Ranitidina: dosis y precauciones

18 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La forma de administración de la ranitidina es por vía oral. Si esta vía no puede utilizarse, existen ampollas para administración en perfusión intravenosa o vía intramuscular.

La ranitidina es un fármaco antihistamínico de acción específica y rápida. Inhibe la secreción de ácido gástrico, tanto el estimulado como el basal. De esta forma, la ranitidina reduce el volumen y el contenido en ácido y pepsina de la secreción.

Sus efectos tiene una duración bastante prolongada.  Por eso, una única dosis de 150 mg puede reducir de forma eficaz la secreción de ácido gástrico durante 12 horas. ¿Qué más debes saber al respecto? A continuación te lo contamos.

Conociendo un poco de la historia de la ranitidina

Este medicamento fue desarrollado por la empresa farmacéutica Glaxo a partir de otro antihistamínico, el primero que desarrollaron, la cimetidina. De esta forma, la ranitidina fue el resultado de un proceso de diseño. Los investigadores querían refinar el modelo químico reemplazando diferentes grupos químicos.

Con estas pruebas consiguieron sintetizar la ranitidina, la cual presenta un perfil de tolerancia mucho mejor. Es decir, el cuadro sintomatológico relacionado con las reacciones adversas al medicamento es mucho menor.

A su vez, presenta una acción más prolongada y una actividad de 4 a 10 veces mayor que la de la cimetidina. En el año 1981 se lanza al mercado y fue la prescripción más vendida en el año 1988. Desde entonces, se ha sustituido por fármacos más efectivos para las indicaciones.

Medicamento en la boca
La ranitidina fue el resultado de un proceso de diseño por parte de la empresa farmacéutica Glaxo.

¿Qué es la histamina?

La histamina es una sustancia que pertenece a la familia química de las aminas idazólica, la cuales están involucradas en las respuestas locales del sistema inmunitario. También regula funciones normales en el estómago y actúa como neurotransmisor en el sistema nervioso central.

Los neurotransmisores son unas sustancias que sintetiza el organismo de forma natural y cuya función principal es la de modular la sinapsis entre las neuronas. Con otras palabras, regulan las interacciones químicas entre las neuronas a la hora de transmitir señales.

De este modo, logramos que las conexiones eléctricas se vuelvan más completas y den lugar a muchas más posibilidades. Si no existieran los neurotransmisores y las neuronas actuaran como simples “cables”, no sería posible realizar muchas de las funciones del sistema nervioso.

Por otra parte, hay una nueva evidencia que indica que la histamina también desempeña una función en la quimiotaxis de glóbulos blancos, como son los eosinófilos.

Desde los años 50 se sabe de la existencia de la histamina. Sin embargo, es desde hace muy poco cuando se empezaron a conocer sus funciones en el organismo.

Indicaciones

Las indicaciones de este medicamento están relacionadas con su capacidad de antagonizar los receptores H2 de la histidina. Entre ellas podemos mencionar:

  • Úlcera duodenal.
  • Úlcera gástrica benigna:
  • Reflujo gastroesofágico y tratamiento de los síntomas asociados.
  • Síndrome de Zollinger-Ellison.
  • Tratamiento de hemorragia esofágica y gástrica con hipersecreción y profilaxis de la hemorragia recurrente en pacientes con úlcera sangrante.

Además de las mencionadas, la ranitidina también se utiliza como profilaxis de la hemorragia gastrointestinal provocada a una úlcera de estrés en enfermos graves.

Asimismo, en el preoperatorio se administra a pacientes con riesgo de síndrome de aspiración ácida, el cual es conocido como síndrome de Mendelson. También se administra  en pacientes obstétricas durante el parto.

Lee también: 6 alimentos que debes comer si tienes úlceras en el estómago

Posología y dosis

La forma de administración de la ranitidina es por vía oral. Si esta vía no puede utilizarse, existen ampollas para administración en perfusión intravenosa o vía intramuscular. No obstante, este tipo de administración se realizar en el ámbito hospitalario.

Dependiendo de la indicación para la cual se haya indicado la ranitidina, las concentraciones variarán:

  • Úlcera duodenal en adultos: se administra una dosis de 150 mg cada 12 h o 300 mg a la noche durante 4-6 semanas. En niños, 2 mg por kilo de peso del niño cada 12 horas.
  • Úlcera gástrica en adultos: 150 mg cada 12 horas o 300 mg por la noche durante 6-8 semanas. Para los síntomas asociados se administra 150 mg cada 12 horas durante dos semanas, pudiendo alargarse el tratamiento por una mala respuesta inicial al mismo.
  • Síndrome de Zollinger-Ellison: la dosis inicial será 150 mg cada 8 horas. Se puede incrementar según la respuesta del paciente. No obstante, la dosis máxima de este fármaco es de 6 gramos al día.

Para las otras indicaciones se tiene que consultar con la ficha técnica del medicamento, en la que se recoge toda la información relacionada con la ranitidina.

Precauciones de uso de la ranitidina

ranitidina
Antes de usar ranitidina es importante prestar atención a sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones.

Para el uso de la ranitidina hay que tener precaución en una serie de situaciones en las que se debe ajustar la dosis para evitar complicaciones graves. Es el caso de los pacientes que presentan algunas de los siguientes problemas:

  • Insuficiencia renal: se debe ajustar la dosis.
  • Interferencia en el diagnóstico de carcinoma: la ranitidina puede retrasar los síntomas de este tipo de cáncer lo que enmascara el diagnóstico.
  • Interferencias en pruebas diagnósticas.
  • Embarazo y lactancia.

Descubre: Ejercicios para disminuir la hinchazón de los pies en el embarazo

Conclusión

La ranitidina es un fármaco antihistamínico ampliamente utilizado bajo prescripción médica. Se debe seguir las recomendaciones de uso del médico ya que no está ausento de efectos adversos y puede producir una serie de complicaciones.

  • LLanos, O. (2017). Ranitidina. ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas. https://doi.org/10.11565/arsmed.v13i32.848
  • Vásquez Alva, R., Amado Tineo, J. P., Zamora Gonzáles, P. L., & Zamora Chávez, S. C. (2015). Uso inadecuado del bloqueador H2 histamina ranitidina en pacientes hospitalizados en el servicio de emergencia de adultos de un hospital general de EsSalud. Anales de La Facultad de Medicina. https://doi.org/10.15381/anales.v76i1.11073
  • MANOCHA, S., LAL, D., & VENKATARAMAN, S. (2016). ADMINISTRATION OF H2 BLOCKERS IN NSAID INDUCED GASTROPATHY IN RATS: effect on histopathological changes in gastric, hepatic and renal tissues. Arquivos de Gastroenterologia. https://doi.org/10.1590/s0004-28032016000100008
  • Truyols Bonet J, Martínez Egea A, G. H. A. (2014). Ulcera Gastrica Y Duodenal. Guía de Actuación Clínica En A. P.
  • Jewell, R. (2011). Ranitidina En xPharm: The Comprehensive Pharmacology Reference (págs. 1-5). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-008055232-3.62513-9