Realidades y mitos sobre el fitness

Brunilda Zuñiga 29 marzo, 2018
Muchos de los mitos sobre el fitness tienen su origen en creencias antiguas que, además de no ser ciertas, pueden hacer que no saquemos el máximo partido al entrenamiento

Es fácil sentirse abrumado por todos los consejos contradictorios de salud que se encuentran en revistas e internet. Muchas tendencias y estilos de entrenamiento, que alguna vez se consideraron saludables y de moda, en realidad son mitos sobre fitness que son falsos.  

Mito 1: Correr es malo para tus rodillas

natacion-vs-running-correr

Esto es totalmente falso, siempre que cuides de hacerlo en una superficie apropiada y con los zapatos deportivos correctos.  

Si tienes una lesión muy reciente, comienza caminando suavemente y añade velocidad y distancia conforme avancen los días.

Un estudio de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) descubrió que las rodillas de los corredores mayores no son menos saludables que las de las personas que no corren.  

Te recomendamos leer: 5 ejercicios para fortalecer tus rodillas sin salir de casa

Mito 2: Hacer ejercicio con el estómago vacío te hará perder peso

Este es otro de los grandes mitos sobre fitness que son falsos. La realidad es que no hay ningún problema con que camines o te ejercites en ayunas pero esto no te ayudará a bajar de peso.

Lo que sí puede ocurrir son dos cosas:

  • Tu cuerpo comienza a quemar músculo cuando no tiene reservas de energía. Debido a esto notarás pérdida de peso, pero no será grasa.
  • Tu cuerpo consume el exceso de glucosa. De hecho, si eres diabético y tus medidas de glucosa matutina tienden a ser elevadas, es posible que tu nutricionista te recomiende caminar en ayunas.  

Mito 3: El ejercicio tiene que doler para que funcione

Las bondades de correr

El tercero de los mitos sobre fitness que son falsos ha sido desmentido por un estudio de 2015 de la Universidad de Rhode Island (Estados Unidos).

La conclusión a la que llegaron es que ignorar los signos que nos da el cuerpo sobre la necesidad de descanso puede ocasionar dolor crónico y discapacidad.

Es normal sentir algo de dolor y cansancio al hacer ejercicio, pero debes cuidarte de no excederte. Recuerda adaptarte a tu condición física.   

Mito 4: Debes hacer 10 000 pasos al día

La idea de contar los pasos a través de apps y dispositivos de fitness no tienen fundamento. La idea de los  10 000 pasos por día es solo un número arbitrario inventado en un estudio japonés de los años sesenta.

Según un estudio, caminar 10 000 pasos puede funcionar de distinta forma según el grupo al que pertenece la persona y su condición física.  

Mito 5: Para que “sirva”, el ejercicio debe realizarse regularmente durante horas

hacer-ejercicio

Un régimen de ejercicio saludable no significa pasar horas en el gimnasio todos los días. Un estudio, realizado por investigadores de la Universidad McMaster en Ontario (Canadá), mostró que solo son necesarios algunos minutos por día para estar en forma.

  • Si bien el ejercicio regular y repetido tiene grandes beneficios para la salud, no poder realizarlo de forma consistente durante horas no es razón para no hacer ningún tipo de ejercicio.
  • Incluso una caminata de media hora puede marcar una gran diferencia.

Mito 6: Si no haces ejercicio cuando eres joven, es peligroso comenzar de mayor

Un estudio de 2009 de la Escuela de Medicina Hadassah de la Universidad Hebrea en Jerusalén (Israel) concluyó que las personas mayores que adoptaron la actividad deportiva tarde en su vida lograban vivir más y mejor que aquellos que no lo hicieron.

Recuerda que no importa cuándo lo hagas: lo relevante es hacer ejercicio.

Mito 7: Hacer pesas te hará ver “cuadrada”

Levantar pesas

Muchas mujeres temen hacer ejercicios con pesas porque creen que su figura se hará menos femenina y más cuadrada. Sin embargo, este es uno de los mitos sobre fitness que son falsos.

La realidad es que no obtendrás un cuerpo de fisicoculturista a menos que ingieras grandes cantidades de proteína y testosterona. Por el contrario, hacer pesas mejora la fuerza y apariencia de tus músculos.

Lo ideal es que la rutina sea controlada por un asesor experto. Si tu gimnasio te da la opción, tómala. Unas cuantas sesiones a la semana no te afectarán.

Mito 8: El estiramiento ayuda a que tu cuerpo se recupere más rápido

Un estudio de la Universidad de Milán (Italia) no encontró cambios significativos en los niveles sanguíneos de lactato en personas que realizan ejercicios de estiramiento después de hacer ejercicio. El lactato es una medida de qué tan fatigados están tus músculos.

Lo que se demostró es que los estiramientos pueden no reducir por completo el dolor muscular o acelerar la reparación de los tejidos musculares.

Sin embargo, el calentamiento si tiene beneficios positivos para la flexibilidad de las articulaciones.

Ver también: 4 ejercicios de un estiramiento correcto

Mito 9: Sudar es sinónimo de estar ejercitando correctamente

Cómo combatir el sudor excesivo

Otro de los mitos sobre fitness que son falsos pero que todos creemos es que sudar significa que estás quemando grasa.

Esto no es para nada cierto, pues el sudor también se relaciona con factores externos como la temperatura y la humedad del ambiente.

Aunque el sudor elimina una pequeña cantidad de toxinas, en su gran mayoría es agua que debes reponer. El sudor es una forma que tiene el cuerpo de refrescarte y avisar de que necesitas hidratación.

Mito 10: Hacer abdominales reduce grasa abdominal

Un estudio del Journal of Strength and Conditioning Research midió el de ejercicios abdominales sobre la pérdida de grasa abdominal. La conclusión fue que no hay una reducción significativa.

Si quieres perder grasa de un lugar específico, necesitas perder grasa corporal en general. Lo óptimo es crear un entrenamiento que combine ejercicios cardiovasculares y de fuerza.

Te puede gustar