Cómo reacciona nuestro cerebro al hacer deporte

Para aprovechar los beneficios del deporte para nuestro organismo no hace falta someterse a largas horas de entrenamiento. 30 minutos al día serán suficientes para notar cambios positivos

Sabemos que hacer ejercicio es bueno para la salud, pero desconocemos las ventajas que el deporte le ofrece a nuestro cerebro.

La actividad física mejora el ánimo y las funciones cognitivas de la mente. En este artículo te contaremos más sobre los beneficios “cerebrales” del ejercicio.

Hacer deporte es bueno para la mente

Cuando nos ejercitamos podemos bajar de peso, ganar resistencia o desarrollar músculo, pero también ayudar al cerebro para llevar a cabo su trabajo.

¿Has pensado alguna vez por qué al regresar de hacer deporte te sientes más feliz (aunque cansado) y relajado?

Esto se debe a la gran conexión que existe entre el movimiento, el estado de ánimo y, por supuesto, el cerebro.

Cuando empezamos con el ejercicio los músculos se contraen y relajan. En ese momento envían señales al cerebro a través de sustancias químicas.

El cerebro lo interpreta como una señal de estrés. Así es, tal y como si deseásemos huir de un peligro o luchar contra un enemigo.

Como respuesta a este “ataque”, libera sustancias con la capacidad de proteger a las células nerviosas de los posibles daños. Estas últimas comienzan a crecer, fortalecerse y reproducirse ayudando a crear nuevas conexiones.

Las bondades de correr
De esta forma el cerebro tiene la capacidad de adaptarse a variadas situaciones y cambiar ciertos aspectos según aquello que le rodea.

Al hacer mucho deporte aumentan los niveles de una sustancia conocida como BDNF. Cuánto más cantidad de este neurotransmisor segregamos, más capacidad tenemos de aprender, sentirnos relajados y ver las cosas con claridad.

Otra de las responsables de mejorar el estado del cerebro tras hacer ejercicio son las endorfinas.

Estas sustancias químicas minimizan la incomodidad del ejercicio y bloquean la sensación de dolor. Cuantas más endorfinas hay en el cuerpo más eufóricos nos sentimos.

Por ello una vez que comienza la sesión o rutina en el gimnasio “nos olvidamos” de los problemas, los dolores o los impedimentos.

escalar
Aquellos deportes que requieren coordinación, pensamiento y movimiento tienen mayores efectos benéficos sobre la plasticidad neuronal.

Por esta razón se recomienda cambiar de disciplina de vez en cuando: así el cerebro deja de lado la costumbre y se enfoca en nuevos ejercicios (que no conoce de memoria).

¿Cuánto deporte necesita tu cerebro?

El ejercicio regular permite entonces una mejora en las funciones cognitivas. La otra buena noticia es que genera una especie de “reserva” de beneficios, como si fuesen una batería que acumula energía.

Tanto las endorfinas como el BDNF provocan la sensación de euforia y bienestar tras hacer deporte.

Sin embargo, el problema radica en la necesidad de hacer cada vez más ejercicio para obtener los mismos resultados “cerebrales”.

Si hasta el momento entrenabas tres veces a la semana, pasado un tiempo precisarás ejercitarte todos los días para sentirte bien.

Sin embargo, una investigación publicada en 2012 en la revista Neuroscience ha indicado que no es preciso hacer deporte todos los días o convertirse en atleta profesional para beneficiar al cuerpo y a la mente.

estiramiento isquiotibial
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda hacer 150 minutos de ejercicio por semana. Esto es media hora al día, de lunes a viernes. No parece tanto, ¿verdad?

Para tener una mejor salud, Gretchen Reynolds, columnista del periódico New York Times, indica en su libro “Los primeros 20 minutos” que este tiempo es suficiente para obtener excelentes resultados.

Por supuesto que las funciones cerebrales son muy complejas como para mejorar únicamente al hacer ejercicio. También influyen otras cuestiones, como la genética, el tipo de trabajo, la alimentación, las actividades cotidianas, etc.

Las personas que realizan ejercicio una gran parte de su vida y no lo detienen en la adultez y tercera edad viven más tiempo y tienen menos probabilidad de sufrir enfermedad degenerativas.

La actividad física moderada controla los niveles de ansiedad y de estrés así como también aumenta la capacidad de atención, de retener y comprender información.

Bici
El deporte es una excelente manera de mantener el cerebro joven y en total plenitud para desarrollar cualquier actividad.

¿Qué le sucede al cerebro tras hacer deporte?

Los 30 minutos posteriores a terminar la rutina o el ejercicio son de cambios y mejoras. Aumenta nuestra sensación de calma, el páncreas aumenta su funcionamiento y aumenta nuestra capacidad de atención.

Estos cambios son propulsados por la segregación de variadas hormonas.

Además de las ya nombradas endorfinas el cuerpo produce cortisol, adrenalina y testosterona. Todos estos “químicos” pueden dejarnos en un gran estado de calma varias horas después de haber terminado el ejercicio.

Caminata-con-pesas
Seguro que hasta ahora habías pensado que se trataba del cansancio posentrenamiento pero, al parecer, no es la única causa de querer dormir una siesta o tumbarte en el sillón al regresar del gimnasio.

Los deportes que requieren toma de decisiones, cambios en la velocidad o postura y seguir un plan demandan más atención cerebral y, por ende, son los más recomendados.

Además una vez terminado el ejercicio podemos aprovechar para estudiar, trabajar o tomar decisiones ya que el cerebro está preparado y suficientemente estimulado como para seguir en acción.

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar