¿Las feromonas en las personas son efectivas?

No existe un consenso definitivo acerca de la presencia de feromonas en los seres humanos. Las investigaciones científicas al respecto continúan en desarrollo.

A continuación les hablaremos acerca de las feromonas, tan mencionadas pero tan poco conocidas. Especialmente para poder entender la repercusión que tienen dentro de la sexualidad humana.

Es necesario dejar en claro de qué se trata con exactitud este concepto que puede parecer abstracto y que, a menudo, nos venden como un producto capaz de potenciar la pasión y conseguir el amor idílico.

¿Qué son las hormonas?

La naturaleza está llena de maravillas. Desde la migración de las aves, la evolución de las especies, hasta nuestro propio organismo. Con respecto a la sexualidad humana, la cosa es igual resulta ser sumamente interesante.

Según la definición que nos proporciona la Real Academia Española de la Lengua, las feromonas constituyen un grupo de sustancias químicas que afectan el comportamiento de distintas clases de animales durante su fase reproductiva, y también al ser humano.

En otras palabras, las feromonas son sustancias que pueden entenderse como ”afrodisíacos” en el mundo animal. Favorecen la excitación sexual y aumentan la atracción sexual. Algo que resulta fundamental a la hora de aparearse, preservar la especie y seguir el ciclo de la vida.

La idea de que son una especie de afrodisíacos es clave para poder entender la importancia de su incidencia y efectividad en el coqueteo y la sexualidad humana. No obstante, no existe una evidencia científica contundente respecto a este tema. Hasta la fecha, tan solo se conocen hipótesis.

Por esta razón, serás tú quien tenga la última palabra. Y así, puedas tachar de tu “lista de cosas que no sabías” este tema tan polémico y explotado por la mercadotecnia mundial.

Ver también: ¿Es posible llegar al orgasmo con un beso?

Efectividad de las feromonas

Bienvenidos al tema polémico del día

Todo sobre las feromonas huamans

Si hay un tema en donde reine el desconocimiento y la polémica es en lo que respecta a la existencia de feromonas en el ser humano. Se han hecho muchas conjeturas al respecto y opiniones no faltan.

La idea que persiste es que las feromonas influyen en el arte de la seducción. La cultura popular ha adoptado esta idea y la mercadotecnia la ha difundido de diversas maneras. Especialmente en el mundo de los aromas y los perfumes.

Las feromonas, en el mundo animal, actúan como señales químicas, que a través del aire comunican que existe la posibilidad de apareamiento o que se está defendiendo el territorio.

Con respecto a su existencia en los seres humanos, no existe un consenso. Ni desde el ámbito científico, tampoco el ámbito de la investigación, y donde la medicina aún no ha dado con la fórmula predictiva que pueda avalar la incidencia en el comportamiento humano.

Antecedentes importantes

Quién recibe más placer durante el sexo oral

En la década de 1970 este descubrimiento provocó mucha agitación. El físico británico Alex Comfort publicó un artículo titulado La probabilidad de las feromonas humanas, en el que aseguraba que no tardaríamos mucho en descubrir la primera feromona humana.

Comfort se refería a un olor, que al igual que ocurre con los demás animales, como los insectos o algunos mamíferos, indica una susceptibilidad mayor con respecto al apareamiento (sexo). Cuestión que se traduce en receptividad por el sexo opuesto.

De hecho, escribió en la revista científica New Scientist que había encontrado, al menos, dos ejemplos en la respiración y en el sudor humano.

  • El primer olor es el ”aroma de ajo”. Este se produce con la respiración de una mujer cuando esta se siente excitada sexualmente.
  • La segunda feromona humana es el olor del miedo que, sin lugar a dudas, es evidente para los perros, según el autor.

Supuesta efectividad de las feromonas

sexo-luz-apagada

La promesa es que con una rociada del elixir del amor, supuestamente podrías excitar a todo el que pase cerca de ti, o que por lo menos conseguirías una cita al final de cada intento como resultado de la ineludible acción de las feromonas.

Pero hay un problema. A pesar de los más de 50 años de investigación en este campo, los científicos todavía no han podido identificar por lo menos una sola feromona humana que sea responsable de desencadenar una respuesta sexual en los demás.

Lo que lo hace bastante difícil, si de ligar y de una fórmula mágica se trata. Esta ambigüedad de criterios es lo que probablemente haya disparado el gran desconocimiento que existe sobre el tema y la tremenda oferta en productos que dejan bastante que desear.

Te recomendamos leer: Estimulación sensorial: los sentidos que nos dan placer sexual

Un contraste que brinda un aval

Feromonas avaladas por un estudio

Un estudio realizado por la Universidad de Chicago aparentemente arroja evidencia científica sobre la incidencia de las feromonas en el comportamiento integral de los seres humanos. Explica de una manera antropológica el comportamiento sexual humano.

Del estudio publicado en el año 1998 se extrae una cita que sirve como evidencia de las conclusiones arrojadas para este tema tan lleno de vaivenes. Al final, dejamos a tu criterio cuál podría ser la conclusión.

“Los humanos probablemente no están tan fuertemente influenciados por las feromonas como otros animales, particularmente en el área de apareamiento. Muchos otros factores influyen en las elecciones que las personas hacen en el romance”

Te puede gustar