2 razones por las que cenar tarde engorda

23 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
Comer demasiado tarde se asocia con descontroles metabólicos que inciden en el aumento de peso. El problema es peor cuando se consumen alimentos poco saludables. ¿Qué saber al respecto?
 

¿Alguna vez has escuchado que cenar tarde engorda? Sin duda, es una de las cosas que todos nos hemos planteado alguna vez, sobre todo cuando estamos intentando bajar esos kilos de más. Ahora bien, ¿qué hay de cierto en esto?

Si bien la cena es una de las comidas recomendadas por los nutricionistas, es conveniente hacer algunas aclaraciones sobre su horario y las posibles consecuencias negativas de ingerirla muy tarde. En el siguiente espacio lo detallamos.

 ¿Es cierto que cenar tarde engorda?

Aquí la duda no cuestiona el hecho de que la cena contribuya o no a ganar de peso; la misma tiene que ver con el horario en que se realiza y la consecuencia que puede tener. Asimismo, la ciencia ha encontrado razones por las cuáles comer a altas horas de la noche puede provocar una ganancia de peso. ¿Cuáles son?

reloj biólogico, ¿a qué hora deberías cenar?
Comer demasiado tarde puede causar una alteración en las funciones del metabolismo.  Por eso, se cree que puede incidir en el aumento de peso.

Comer según el reloj biológico

Desde hace tiempo, los científicos saben que el cuerpo humano tiene un reloj que regula los ciclos de sueño y vigilia en respuesta a la exposición a la luz brillante. Hace un par de décadas, los investigadores descubrieron que en el cuerpo no hay solo un reloj, sino toda una serie de ellos.

A partir de esto, se conoció que el metabolismo humano sigue un ritmo diario o ritmo circadiano, en el que los sistemas endócrino, enzimático y digestivo están listos para recibir alimento durante las horas de sol.

Esto indica que el organismo funciona de manera óptima cuando alineamos nuestros patrones de alimentación con los ritmos circadianos, es decir, cuando correspondemos a los ciclos naturales de 24 horas que indican al cuerpo cuándo levantarse, cuándo comer y cuándo dormir.

En este sentido, varios estudios sugieren que afectar de manera crónica este ritmo, como sucede cuando cenamos tarde, puede ocasionar un aumento de peso y problemas metabólicos. Lo recomendable es cenar dentro de las 2 horas antes de acostarse.

Lee también: ¿Qué es el metabolismo? ¿Tienes un metabolismo rápido o lento?

Saltarse el desayuno

Una hipótesis sugiere que cenar tarde puede incidir en la inapetencia en las primeras horas del día. Es decir, el hecho de ir a la cama luego de haber comido, sobre todo si se trató de una comida copiosa o muy calórica, hace que al despertar el estómago aún esté lleno. En consecuencia, aparece la tendencia a no desayunar.

Aunque la importancia del desayuno es un tema que aún se discute, algunos nutricionistas sugieren que es determinante para no ganar kilos de más. Un estudio publicado en la Revista mexicana de los Trastornos Alimentarios determinó que el desayuno es el principal sincronizador de los ciclos circadianos.

Por lo tanto, cuando el mismo no inicia a horario, o bien, no se realiza, se produce una alteración de los ritmos en órganos digestivos. En consecuencia, el cuerpo recibe señales metabólicas que se asocian a una acumulación de tejido adiposo, lo que se traduce en un aumento de peso.

el desayuno inicia el reloj biológico
Un desayuno que contenga ingredientes de alto valor nutricional puede ser positivo para el peso corporal. Por eso, a menudo se recomienda cuando el objetivo es adelgazar.

Lee también 5 cenas ligeras que cuidan tu peso

Cenar tarde engorda: ¿qué recordar?

Aunque los estudios aún no son concluyentes, se cree que cenar demasiado tarde incide en el aumento de peso. Por lo tanto, en la medida posible, lo mejor es mantener horarios regulares para las comidas. En el caso de la cena, unas dos o tres horas antes de ir a la cama.

Asimismo, la cena debe estar compuesta por alimentos saludables, ligeros, que no resulten pesados para la digestión. De lo contrario, las molestias digestivas pueden interrumpir el descanso y afectar la actividad del metabolismo.

Dado que las necesidades nutricionales pueden variar en cada persona, de acuerdo a su edad, ritmo de vida y estado de salud, lo mejor es consultar al nutricionista sobre cómo hacer cada una de las comidas del día. Incluso, el profesional puede orientar hacia los horarios más adecuados.

 
  • Yoshida J, Eguchi E, Nagaoka K, Ito T, Ogino K. Association of night eating habits with metabolic syndrome and its components: a longitudinal study. BMC Public Health. 2018;18(1):1366. Published 2018 Dec 11. doi:10.1186/s12889-018-6262-3
  • Blume, C., Garbazza, C. & Spitschan, M. Effects of light on human circadian rhythms, sleep and mood. Somnologie 23, 147–156 (2019). https://doi.org/10.1007/s11818-019-00215-x
  • Panda, S. (2016). Circadian physiology of metabolism. Science354(6315), 1008-1015.
  • null. (2018, julio 26). No solo importa lo que comemos, sino cuándo lo hacemos. The New York Times. Disponible en:https://www.nytimes.com/es/2018/07/26/espanol/alimentacion-ritmos-circadianos.html
  • Escobar, C, Castellanos A, Espitia B, & Marinus Buijs, R. (2016). La comida por la noche como factor inductor de obesidad. Revista mexicana de trastornos alimentarios7(1), 78-83. https://dx.doi.org/10.1016/j.rmta.2016.01.001
  • Garaulet, M., Gómez-Abellán, P., Alburquerque-Béjar, J. J., Lee, Y. C., Ordovás, J. M., & Scheer, F. A. (2013). Timing of food intake predicts weight loss effectiveness. International journal of obesity37(4), 604-611.