Receta casera para preparar frijoles verdes

A continuación te brindamos una receta casera muy nutritiva, fácil de preparar y, sobre todo, saciante. Veras que con pocos ingredientes y una buena olla, lograrás un excelente resultado.

Los frijoles o alubias son originarios de América. Esta legumbre fue cultivada en ese continente hace aproximadamente siete mil años y es la base de la alimentación en muchos países de Centro y Suramérica. En Europa, los frijoles verdes, blancos, rojos, entre otros, son parte de la dieta cotidiana y resulta muy común prepararlos en recetas que incluyen cerdo, embutidos y mariscos.

Existen más de 100 variedades de frijoles; los más conocidos son los negros, los pintos, los rojos, los blancos y los frijoles verdes. ¿Cómo cocinar este exquisito ingrediente?

Beneficios de los frijoles verdes

Plato lleno de frijoles verdes.

Esta legumbre es una gran fuente de nutrientes. Una porción de frijoles verdes contiene proteínas, fibra, minerales y carbohidratos; su consumo ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Son una buena fuente de tiamina, rivoflavina, niacina y ácido fólico, sustancias necesarias para la formación de las células. Es un alimento que actúa además como antioxidante, ayudando a disminuir los signos de la edad como arrugas o manchas.

Su alto contenido en fibra ayuda a la digestión y contribuye a prevenir enfermedades como la obesidad y la diabetes. Los frijoles verdes son un alimento muy completo y, además, muy económico.

Cómo preparar frijoles verdes

En México dicen que quien sabe preparar frijoles ya se puede casar. En realidad, esta frase popular significa que quien sabe prepararlos es capaz de enfrentar cualquier cosa. Y es que cocinar frijoles no es tarea fácil.

Antes de cocinar los frijoles verdes es necesario limpiarlos de cualquier resto de tierra, basura o semilla dañada. Es importante además remojarlos en abundante agua fría, si es posible toda la noche, para que se cocinen más rápido y queden más suaves.

El tiempo de cocción en olla normal puede ser realmente muy largo, por lo que es aconsejable cocer los frijoles en olla a presión, donde estarán listos en aproximadamente 35 minutos.

Con los frijoles verdes se pueden preparar una gran variedad de recetas, muy nutritivas. Una vez cocidos pueden utilizarse en ensaladas, sopas y guisos. A continuación, veremos dos recetas caseras para prepararlos.

Frijoles verdes de la abuela

Ingredientes

  • 3 ajos (20 g).
  • 1 cebolla (50 g)
  • 2 tomates (50 g)
  • 2 hojas de laurel.
  • 200 g de tocineta.
  • 250 g de chorizo.
  • 1 pimiento verde (40 g).
  • Cilantro, sal, pimienta, comino y aceite de oliva (al gusto).
  • 1/2 kilo de frijoles verdes previamente remojados (toda una noche).

Elaboración

  1. Cortar en trozos grandes la cebolla, el pimiento y los tomates. Licuarlos junto con los ajos, la mitad del cilantro, un chorrito de aceite de oliva, sal, pimienta, comino y un poco de agua.
  2. En una olla a presión poner los frijoles verdes escurridos, los aliños licuados y el laurel. Añadir agua hasta cubrir.
  3. Cocinar durante aproximadamente 25-30 minutos, desde que la olla empieza a silbar.
  4. Sacar el vapor de la olla y abrirla. Incorporar la tocineta en cubos y los chorizos en rodajas.
  5. Rectificar la sal y cocinar aproximadamente 15 minutos más con la olla semitapada, hasta que la preparación tome consistencia.
  6. Antes de servir colocar el cilantro restante, finamente picado.

Esta receta casera para preparar frijoles verdes existe también en versión vegetariana. Los pasos a seguir son los mismos, pero sin añadir la tocineta y los chorizos.

Sopa casera de frijoles verdes

Sopa de frijoles verdes con espinacas.

Ingredientes

  • 3 ajos.
  • 1 cebolla picada (40 g).
  • 1/2 kilo de frijoles verdes.
  • Queso parmesano rallado.
  • 1 tallo de apio picado (30 g).
  • 1 puñado de espinacas frescas (200 g).
  • 3 tazas de caldo de pollo casero (600 mL).
  • Sal, pimienta, tomillo seco y aceite de oliva (al gusto).
  • 2 tomates pelados, sin semillas y en cubos pequeños (50 g).

Elaboración

  1. Cocinar los frijoles verdes, previamente remojados durante toda la noche, con agua y sal en una olla a presión por aproximadamente 25- 30 minutos y reservar.
  2. En una olla con aceite de oliva freír la cebolla, el ajo, el apio y los frijoles escurridos por aproximadamente cinco minutos, revolviendo constantemente.
  3. Incorporar el tomate. Añadir sal, pimienta y tomillo y seguir rehogando todo unos minutos más.
  4. Añadir el caldo de pollo y esperar que hierva. Reducir el fuego y dejar cocer durante 10 minutos.
  5. Retirar una taza de frijoles y verduras. Triturar esta cantidad y volverla a incorporar a la olla.
  6. Dejar a fuego bajo hasta que la sopa está caliente.
  7. Añadir las hojas de espinaca y apagar el fuego, el calor residual las terminará de cocinar. Esperar cinco minutos y servir con un poco de queso parmesano por encima.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar