Razones para llevar una dieta antiinflamatoria

La dieta antiinflamatoria huye de los procesados y prima el consumo de alimentos naturales para conseguir un mayor bienestar general. Lejos de ser transitoria, debe ser un estilo de vida

La salud de nuestro cuerpo proviene, principalmente, de todo aquello que consumimos.

Gracias a las sustancias y nutrientes nuestro cuerpo obtiene todo aquello que necesita para poder cumplir con todas sus funciones diarias. Así, estas nos permiten vivir y seguir nuestro ritmo.

Si los alimentos o bebidas que consumimos contienen exceso de grasa, de azúcar o de colesterol y, además, son bajos en vitaminas, minerales y otras sustancias necesarias, entonces, nuestro cuerpo comienza a presentar déficits.

También es común que entonces aparezcan síntomas como cansancio, debilidad a la hora de realizar alguna actividad y otras afecciones. Todo ello nos indica que debemos cambiar nuestras costumbres alimenticias.

Por este motivo debes tener un control de lo que comes, y adaptar tu dieta a las necesidades que tu cuerpo te indique.

A continuación te acercamos lo que debes saber sobre las dietas antiinflamatorias y sobre qué beneficios trae a nuestra salud si te decides a incluirla en tu día a día.

¿Qué es una dieta antiinflamatoria?

Mujer comiendo una ensalada

Es una dieta que lleva miles de años y que consiste en consumir productos con un margen bajo de glicémicos, como lo son las frutas y los vegetales. A su vez, debemos combinarlos con una porción adecuada de proteínas y ácidos grasos omega 3.

Ver también: Todo acerca de los ácidos grasos omega 3

En esta dieta es de vital importancia el uso de aceite de oliva virgen extra. 

La idea es ingerir alimentos totalmente frescos que no estén bajo ningún proceso de conservación (enlatados).

Asimismo, en este tipo de dietas tampoco está permitida la ingesta de grasas saturadas y se reduce también el máximo posible el consumo de almidones y cereales.

Además, se combina el consumo de frutas y vegetales, poco cocidos o crudos, con las carnes rojas o con pescados, en especial los azules.

Estos alimentos pueden consumirse hervidos, a la plancha, horneados. En definitiva, es un tipo de cocina baja en calorías.

No olvides que debes tomar bastante agua, para eliminar de tu cuerpo toxinas nocivas para tu salud y para el buen funcionamiento de tus órganos.

Esta no es una dieta que puedes usar exclusivamente para perder peso.

A diferencia de cualquier dieta común, debes saber que esta se puede hacer permanentemente e incluso es recomendable que la enseñes a los niños porque, al final, se basa en comer sano.

Aunque sabemos que son un poco difíciles a la hora de comer vegetales, puedes adaptar su paladar de forma progresiva. Así comenzarán a comer alimentos naturales y con proteínas, vitaminas y minerales que necesitan para crecer sanos y fuertes.

Razones por las cuales llevar una dieta antiinflamatoria

1. Comes productos sanos

Frutas

Cómo pudiste observar anteriormente, es una dieta basada en el consumo de productos naturales, como frutas vegetales, carnes rojas y blancas.

Así pues, la inclusión de esta dieta en tu estilo de vida trae consigo un sinfín de beneficios.

Visita este artículo: ¿Consumir frutas y verduras con regularidad previene el cáncer?

2. Mayor control del oxígeno

  • Gracias a esta dieta conseguirás una mayor fluidez y contención del oxígeno al momento de hacer alguna actividad física, sin sentir fatiga o malestar por realizarla.
  • Podrás sanar las afecciones que tienes en tu cuerpo a causa de malos hábitos de alimentación con tan solo consumir productos más saludables y que aporten más nutrientes al cuerpo.
  • También lograrás tener un peso ideal, ya que no ingerirás grasas saturadas ni azúcares que ocasionen que tu peso se incremente progresivamente.

3. Permite la limpieza de tu hígado

Enfermedades del hígado

Como puedes observar, es una dieta bastante factible para mejorar tu vida y la de tu familia. Conseguirás una salud óptima que te llene de energía y vitalidad en cada paso que des.

Para ello basta con comer sano y equilibrado. Incluso puedes ingerir bebidas fermentadas, siempre con moderación, como la cerveza, el vino o sidra.

Si llevas una buena dieta, combinada con ejercicio, gestionas tu estrés y consigues unas buenas horas de descanso, el éxito estará casi asegurado. Asimismo, si tienes algún tipo de inflamación, esta desaparecerá.

Si sigues estos hábitos saludables notarás como tu cuerpo lo agradece y conseguirás sentirte más sano, a la vez que bajas de peso y mejoras tu salud.

Te sentirás más fuerte al aportar a tu cuerpo los nutrientes que verdaderamente necesita y huir de las calorías vacías.