Realidad de la lactancia materna: ¿Es realmente dolorosa?

La lactancia materna no solo permite nutrir de la mejor manera al bebé, sino que también permite estrechar la relación entre la madre y el bebé. Esto muy a pesar de que pudiera resultar un tanto dolorosa.

La lactancia materna es la etapa más hermosa en la vida de la mujer, cuando se convierte en madre. Amamantar se realiza de forma natural. La madre alimenta a su bebé para proveerle de las vitaminas y minerales que requiera para su sano desarrollo, por esta razón es insustituible.

Dar el pecho es el vínculo más fuerte entre una madre y su hijo. Toda mujer tiene la capacidad de dar de mamar a su bebé solo necesita estar informada, el apoyo de su entorno familiar y ganas para hacerlo.

Es cierto que duele amamantar en los primeros meses, por lo que a continuación te detallamos algunas causas que debes tomar en cuenta para disminuir el dolor.

Causas que originan dolor durante la lactancia materna

1. Dificultades de agarre al pecho

Dificultades de agarre al pecho

Las dificultades para lograr un adecuado agarre del pecho ocurre cuando la madre al momento del parto presenta complicaciones aplicándosele la técnica del fórceps, cuando se ha requerido de cesárea o bien cuando el bebé es separado de la madre por largo tiempo al momento de nacer.

Se recomienda a la madre contactar, antes y después del parto, una orientadora de lactancia materna que podrá evaluarle y asesorarle para lograr un mejor enganche, sugerirle nuevas posturas que alivien las zonas irritadas, entre otros aspectos.

Lee también: Los beneficios de la lactancia materna

2. Frenillo submucoso o frenillo sublingual corto

Cuando el niño saca la lengua y toma una forma acorazonada indica que puede haber problemas de succión, lo que podrá estar causando dolor e impidiendo un adecuado vaciado del pecho.

En estos casos, se recomienda consultar al médico tratante para un posible diagnóstico de operación, la cual consiste en un pequeño corte que se realiza en el frenillo. Esta cirugía permitirá mayor movilidad a la lengua de manera que el pequeño pueda mamar adecuadamente.

3. Blanqueamiento del pezón por vasoespasmo

Blanqueamiento del pezón por vasoespasmo

El vasoespasmo ocurre cuando se da un estrechamiento de los vasos sanguíneos que irrigan las mamas, lo cual suele ser doloroso. Puede darse al poco tiempo luego de amamantar o entre tomas. A veces ocurre como respuesta secundaria al dolor o trauma del pezón.

4. Vasoespasmo del pezón por fenómeno de Raynaud

Cuando el blanqueamiento del pezón es causado por el síndrome de Raynaud ocurre un blanqueamiento con un cambio trifásico de color, desde blanco pasando a azul y finalmente a rojo. Este cambio se da a medida que va restableciéndose el flujo sanguíneo adecuado.

Una forma fácil y eficaz de tratar y prevenir el dolor durante la lactancia materna es la aplicación de calor seco en la zona del pezón después de la toma, de manera que se evite el choque de temperatura al salir el pezón de la boca del bebé al aire. El calentamiento favorecerá la restitución de la circulación sanguínea.

5. Uso inadecuado de extractores de leche

Uso inadecuado de extractores de leche

En algunas ocasiones, puede presentarse sensibilidad y dolor a raíz del uso continuado del sacaleches. Por ello, es recomendable usar uno de buena calidad para evitar estas molestias. También, es conveniente aprender a realizar la extracción manual.

6. Mastitis u obstrucción de un conducto galactóforo

La mastitis es la inflamación de las mamas, la cual puede estar acompañada de infección o no. Se presenta cuando se obstruye un conducto galactóforo, canal por el cual pasa normalmente la leche antes de salir.

Esto ocurre por no realizar las tomas a la hora correspondiente o por no haber vaciado bien algunos conductos alrededor de la areola. Es recomendable ducharse con agua tibia o ponerse compresas, para luego darse un masaje en la zona antes de realizar la extracción manual.

Te recomendamos leer: Fisiología de la lactancia

Recomendación

Lo aconsejable es mantener la lactancia materna, continuar dando de ambos pechos, aunque se sienta dolor. Se puede alternar el dar del lado que duele y luego cambiar nuevamente al otro. Por otra parte, es conveniente vaciar lo más que se pueda los pechos.

La mastitis que afecta un solo pecho en algunos casos es solamente inflamatoria, mientras que la que afecta a ambos es con frecuencia de origen infeccioso. Por ello, es tan importante vigilar la aparición de grietas y corregir la posición al mamar cuanto antes.

En caso de que la madre presente dolor intenso al momento de la lactancia materna es recomendable buscar ayuda profesional, mas no desistir, ya que los beneficios que va a obtener el bebé bien vale el esfuerzo.

La intención de esta información es servir de orientación para superar dificultades que pudieran presentarse durante la lactancia materna, respetando el diagnóstico de los profesionales de la salud.

Te puede gustar