana
  • Apio
  • Pimiento
  • Melocotón
  • Nectarina
  • Fresa
  • Uva
  • Espinaca
  • Lechuga
  • Pepino
  • Arándano
  • Patata

Por si esto no fuera suficiente, se recomienda reducir la ingesta de frijoles, habas verdes y coles. En la calle contraria están los alimentos con menos cantidad de pesticidas y que son más seguros de consumir:

  • Cebolla
  • Maíz dulce
  • Piña
  • Aguacate
  • Lechuga
  • Guisante
  • Espárrago
  • Mango
  • Berenjena
  • Kiwi
  • Melón
  • Patata
  • Toronja
  • Sandía
  • Champiñones

¿Cómo limpiar la comida de los pesticidas y plaguicidas?

Cómo limpiar la comida de los pesticidas y plaguicidas

Quizás hayas visto en alguna feria o tienda que venden un jabón “especial” para desinfectar hortalizas. Sin embargo no está del todo comprobada su eficacia. Para las frutas y las verduras en general la mejor opción para quitar los gérmenes y la tierra es el agua limpia.

Frotar los alimentos bajo el grifo es más eficaz que dejarlos en un recipiente con agua. Usar un cepillo de cerdas firmes es una excelente idea. Sin embargo, cuando tienen una especie de “cera protectora” en la cáscara ni siquiera este mecanismo permite quitarles lo artificial.

Hay que tener en cuenta que la parafina que se les pone a las frutas, como por ejemplo a los tomates o manzanas para que se vean más bonitos, no son el plaguicida en sí, pero esa sustancia nociva está debajo del lustre. Por ello aunque lo pasemos por el agua quedará adherido y lo terminaremos comiendo.

Nunca emplees jabón de lavar los platos o el neutro para desinfectar tus frutas o verduras. Ni siquiera está recomendada la lejía. Algunas personas optan por estas recetas:

Desinfectante de vinagre, bicarbonato y limón

Desinfectante de vinagre, bicarbonato y limón

Apenas llegas a casa de hacer la compra puedes aprovechar para lavar los alimentos antes de guardarlos en la nevera o en el recipiente dedicado a ello. Esta receta es muy simple y eficaz.

Ingredientes:

  • ¼ taza de vinagre de manzana o blanco (62 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • El zumo de 1 limón
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)

Preparación:

  • En una botella con atomizador coloca el vinagre y el agua.
  • Vierte el bicarbonato y por último el zumo de limón recién exprimido.
  • Cierra la tapa y bate bien.
  • Para usar simplemente rocía en la fruta o verdura y frota con un cepillo.

Desinfectante de pomelo, bicarbonato y vinagre

Otra opción que te puede ser de mucha utilidad en el caso de que quieras limpiar las hortalizas apenas las traes del mercado.

Ingredientes:

  • 20 gramos de aceite esencial de pomelo (toronja)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
  • 1 taza de vinagre blanco (250 ml)

Preparación:

  • En un recipiente con atomizador mezcla el agua con el vinagre.
  • Agrega el bicarbonato y luego vierte el aceite esencial (lo puedes comprar en dietéticas).
  • Bate con la tapa cerrada y ya está listo para usarse.

Visita este artículo: ¿Por qué el bicarbonato de sodio es uno de los mejores ingredientes que puedes utilizar?

Desinfectante de limón y vinagre

jugo de limón y limones

Esta receta lleva menos ingredientes pero no por ello deja de ser efectiva. Ideal para limpiar cuando no tenemos demasiado tiempo.

Ingredientes:

  • 1 taza de vinagre (250 ml)
  • 1 cucharada de zumo de limón (10 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación:

  • En un recipiente con spray pon el agua y el vinagre.
  • Bate y agrega el zumo de limón.
  • Tapa y remueve bien. Usa en el momento y guarda en la nevera.

 

Te puede gustar