Razones para hacer ejercicio por las mañanas

Yamila Papa Pintor·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
17 Marzo, 2020
¿Qué es mejor? ¿Hacer ejercicio por las mañanas o por la tarde? ¿Da igual la hora siempre que haya disposición y constancia?

¿Te has puesto a pensar alguna vez por qué mucha gente se dispone a hacer ejercicio por las mañanas? Y no solo en casa, sobre una mat, sino que salen a correr o van al gimnasio bien temprano. Tal vez ni siquiera ellos lo sepan con certeza. Simplemente puede que se sientan bien con ello porque consideran que aprovechan mejor el tiempo y las horas de luz.

Por otro lado, hay personas que eligen la tarde o la noche para hacer ejercicio (o deporte, según sea el caso). Justo después de terminar su jornada laboral. Si bien no está mal hacerle un espacio en la rutina al ejercicio, aún cuando sea por la tarde, lo cierto es que a estas horas, no todas las personas tienen la energía y las fuerzas suficientes para lograr objetivos.

A diferencia de la mañana, la tarde invita a adoptar un ritmo distinto. Y esto no solo influye en lo físico, sino también con lo psicológico.

¿Por qué deberíamos hacer ejercicio por las mañanas?

A primera hora de la mañana, es cierto que el cuerpo está ‘frío’ y, por tanto rígido. Sin embargo, con una buena sesión de calentamiento es posible prepararlo para la actividad física. Y aunque no lo parezca, este sencillo procedimiento ya hace que, poco a poco, vayamos ganando energía para empezar la jornada.

Si entrenas o al menos sales a caminar un rato temprano por la mañana, de seguro habrás experimentado los beneficios que esto conlleva.

No solo estuviste mejor dispuesto el resto del día, tanto en lo físico como en lo mental, sino que no necesitaste beberte esas 4- 6 tazas de café para ‘espabilarte’ cada dos por tres. Tampoco sentiste los embates de la tensión emocional de forma tan intensa en los hombros y el cuello. Y sí, al final del día, pudiste descansar mejor. 

Si el tiempo que utilizas para hacer ejercicios es al atardecer o a la noche, tal vez deberías replantearte los horarios. Para ayudarte, a continuación te daremos algunas razones por las que deberías darle una oportunidad a la mañana.

El jogging es una buena forma de cuidar tu corazón.

Mayor constancia

Al sobrevalorar la fuerza de voluntad, las personas creen que pueden cumplir siempre con la rutina después de una jornada de mucho trabajo y obligaciones.

No obstante, lo cierto es que hay mayor deserción entre las personas que se apuntaron al gimnasio y decidieron ir por la tarde, que aquellos que decidieron ir por la mañana.

Si le das una oportunidad a la mañana, puede que te resulte más fácil mantener la constancia y lograr tus objetivos.

Menos grasas

Según un estudio de la Universidad de Newcastle, está comprobado que tomar un buen desayuno antes de hacer ejercicio por las mañanas contribuye con la mejora del rendimiento cognitivo, el estado del ánimo y el apetito en las mujeres.

Se suele decir que los deportistas queman hasta un 20 % más de grasas si entrenan antes de desayunar, incluso cuando después la ingesta de calorías sea la misma durante el día.

También se suele decir que la clave está en hacer ejercicio con el estómago vacío para eliminar la grasa de reserva. Si desayunamos y después salimos a correr estaremos quemando el café con leche que acabamos de beber.

Sin embargo, hacer ejercicio en ayunas puede ser peligroso para algunas personas. Ten en cuenta tu metabolismo y cómo se adapta tu cuerpo al ejercicio antes de tomar esta opción.

Horarios cumplidos

Es más fácil que cumplas con un horario si decides entrenar o hacer ejercicio por las mañanas que por la tarde. Esto es así porque cuando vamos al trabajo no siempre sabemos cuándo saldremos o bien si habrá algún problema con el tránsito que nos haga llegar tarde a la clase.

A lo largo de la semana aparecen diversos compromisos que te apartan de la rutina. Y es más probable que te sientas más tentado de disfrutar de un after office o una copa con tus colegas que ir a sudar al gimnasio. Es menos probable que tengas una reunión o una cita a las siete de la mañana.

Descubre: 9 ejercicios que puedes hacer por las mañanas en 9 minutos para estar en forma

Mejoras endocrinas y circadianas

Al hacer ejercicio siempre a la misma hora, el cuerpo se regula en lo que se refiere al sistema endócrino y a los ritmos circadianos. Estos últimos son las oscilaciones o variables biológicas que se van produciendo según los estímulos externos (la luz del sol por ejemplo) y la rutina (la hora de dormir o de comer).

El cuerpo se acostumbra no sólo a la hora en que suena el despertador. También a lo que hace durante los primeros momentos después de levantarse.

Las hormonas se prepararán para regular la presión sanguínea y el bombeo de sangre hacia el corazón. Por ello, se evitarán complicaciones cardiovasculares.

Lee: 6 hábitos saludables para cuidar la salud cardiovascular

Adiós al estrés

Hacer ejercicio por la mañana, con suficiente luz solar, no solo ayuda a que te sientas más dispuesto a empezar la jornada, sino que puede ayudar también a reducir, progresivamente, el estrés y la tensión.

Más energía

Esta ventaja está relacionada al punto anterior. Las personas que suelen ser más activas por la tarde o la noche son las que precisan más tiempo para “comenzar” el día. Beben más café o se duchan con agua fría para ponerse en marcha y hasta la 11 de la mañana no responden a ningún estímulo.

Si haces ejercicio por las mañanas, el organismo se activará de inmediato. Al principio costará un poco, pero luego de varios días, podrás experimentar una buena sensación energizante.

Mejor sueño

Es cierto que al ir a una clase de gimnasia a última hora de la tarde o la noche estarás tan cansado que te tumbarás en la cama y dormirás bien hasta la mañana siguiente, pero esto puede ser contraproducente en lo que se refiere a calidad del sueño.

En cambio, el ejercicio matinal ayudará, poco a poco, a que no sientas la necesidad de dormir más de 8 horas.

 

Apetito controlado

La primera comida del día es la más importante. Es la que te aporta todos los nutrientes que necesitas para afrontar tu jornada. Sin embargo, una buena rutina de ejercicio por las mañanas será de gran ayuda para que no quieras comerte todo.

Una investigación de la Universidad de Brigham Young afirma que el deporte matutino reduce significativamente la sensación de hambre en las horas siguientes.

Conclusión

Hacer ejercicio por las mañanas puede contribuir en gran medida con el bienestar. Por ello, vale la pena aprovecharlo al máximo. Además, puede suponer una ‘inyección’ anímica importante para ayudarnos a comenzar la jornada de la mejor manera posible.

  • Atkinson, G., Jones, H., & Ainslie, P. N. (2010). Circadian variation in the circulatory responses to exercise: relevance to the morning peaks in strokes and cardiac events. European journal of applied physiology, 108(1), 15-29.
  • Galassetti, P., Mann, S., Tate, D., Neill, R. A., Wasserman, D. H., & Davis, S. N. (2001). Effect of morning exercise on counterregulatory responses to subsequent, afternoon exercise. Journal of applied physiology, 91(1), 91-99.
  • Veasey, R., Haskell-Ramsay, C., Kennedy, D., Tiplady, B., & Stevenson, E. (2015). The effect of breakfast prior to morning exercise on cognitive performance, mood and appetite later in the day in habitually active women. Nutrients, 7(7), 5712-5732.